Lunes Noviembre 20, 2017

"la Audición" salon continental

Obra: “la Audición” Salón Continental

Concepto y Dirección: Marcela Sänchez Mota y Octavio Zaivy

Creadores escénicos: Marcel Toledo, Inés Herrera, Verónica Wong, Elena Hernández, Ángel Lara, César René Pérez, Édgar Espinosa, Emmanue Fragoso, Alberto Munguía.

 
 
Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?
 

Imagine usted la siguiente escena: entra a la sala del teatro y toma el segundo asiento de la fila, alguien toma el primero y el tercero queda libre, pasa la acomodadora, observa los lugares disponibles y sale. Entonces un señor detrás de la consola técnica que está a su izquierda, dice: “recórrase un lugar”. Imagine que usted responde –literal- “no, quien venga puede tomar este asiento”, él interpela la frase que –al menos usted nunca hubiera imaginado- insospechada: “mmm pues que le pasen las bolas enfrente”. ¿Quedaría usted atónito? Nadie más entra. La charla que viví fue por demás infructuosa, además de vulgar y fuera de lugar. ¿Quién habrá sido tal patán que anda por la vida con semejantes guarreces? Jamás en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz, del honorable Centro Cultural Universitario, ha habido personal así. En fin, vine a la función para prensa, estoy en un teatro profesional –sobra calificarlo como respetable. Entré satisfecha por el recibimiento en el looby. Eso preciso comentaba con el caballero a mi lado.

 

Antes de entrar, en el looby del foro, estaban los actores –creí- bailando autómatas, con una mujer al micrófono que cantó “Sola”, sola. No más, única palabra en los más de tres minutos que estuvimos ahí, viendo al ritmo de la única palabra, no más movimiento, no interacción, ellos bailan ella canta y nosotros nos dispersamos y miramos. Ellos van cadentemente hacia la entrada del foro y ahí los seguimos, entramos en bloques al foro que Foco alAire proucciones ha querido diseñar como su propuesta para que el espectador se sienta en el Salón Continental.

El foro Sor Juana luce tres cortinas que forran la diagonal de fondo para que el público se ubique en dos frentes. Inicia la función sin más que el clásico cambio de iluminación y la música. Si dudo en lo que veo, el “creador” (digámosle así por respetar el nombre con que se designan en el programa de mano y por carecer de elementos para asignar otro) me deja claro que no canta él cuando el cable del micrófono se desprende y escucho exactamente lo mismo. La convención está hecha para los que percibimos el detalle que fue mesurado. ¿Fonomímica?

Una serie de números musicales, algunos coloridos y festivos, otros coqueteando con lo patético de una propuesta que no llega a serlo, de una vanguardia sin definir y de un trabajo de años que bien pueden presentar los estudiantes de teatro de primer semestre de cualquier escuela de nivel superior en este país.

La “propuesta” le ofrece al espectador la posibilidad de escuchar las voces originales de entrañables canciones o no, un par de entrevistas hechas por Jacobo Zabludovski a Dalí y a María Félix, un comercial, pero sobre todo, cuadros de imágenes que no son ni bailadas, ni actuadas y menos cantadas. No hay versiones de las canciones ni representación de ellas, no hay interpretación que usted no haría en un karaoke o durante la limpieza en casa, no hay conexión entre las piezas presentadas que oscilan de los 50’s a los 70’s del siglo pasado y menos aún existe una historia, anécdota o línea temática, algo que requiera de usted algún grado de complejidad mayor que disponerse a escuchar y ver una posibilidad escénica.

Personalmente me gustó lo que ví, más no por ello dejaré en el aire al espectador que es, a fin de cuentas, para quien escribo considerando que emplea su tiempo y sus recursos en acudir a una puesta en escena y que llegará a un foro respetable esperando ver teatro, y no. No hay teatro que ver aunque sí le garantizo que pasará un buen rato a ritmo de “16 toneladas”, “Sabor a mí”, “Tus ojos”, entre otras antes y después del intermedio de diez minutos.

Aquí un comentario al margen de la puesta en escena: ¿para qué sirve el intermedio?, ¿en qué momentos se usa? Generalmente los intermedios son el espacio en que la producción modifica el escenario y las personas asisten al sanitario, a fumar, a ingerir algún alimento rápido o simplemente estiran las piernas dado que han estado sentados más de una hora. De acuerdo con las características del teatro o espacio escénico, se le pide o no al público que abandone la sala. En menor frecuencia tenemos los intermedios que sirven para relajar un poco la tensión y dejar que el público se despeje en tanto que no hay cambio de escenografía, pero sí de circunstancia en la temática de la obra. Algunas compañías meten el intermedio sin razón conceptual más allá que aprovechar lo cautivo del espectador, presa fácil, para venderle cuanta cháchara pueden, entre ellas productos fluorescentes que interrumpirán la continuidad de la obra. Ciertamente cuando la puesta es poco atractiva, los espectadores usan el intermedio para abandonar el recinto. Esta puesta en escena presenta un intermedio sin mayor sentido que el que usted guste darle.

Al término de la presentación que dura no más de una hora cuarenta minutos con todo y su intermedio, los creadores se hicieron esperar para un diálogo que dejó en claro su trabajo. Marcela Sánchez ingresó al escenario desde la sala de butacas mientras que Octavio Zeivy lo hizo de atrás de la cabina que estaba a mi derecha. El señor que estaba detrás de esa consola/cabina era uno de los creadores.

Señalaron que el trabajo en escena es basado en “la máscara corporal a partir de la voz”, con la voz es que crean al personaje. “Escuchamos y percibimos la música en un formato sin cuerpo; darle cuerpo a la voz, al cuerpo que no está, eso es lo que hicimos” indican los creadores. Llaman “caótico” al montaje y cuentan que durante dos meses los integrantes de la compañía fueron “audicionando” sus cinco piezas seleccionadas para dejar al final 28 en escena que se modifican de acuerdo a quienes se presenten según la temporada. Indicaron que el trabajo de mesa duró un año y que consistió en la selección de más de cien piezas disponibles para audición de la compañía. Resaltan que se alejan de la danza convencional porque son de artes escénicas y que no debe haber frontera entre la danza y el teatro porque a fin de cuentas son eso, artes escénicas.

Para terminar resaltaron que no cantan, que no interpretan sino que re-significan las canciones y a los personajes que las hicieron para generar un sentimiento de nostalgia y de simpatía entre los espectadores que reconocen o se acercan a esta música.

Por mi parte me cuestiono si la eliminación de las fronteras entre los lenguajes de las artes es realmente la panacea de la creación y de la interdisciplina (si es que el arte es un lenguaje) y si es así me pregunto también si la fusión elimina el dominio técnico, el hecho comunicativo… En un mundo de inclusión, todo se bate, todo se mezcla, nada se discrimina y todo está bien… ¿si?

Si gusta de un rato de música selecta, acuda a este escenario universitario que sin duda le muestra una alternativa a la que sólo le falta, usted.

 

Funciones: jueves y viernes 20hrs., sábados 19hrs., y domingos 18hrs., hasta el 14 de mayo

Teatro: Foro Sor Juana Inés de la Cruz del Centro Cultural Universitario. Insurgentes Sur 3000, en Ciudad Universitaria, metro Universidad, metrobús Centro Cultural Universitario

Localidad: $150°° general, descuento del 50% para maestros, estudiantes, trabajadores UNAM, INAPAM y jubilados ISSSTE e IMSS todos con credencial vigente. Jueves de Teatro, localidad general y sin descuentos $30°°

Accesibilidad: El foro carece de rampas dentro de sus instalaciones; apenas dos escalones convencionales y cuenta con sanitario en la planta baja exclusivo para personal que no pueda subir al sanitario general en la planta superior.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Perrona, superlativo de sobrenatural

Almas Gemelas

Niños Chocolate

La historia de Zahhak y Fereydún

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom