Jueves Marzo 30, 2017

 ENSAMBLE URBANO

Más corrupción en el D.F.

A la gran corrupción que impera en la  ciudad de México se sumará, a partir del próximo martes 15 de diciembre, una gran ola de mordidas a los automovilistas y choferes del transporte público por parte de los elementos de la secretaría de Seguridad Pública al entrar en vigor el nuevo reglamento de tránsito.

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, no ha podido y quizá ni el intento ha hecho por erradicar la corrupción en la policía capitalina, en especial la encargada del tránsito vehicular, pero pese a ello promovió un nuevo reglamento que bien podría estar para ciudades europeas de alta civilidad pero no para maremágnum que vive la ciudad capital.

La elevación de multas más la acumulación de puntos malos para perder la licencia de conducir  no serán elementos para lograr que la ciudadanía cumpla con el reglamento sino solo un  pretexto más para la extorsión de los elementos de tránsito que harán su agosto.

Hay medidas en el nuevo reglamento que no convencen a nadie y que se cree aumentarán el conflictivo transito citadino, como la cancelación de la vuelta continua a la derecha o la velocidad máxima en vías secundarias de 40 kilómetros por hora, de 50 en vías primarias y 80 en las vías de acceso al Distrito Federal.

Además con el incremento de puntos de vigilancia automática con fotografía el gobierno de Mancera verá engrosar sus arcas a costas de los conductores de cualquier tipo de automotor, pues el nuevo reglamento meterá en cintura, al menos eso se dice, a los desordenados motociclistas.

Lo cierto es que, por ejemplo, las multas de 700 a 1,400 pesos por no respetar los nuevos límites de velocidad más tres puntos de penalización en la licencia es excesivo, sobre todo cuando todo se arreglará con una mordida, eso sí más cara.

El resumen es que el nuevo reglamento traerá más corrupción en el Distrito Federal, más recaudación a la tesorería  capitalina a costa de los sufridos conductores y más tráfico a la gran urbe.

Ojalá nos equivoquemos, pero la profunda corrupción y lo podrido de las instituciones tanto en la capital como en todo el país, se muestra tal cual, cuando la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, tiene que reconocer que los sujetos abatidos cuando pretendían robar a un ciudadano en una centro comercial de Interlomas el pasado lunes eran elementos en activo de esa institución a cargo del despreocupado Rodolfo Ríos Garza.

Ambientes y barrios

Otra mala para “el Jefe Mancera” fue la cancelación del proyecto Chapultepec. Le falló el arrendamiento, o mejor dicho el regalo, de vía pública a empresarios que frotaban ya sus manos por el negocio de su vida. Santiago Levy, director de ProCDMéxico, resultó mal negociador para los empresarios privados pero debe señalarse que sufrió de traiciones internas por parte de la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado y su jefe, perdón su colega, el secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski. Acaso también traicionaron a su “Jefe Mancera”, quien fue quien finalmente quedó en ridículo.

Una buena para Mancera es, por fín, la aprobación de la Reforma Política con la cual se termina con el Distrito Federal y se da paso simplemente a la ciudad de México como entidad de la República con plenos derechos compuesta por alcaldías y ya no demarcaciones políticas delegacionales. Aunque a decir verdad para la ciudadanía sólo será la misma gata pero revolcada, eso sí muy cara, pues serán miles de millones de pesos los que costarán su implementación.

Email:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar