Jueves Noviembre 22, 2018

Neva

Autor: Guillermo Calderón

Dirección: Paulina Adame

Actuaciones: Miranda Rinaldi, Bertha Vega y Christian Diez

fotoNeva4 Neva

 

El foro Shakespeare alberga desde el pasado viernes 4 de julio y hasta el viernes 19 de septiembre, es decir por sólo doce funciones, el trabajo de Paulina Adame basada en la dramaturgia de Guillermo Calderón.

Al respecto del autor podemos compartir que ha ganado el premio Altazor de dramaturgia hace poco menos de un mes; así cobra un sentido particular la puntualización de la compañía teatral Grupo Bestias, cuando señalan la trascendencia que para ellos tiene representar ahora en escena un texto que ha sido merecedor del reconocimiento chileno de la dramaturgia que aquel país genera.

Ahora bien, se trata de una dramaturgia que nos ubica en una fecha particular, el domingo 9 de enero de 1905, con referentes sociales parecidos a los actuales; una dramaturgia que juega con el realismo del que habla al basarse en el personaje de Olga Leonárdovna Knipper (actriz rusa casada con Antón Chéjov) cuyo conflicto es no poder representar más, es decir que declara haber perdido su capacidad interpretativa para representar personajes en escena.

Si observamos los datos biográficos de la actriz real encontramos que realizó presentaciones con éxito durante más de tres décadas posteriores al fallecimiento de Chéjov, fue miembro de la compañía de Teatro de Arte de Moscú que dirigiera Constantín Stanislavski, de ahí su relación con el dramaturgo.

Ahora bien, podemos mirar de igual modo el llamado "domingo rojo", es decir el suceso social que expone la crisis del sistema capitalista (de producción y consumo) al producir más de lo que el mercado consume vinculado con la protesta obrera cuyo acuerdo es llevar una 'petición' al Zar y que se convirtió en la matanza de más de doscientos trabajadores producto de la acción de la guardia imperial rusa contra los manifestantes señalados como pacíficos; esto cuando los manifestantes se reúnen a las afueras del palacio de Invierno en San Petesburgo, o sea en las orillas del río Neva, pues ahí estaba el zar en turno Nicolás II, aunque el responsable sea el tío del zar, es decir el gran duque Vladimir Aleksándrovich...

El río Neva al noroeste de Rusia cuenta con 74 kilómetros de longitud, desde el lago Ládoga, pasa por el istmo de Carelia, Leningrado y la ciudad de San Petesburgo para desembocar en el golfo de Finlandia, este río es el testigo presencial de la matanza de los obreros manifestantes cuyas 'armas' eran insignias religiosas e imágenes del zar a fin de evidenciar su denuncia de una mejora laboral respetando y reconociendo el poder del zar...

Si miramos por aquí, realista e históricamente la puesta en escena, tenemos –quizá- algunas diferencias inconvenientes para el trabajo escénico, por ejemplo el vestuario sólo se acerca a la época, en las actuaciones la temperatura, o el cambio de esta (de la calle al interior del teatro) no afecta ni pasa por el trabajo actoral.

En hora y media vemos a la gran Olga recreando el último momento de vida que no compartió con Antón Chéjov, momento que crea y recrea como un hechizo para purgar las emociones que le genera enmarcadas en el 'qué dirán', en la aceptación social, en el perfeccionamiento de la técnica de actuación que antepone la belleza del texto a las 'deformaciones' de la actriz en escena.

Aquí lo que encuentro valioso y recomendable de esta puesta en escena. Si miramos la representación de un hecho a fin de hallar verdad, la verdad, más que una verdad escénica, una verdad de vida, entonces reconocemos el valor del teatro en la vida cotidiana donde uno se crea y recrea a fin de darle sentido a la vida, pero ahí ya no estamos dentro de la puesta en escena sino de una posible interpretación del espectador, entonces nos preguntamos ¿qué pretende Grupo Bestias al llevar a la escena una historia apenas similar en el enfrentamiento de clases sociales? ¡Ya no hay Dios, ya no hay Zar! Cierto, entonces ¿para qué esta puesta en escena?

Parecería una biografía de Olga hasta que hora y cuarto después tenemos un salto en la historia al acentuar la crítica al sistema de gobierno, crítica hecha por quienes desayunan y cuentan con la preparación intelectual para ello, de otro modo, imposible.

En estos quince minutos finales la crítica, la reflexión y la propuesta de 'empezar de nuevo' son latentes con la dirección de Paula Adame quien baja del escenario del teatrino a la actriz Miranda Rinaldi para que comparta estas líneas entre el público: si el dinero nos vuelve pobres habrá que empezar de nuevo, pero siempre tendremos Arte y sueños porque son vida, empezar sin miedo. Y mientras la actriz aporta datos, descripciones de la matanza y expone su sentir al respecto como el hecho de permanecer en una sala de teatro mientras afuera está la revolución y lo califica como 'estúpido', mientras esto pasa, tenemos arriba del escenario a la pareja formada por el personaje de Olga en brazos del joven actor en pleno disfrute erótico.

"Es tan lindo aventarle una granada a un soldado, huele a justicia", enunciado que usted podrá escuchar como parte de la puesta en escena que, sin más, no alcanzo a comprender hacia a donde va. Si bien es cierto que el texto gana un premio local de dramaturgia, también es cierto que del texto a la escena no sólo hay otras miradas que lo recrean sino que pasa por los múltiples referentes del espectador quien a su vez emite una interpretación de lo que está en escena, jamás de lo que escribe el dramaturgo. ¿O si? Creo que la valoración del espectador es sobre la escena y que, coincido con Chéjov, si la belleza del texto pasa al espectador éste se nutre del teatro de autor-director-actor.

Puesta en escena a cargo del Grupo Bestias, que a decir de Christian Diez, es importante para ellos por la dramaturgia. Tres actores se reúnen un 9 de enero de 1905 para ensayar en el teatro; los demás no llegan, la actriz invitada está consagrada en el escenario, mas ha perdido su capacidad creadora después de la muerte de su esposo A. Chejov; el actor es un burgués que no puede actuar dado que nunca ha sufrido ni actuado por amor y la joven actriz es una mujer aparentemente del pueblo que al final de la puesta afirma "me da pena ser actriz, es una trampa burguesa".

Un reto para el manejo del espacio por las dimensiones del mismo cuando los personajes se desenvuelven dentro de un teatro ruso de principios del siglo pasado. Loable el trabajo de los actores y la experiencia en escena de Bertha Vega ofrece al espectador un motivo para acudir en la temporada que estrena Neva en México.

PD: la imagen de Antón y Olga nos ubican en las características del vestuario, por ejemplo, sin embargo creo que no es ni la finalidad de la puesta en escena ni la intención del trabajo, pero ¿entonces qué pretenden? Acuda al Foro Shakespeare y coméntenos su experiencia cuando tiene a los actores tan cerca de usted y ellos respetan la llamada cuarta pared (hacen como si el público no existiera).

Funciones: viernes 20:30hrs hasta el 19 de septiembre

Teatro: Teatrino del Foro Shakespeare, Zamora 7. Condesa, metro Chapultepec. Tel. 55534642

Localidad: $180ºº general

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar