Miércoles Noviembre 14, 2018

Sentencia, ensayo de un juicio

Autor: Luz María Meza

Dirección: Mauricio Somuano

Actuación: Luz María Meza, María teresa Garagarza y Enrique Herranz

sentencia

El Espacio Urgente1, un lugar íntimo del Foro Shakespeare alberga la propuesta "Sentencia, ensayo de un juicio" todos los lunes en punto de las 8:30horas, donde tres abogados se ven relacionados más allá de la profesión, aunque este sea el móvil de la relación. Producción Teatro Producciones y Ópera Brevis A.C. nos ofrecen una reflexión implícita en torno al homicidio ¿es válido cuando la causa es justa? ¿Es justo cuando la causa es verdadera? un enramado retórico que lo mantendrá atento durante una hora y media.

Las butacas alrededor del espacio sólo para veinticinco personas, delimitan la sala de la consagrada abogada Patricia Gil interpretada por Luz María Mesa que se hace acompañar de una de sus alumnas de posgrado llamada Claudia García -María Teresa Garagarza- y  también por el abogado Enrique Camacho -Enrique Herranz-. El espacio crea un realismo natural: café, cigarros, cajones con maquillaje, discos, plumas, expedientes y carpetas de trabajo.

La puesta en escena se adorna con ambientes sonoros que los actores encienden desde dispositivos móviles. La escenografía se compone de elementos menores como un sillón, un escritorio y un par de sillas con rueditas, en un extremo de la habitación tenemos la puerta que da a la calle y frente a ella otra que conduce a la cocina y a la cochera. Ambas puertas se utilizan sin más razón que entrada y salida de los personajes.

Las dos abogadas comentan sobre el caso de una mujer golpeada por su pareja y cuestionan la actitud de éstas que perdonan, olvidan, no denuncian y hasta dan la vida en esas relaciones violentas. Al referir el caso muestran fotos, las evidencias de las agresiones, donde se puede apreciar un recurso teatral para significar lo que no es, es decir que los personajes se refieren a las fotografías de los golpes que la mujer recibe y lo que el espectador observa son tarjetas de trabajo blancas con manchas amorfas de tinta roja. Comprendemos las imágenes a partir de la expresión corporal de la actriz María Teresa Garagarza, la joven enamorada que estudia una maestría en Derecho al tiempo de ejercer al lado de su maestra.

Dramáticamente los personajes cumplen con tejer la trama que desde el inicio apunta al asesinato premeditado. Es contundente el cuestionamiento que el autor propone entre legitimar la violencia o la infidelidad, dado que ambas son cotidianas más no por ello normales, favorecen el uso de leyes que si bien se hicieron para regular conductas y normar relaciones interpersonales, se usan para ejercer el odio y exponer la fuerza de relaciones políticamente convenientes. Lo cierto es que estos personajes ponen el acento en la actitud de las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar de tipo físico, así aseveran que éstas ignoran sus derechos al tiempo de negarse a establecer límites.

Sin embargo cuando la situación permite que ellas se conduzcan congruentemente con el pensamiento crítico que han expresado del caso que las ocupa, la reacción humana se hace tan común que no parecerían las dos abogadas. Aquí una muestra del desarrollo de dos personajes sin mayor énfasis o compromiso que van de la alegría al llanto, de la sorpresa a la venganza dentro de formas convencionales y repetidas para hablar de un triángulo amoroso, tema y tratamiento igualmente convencional y repetido.

Estamos ante una situación de quiebre al enfrentarse los tres amantes; ellas dos se asumen como las abogadas de si mismas al tratar el caso de abuso de confianza que se defiende con la falta de pruebas que lo acrediten dentro de una relación no establecida en común acuerdo. El personaje masculino se comporta como cualquier hombre que ha sido infiel y busca conservar a la mujer madura sin importarle la relación con la mujer joven quien a fin de cuentas ya le ha proporcionado no sólo una aventura sexual sino que le ha servido de espía en el caso que a ellas tanto ha indignado; finalmente Camacho resulta ser el abogado del hombre golpeador.

 

 

Funciones: Lunes 20:30hrs, hasta el 1º de septiembre 2014

Teatro: Foro Shakespeare, Zamora 7, Col. Condesa, metro Chapultepec.

Localidad: $250ºº general con descuentos para estudiantes, maestros e inapam

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar