Lunes Noviembre 20, 2017

Sr. Perro

Autor: Oscar Argüellos y Verónica Brujeiro
Dirección: Gabriel Figueroa Pacheco
Actuación: Leonardo Ortizgris, Sergio Ramos, Paula Comadarán, Jimena Montes de Oca y Carlos Rodríguez
Soy un animal de compañía
En el Centro Cultural del Bosque, en el teatro Orientación, se presenta Sr. Perro, dirigida por Gabriel Figueroa Pacheco. En esta puesta en escena exploramos las posibilidades de convivencia; entre ellas están las familiares con sus vicios, las interpersonales y las que tiene uno, consigo, aunque parezca que hay otro.
En esta puesta en escena pudimos apreciar el extraordinario trabajo actoral, preciso, bello y genuino. Iniciaré por agradecer la interpretación de Sergio Ramos con el personaje del vagabundo, sin embargo habrá que decir que este personaje –delicioso y mágico- no es el central y su historia nos aleja del principal por razones que sólo el director conoce.
Un perro, su compañía y sus interpretaciones de la vida humana, son expuestas con la sin par interpretación de Leonardo Ortisgris quien hace gala de las tablas que tiene y deja que las escenas fluyan, como perro que observa e interviene cuando conviene. Genuina la forma de interpretarlo en tanto que acude a otros recursos corporales para crear en el espectador la ficción de ‘perro’; un par de gestos que remiten a la forma, gestos cuya precisión se aprecia a juicio del público que en más de una ocasión, suspira, se conmueve, se muestra sensible a las reacciones de animal –y de los animales domésticos por no excluir a los gatos entre otros. El rostro del actor y mínimos movimientos a través de posiciones precisas nos llevan a recrear al perro vagabundo y al perro de casa. Pero, ¿realmente es la historia de un perro la que cuenta esta puesta en escena?
Podemos con el arte cambiar al mundo y cambiar la percepción de quien lo ve, por eso es importante que asista al teatro cada semana, por lo menos.
Sin duda el equipo creativo de Sr. Perro lo cree y lo defiende; nos reciben con imágenes de vías y edificios, carros, un puente, casas y calles anchas que contrastan con la gente pidiendo limosna; ambientes grises y ocres, la historia inicial es de un escritor alcohólico, consciente de poner en letra la música de las nubes, pero que “si no me hubiera gustado tanto el alcohol, hubiera escrito cosas mejores”, quien deambula por las calles acompañado de su perro, a él le aconseja que se cuide, que “ni prestes ni comas prestado”, nos lleva a preguntarnos “¿un escritor que no es leído, qué es, un tonto que escribe para sí mismo?” Seguramente usted ha escrito y en muchas ocasiones sus letras se han quedado, o guardadas en papeles perdidos o en el cesto de la basura. Esta puesta en escena es para usted.
Con un escenario vacío y elevado hacia el fondo –como los de la primera mitad del siglo pasado-  que nos permite apreciar mejor a los actores, al fondo una plataforma cóncava –similar a las pistas para patinetas de algunas calles de la ciudad- y una plataforma sobre el borde de este muro, tenemos la representación de Sr. Perro, donde podremos cuestionarnos actitudes contrastantes y frases como “ser necesario, más que ser querido”,  o “no es fácil hacer buenas acciones”, “Ese, contra el que todo mundo pierde, Ese, al que nadie le puede ganar”.
A través de las relaciones que tiene el perro en la historia propuesta en Sr. Perro, llegamos a preguntarnos si se trata de una propuesta en beneficio de los derechos de los perros o si se trata de una metáfora de las relaciones personales: “me convertiste en un perro de compañía; amor y fidelidad a cambio de compañía, por ti perdí mis instintos”. Lo cierto es que no se trata de relaciones dependientes o co dependientes sino de posibilidades en las relaciones y es hasta que escuchamos pensamientos como: “menores de 17 años no conocen la compasión” y “los niños pueden tener buenas intenciones, pero son inútiles”, entonces miramos alrededor, al mundo que está fuera de la representación teatral, cuando escuchamos estas palabras con otro eco, pues la historia nos lleva de la mano para coincidir en la verdad que encierra. “Ya sé que el panorama no es bueno, pero puedo intentarlo si tú estás de acuerdo”; no es dependencia, es una forma de comunicarse asumiendo la necesidad de compañía, aunque “lo malo son las noches, no estoy acostumbrado a estar solo; los perros somos esponjas, esponjas emocionales; podría decirte que todo va a estar bien, pero qué caso tendría mentirte; soy un animal de compañía, me gusta que me abracen, que me cuenten cosas; me convertí en su caja de resonancia, en su confidente…” y podría seguir compartiendo la poesía del texto que llevado a la escena e interpretado por: Leonardo Ortizgris, Sergio Ramos, Paula Comadurán, Jimena Montes de Oca y Carlos Rodriguez hacen de la puesta una propuesta digna de verse y de presentarse en otros espacios y quizá en otro horario más favorable para un montaje de dos horas.
La dirección –ágil- nos lleva de un lugar a otro cono recursos electrónicos; por lo que esta propuesta escénica requiere de la infraestructura de un lugar con las condiciones mínimas que ofrece el Teatro Orientación. Acuda y sea testigo de la presencia de la familia en la vida de un vagabundo, el mundo interno de un niño, la relación de una mujer al frente de una familia y, sobre todo, descubra a ese perro que, seguramente, llevamos dentro como animales de compañía.
 
“La memoria es un lugar al que puedes visitar dormido o despierto, visitar a los que ya no están…”
 
Funciones: Lunes y Martes, 20hrs., hasta el 3 de mayo de 2016
Teatro: Orientación, Centro Cultural del Bosque, detrás del Auditorio Nacional, metro Auditorio
 
Localidad: $150°° general con el 50% de descuento al presentar credencial vigente de maestro, estudiante o INAPAM
 
 
Alma Torices móvil: 04455 1396 8884
 
 
 
 
 
 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Perrona, superlativo de sobrenatural

Almas Gemelas

Niños Chocolate

La historia de Zahhak y Fereydún

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom