Lunes Noviembre 20, 2017

...no creía que el mudo fuera así...

Obra: La fe de los Cerdos

Autor: Hugo Wirth
Dirección: Luis Bizarro
Actuación: Rosa Peña, Rogelio Quintana, Alejandro Navarrete, Miguel Serna, Fátima Íseck, Jessica Verdugo  y YaundeSantana.
Compañia de teatro: Teatro Bárbaro/ Chihuahua.
 
...no creía que el mundo fuera así…
 
Cómo explicar el origen de la violencia con que operan los narcotraficantes. Infancia no es destino; los hijos cuyos padres se han visto sometidos, tendrían forzosamente el mismo sino, no habría ni revolucionarios ni libre pensadores. Infancia no es destino. El teatro ofrece una explicación a la posible realidad que no se dice, pero que sabemos que es y está; cada vez más cerca, cerca como lo están nuestros vecinos y familiares, cerca como pensar en nuestros estados, municipios, colonias y barrios, cerca y cada vez más cerca.
Llego a La Teatrería y me reciben con la presentación del lugar, decido tomar una bebida de la cafetería aprovechando que puedo ingresarla al foro con la idea de visitar después el bar (un día de stand up).
Al entrar al foro, ví una madriguera -sin mal olor-, pero la imagen fue tan fuerte con el señor ‘ese’ ahí y su gesto fue tan despreciable que, en verdad, no quise entrar porque algo me decía que ahí olía mal. Una voz me invitó a entrar, parada no dejaba pasar a los de atrás. No quería entrar, ese señor era verdaderamente desagradable. Ya iniciada la función supe que se llamaba Fabián y que era su historia la que iba a escuchar para entender mi presente. Estaba ante la fe y los cerdos.
La historia de Fabián es la de un hombre ingenuo y sencillo, enamorado y perturbado por el consumo de drogas; es el esposo de Cathy. Ella es parte de la familia de narcos que trafican trasportando la mercancía en cerdos; el hermano mayor es Berny y vende tacos, el menor es Toby y está ‘enfermo’. La infancia de estos niños ha sido marcada por la pobreza y el abandono. Droga, incesto, enfermedades de transmisión sexual, sueños perdidos y ahogados entre el desamor y la complicidad, cuna de crueldad, patetismo y aberración.
Los espectadores caemos en cuenta de que esos personajes están en la vida real, son vecinos o los hemos visto en las calles, en los noticieros o en las tiendas, están.
Modesta, la ladilla y compañera de Fabián, desgarrada y desgarradora pasea por sus manos vísceras frescas, mientras habla con él recordándole que la ira es la mejor consejera. Sin duda el trabajo de Rosa Peña (La Ladilla), lo dejará atónito; el personaje es un reto que puede abarcarse desde diferentes ópticas y ésta es un acierto: una ladilla mujer, perversa, sensual putrefacta, una simbiosis única que debe apreciar antes de que regrese a Chihuahua, la voz y la mirada perdida las recordará como la marca de haber visto esta puesta en escena.
Los actores del grupo Teatro Bárbaro: Rosa Peña (Modesta), Rogelio Quintana (Fabián), Alejandro Navarrete (Berny), Miguel Serna (Toby), Fátima Íseck (Catalina), Jessica Verdugo (Locutora) y Yaundé Santana (Dra. Ruvalcaba); recrean un mundo con la violencia naturalizada y logran asquear al espectador, moverlo y consternarlo.
Para algunos la sangre está de más, para quienes han abierto la puerta de su casa después de un tiroteo, la sangre en esta puesta es lo de menos. Lo cierto es que el conjunto logra una estética que transgrede la comodidad del espectador (sin agredir su vulnerabilidad en la sala) para llevarlo al disfrute de una puesta en escena precisa, mesurada en la tragedia de los personajes, que lo confrontará con la realidad nacional no sólo del norte del país, sino ya en nuestra Ciudad de México donde las casas “de ricos” son casas de seguridad.
El escenario es cámara negra con una cortina de plástico translucido a lado derecho por donde entran y salen los actores, al centro una mesa de madera flanqueada por cubetas de fierro, detrás de ella hacia la izquierda penden dos cabezas de cerdo y una soga, en primer plano (cerca del espectador) a las orillas del escenario, sendas sillas metálicas de las que pone la cervecería “Corona”, en la esquina izquierda, casi en tercer plano o fondo, una cunita improvisada pende cubierta de plástico sanguinolento.
A nuestro lado está, de inicio a fin, la bella locutora de voz sensual que nos recuerda que eso es apenas una ficción, mientras vemos cómo un hombre aparentemente débil ha sido aconsejado por la ira, como se lo dijo la Ladilla, lo vemos ejecutar lo que cree que es lo mejor para él y su hijo. Si de creencias se trata el actuar de las personas, acaso lo que debemos es cuestionar esas creencias y dirigirlas desde la complejidad que nos ofrece el texto de Hugo Abraham Wirth (número 2 de los Cuadernos de Dramaturgia Mexicana de la editorial Paso de Gato) reinterpretado y mínimamente modificado en esta puesta en escena dirigida, con ironía y rudeza, por Luis Bizarro (director de toda la compañía Teatro Bárbaro cuyo trabajo podemos seguir a través del facebook Teatro Bárbaro).
En entrevista preguntamos por su acercamiento con el texto y, con la calidez de su mirada, dijo que en un evento de teatro allá en Chihuahua, había un puesto de libros (stand) de Paso de Gato, ahí tomo el ejemplar para hojearlo y no pudo soltarlo. Los paralelismos entre el autor y él fueron fuertes por la ironía, por lo que comunican, se puso en contacto con él y trabajaron juntos, así surgió esta puesta en escena de La Fe de los Cerdos.
Otra joya que nos regala la dirección es la selección musical, en este espacio le dejamos el link de la melodía inicial titulada Amor Porteño interpretado por Gotan Projecthttps://www.youtube.com/watch?v=AClqMNBDBSg
Acuda al teatro La Teatrería y déjese sorprender con el trabajo profesional que se hace al norte del país, ahora en la ciudad, acuda acompañado desde cualquier punto porque la zona es fácilmente accesible tanto por vías vehiculares como por transporte público.
 
Funciones: lunes, martes y miércoles 20:30hrs., hasta el 1° de febrero
Teatro: La Teatrería, calle Tabasco 152 col. Roma, entre Orizaba y Córdova, metro Hospital general o Niños Héroes, MB Álvaro Obregón o Parque Puskin)
Localidad: $250°° general. Descuentos con credencial de estudiante de teatro de ENAT y CUT del 60%. Boletos y reservaciones en lateatreria.com o al 52073234
Promoción: 50% de descuento presentando el boleto de Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató en la taquilla
 
 
 
 
 
 

Cuando quien gana, pierde

Obra: Ninfómanas (Adactación de pequeña pieza psicopática)

Autor: Federico Roca
Dirección: Felipe Morales Hernández
Actuación: Erick Fernando Estrada Ramírez, Katia Janine Chavéz Palacios y Monica Lizett Granado Cabrera.
Compañia de teatro: Grupo de teatro Conín.
 
 
¿Son o se hacen?
En el recinto del XXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro, podemos ver teatro diverso en tanto que no todo es profesional. Cuando las compañías inician presentan carencias (hoy llamadas áreas de oportunidad) que se resuelven con el oficio que sólo el tiempo puede darles. Casi imposible cuando no se cuenta con los espacio para que las compañías maduren, en realidad para que se mantengan como grupo.
 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Perrona, superlativo de sobrenatural

Almas Gemelas

Niños Chocolate

La historia de Zahhak y Fereydún

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom