Sábado Diciembre 16, 2017

AUNQUE PESE

Vaticano.- 

Desde que se reiniciaron relaciones con el Vaticano en el gobierno del Presidente Salinas de Gortarí, México nunca había enviado una nota diplomática (interpretada como una advertencia, extrañamiento o queja) a la Santa Sede.

Las relaciones con el Vaticano habían sido por parte de México siempre de gran acercamiento y hasta sumisión a los intereses de la Iglesia Católica en nuestro país, bien representadas por el Papa y a la vez aprovechadas por los gobiernos priistas para congraciarse con la derecha mexicana y desviar el interés de la grey católica de otros conflictos políticos.

Así fue con el Papa Juan Pablo II, quien abiertamente apoyaba a los gobiernos del PRI a cambio de favores para el alto clero nacional, así fue con el Papa Benedicto XVI con los gobiernos panistas totalmente afines a sus intereses.

Sin embargo, desde la llegada del Papa Francisco se inició un distanciamiento con la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, a pesar de los esfuerzos del embajador de México en el Vaticano, Mariano Palacios Alcocer, derivado de las violaciones a los derechos humanos aquí cometidos tanto por el crimen organizado como por entidades del mismo gobierno.

Desde el inicio el Papa Francisco dejó en claro que no visitaría México mientras esa situación no cambiara y el gobierno peñista diera pruebas claras de defender realmente los derechos humanos y sobre todo no violarlos a través de las policías o el ejército, como ha venido sucediendo.

En ese contexto se explica la minicrisis diplomática con la Santa Sede surgida a raíz de que el Papa mostrara su preocupación por “evitar la mexicanización” de Argentina ante el avance del narcotráfico allá, en una carta dirigida al legislador porteño Gustavo Vera, en la que pidió “evitar la mexicanización” del país.

Lo que no se entiende es la irritación de la administración peñista por la expresión papal de que la situación en México es ”de terror” , cuando se sabe bien que esa es la realidad que vive el país, aun cuando sistemáticamente se niegue.

La reacción del canciller, José Antonio Meade, al Estado del Vaticano debió ser un mea culpa, un acto de arrepentimiento por lo hecho y lo omitido, en lugar del reclamo planteado al Sumo Pontífice por “estigmatizar” al país, como si no estuviera ya estigmatizado como lo hizo ver el presidente de Uruguay al hablar de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala.

Lo único que queda claro es el gran rencor del gobierno peñista al Vaticano de Francisco, quien no ha querido hacerle el juego en sus nefastas políticas internas.

SUSUSRROS.- La represión parece ser la respuesta que de ahora en adelante dará el gobierno a la manifestación social, a juzgar de los hecho violentos de este martes en Acapulco, donde la policía federal antimotines se enfrentó con toletes y gases lacrimógenos a miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) con saldo de más de una docena de heridos. Ello provocó que en Chilpancingo otro grupo incendiará una camioneta de la secretaría de Salud estatal. Mucho cuidado se tendrá que tener con este tipo de acciones porque la violencia de ambas partes podría generalizarse con un alto costo para el país… Ninguna otra integración del anterior IFE había tenido en sus primeros comicios reto tan grande como el que enfrenta el INE, presidido por Lorenzo Cordova, en estas elecciones intermedias. No hablamos solo por las amplias regiones del país dominadas por el narco y sometidas a la violencia, la extorsión, el secuestro y la intimidación donde será muy difícil que se puedan dar elecciones limpias y en algunos lugares simplemente elecciones, sino también a la descomposición del sistema político nacional, en el cual los partidos y el gobierno son los primeros que presionan para beneficiar a sus allegados sin importar que haya o no apego a derecho. Esa es la triste realidad.

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese