Sábado Abril 29, 2017

AUNQUE PESE

Sucesión anticipada.- En el sistema política mexicano es tradicional que tras el cuarto informe de gobierno arranquen abiertamente las acciones y pronunciamientos de los aspirantes a la Presidencia de la República y el juego de presiones de los grupos de poder en favor o en contra de quienes tienen posibilidades de alcanzar la Primer Magistratura de la Nación.

 

Sin embargo, ahora, ante una Presidencia devaluada, ineficaz y débil aunque autoritaria, el juego sucesorio arrancó con el resultado electoral intermedio.
 
Paradójicamente no hay precandidatos fuertes visibles. Andrés Manuel López Obrador está puesto pero no se observa en él ni en su partido Morena, la fuerza suficiente para alcanzar la victoria en las urnas, principalmente por el alto número de negativos que motiva en las clases medias y altas, así como el odio que genera en los más importantes grupos económicos del país.
 
El calor sucesorio es tal que ya hay otros abiertos aspirantes a candidatos presidenciales, el sedicente izquierdista, Miguel Ángel Mancera, el devaluado Jefe de Gobierno capitalino,   y una derechista, Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa del expresidente Felipe Calderón, a ninguno de los cuales se le ve la fuerza suficiente de alzarse con el triunfo en el 2018.
 
Otro apuntado es Jaime Rodríguez Calderón, apodado El Bronco, quien saltó a la fama con un discurso entrón y desafiante, apoyado por sectores empresariales de Nuevo León, que lo llevaron al triunfo electoral como candidato independiente a la gubernatura. Ahora sobra quienes lo ven como posible sucesor de Peña Nieto.
 
En los partidos políticos de oposición, salvo Morena, no se ven candidatos serios ni con el suficiente arrastre para una campaña presidencial, pero el hartazgo ciudadano ante el priísmo podría dar espacio al surgimiento de alguna carta competidora.
 
En donde se centra la grilla y la verdadera lucha por el poder es en el seno del PRI, donde confluyen todos los grupos de interés políticos, económicos y fácticos. La lucha es dentro y fuera del círculo cerrado del peñismo.
 
El desprestigio del régimen ponen en situación de desventaja a Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray y a Aurelio Nuño Mayer, los tres hombres de la burbuja peñista, que no obstante ello, no pierden oportunidad para entre sí golpearse mediáticamente.
 
Fuera de ellos, anhelan la Presidencia, el desprestigiado gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, el aún líder de la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, y una larga lista de suspirantes aún sin futuro promisorio.
 
Lo curioso de la sucesión adelantada no son las voces que claman la renuncia de Enrique Peña, ni los movimientos tácticos de los aspirantes, ni los golpes bajo la mesa de los miembros del gabinete, sino las acciones, presiones y amenazas de los grupos de poder fácticos nacionales e internacionales que no están dispuestos a entregar la Presidencia a quien el pueblo elija, sino a quienes ellos impongan como ya lo han hecho en el pasado.
 
Ahí es donde habrá que concentrar el análisis y la observación, aun cuando mantengamos la esperanza de que la organización social sana logre encontrar un candidato popular y positivo para el país que logre vencer en democracia.
 
SUSURROS.- Ni remotamente se observan signos de mejoría en el país. La lucha magisterial continuará abierta y soterradamente, los conflictos violentos en Michoacán, Guerrero y otros estados más no cesan, la irritación social en distintos zonas del país va en aumento y la economía continua disminuyendo sus posibilidades de crecimiento. Ni Osorio desde Gobernación, ni Videgaray de Hacienda o Nuño desde Los Pinos, atinan en sus funciones para mejorar la situación… ¿Cuánto tiempo aguantará Arely Gómez como Procuradora General de la República? Es la pregunta que se hacen los observadores al ver que la ex senadora ligada a Televisa, no ha dado un solo acierto, tiene encima a la CNDH que puso en duda la investigación sobre Ayotzinapa, en Guerrero, no ha aportado nada sobre los hechos de Tlatlaya en el Estado de México, menos aún sobre Apatzingán, Tanhuato u Ostula en Michoacán, ni siquiera ha dado un golpe en el escritorio que haga pesar que tiene la fuerza suficiente para sostenerse en el puesto, ya no digamos para encontrar al Chapo. Si Jesús Murillo Karam se cansó rápido, qué se puede esperar de la actual procuradora.

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese