Domingo Mayo 27, 2018

La cuarta cadena nacional de televisión abierta y comercial no llegó. El Instituto Federal de Telecomunicaciones mostró deficiencias en sus esquemas de licitación por subasta de las dos nuevas señales nacionales, entre las cuales se abrió una brecha por la friolera de 1,250 millones de pesos, infranqueable para Francisco Aguirre y su Grupo Radio Centro.

Grupo Imagen pagó por la nueva televisora de proyección nacional 1,808 millones de pesos, mientras Aguirre ofertó por la otra señal similar 3,058, una diferencia 70 por ciento mayor.

Con tal diferencia, Aguirre no pudo convencer a inversionistas y mostró dos grandes debilidades: la del esquema inequitativo de licitación por subasta y la salud financiera del Grupo Radio Centro, que ahora no solo enfrentará la abrupta caída del precio de sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores sino también el pago de 415 millones de pesos de la garantía exigida para participar.

Se dice que no cuenta con esa capital, lo que podría significar la garantía ofrecida al IFT, que por ciento aún no ha sido revelada. Malos momentos de Pancho Aguirre y su grupo radiofónico.

Así, el grupo Imagen se queda como único nuevo competidor de Televisa y TV Azteca, lo cual sucederá, si todo marcha bien, hasta el año entrante, aun cuando actualmente la empresa cuenta ya con el Canal 28 y Excelsior Televisión, en la televisión de paga.

Para la cuarta cadena habrá que esperar varios meses para la nueva licitación, que deberá ser igualmente nacional, a menos que se quiera cuidar a estas tres y se inclinen por un esquema de nuevas televisoras regionales.

De cualquier forma, nadie espera un cambio sustancial en la oferta de la televisión comercial a la sociedad, sino simplemente más de lo mismo, en un mercado en el que la televisión abierta pierde espacio e influencia a gran velocidad ante la amplia competencia de la televisión de paga por cable, satélite e internet.

Ahorros

Aunque no quisiera, el Banco de México tuvo que reconocer que el balance de riesgos para el crecimiento se ha deteriorado, las exportaciones registraron un menor dinamismo al inicio del año y la masa salarial real ha continuado disminuyendo, mientras que la confianza del consumidor aún permanece en niveles bajos. Se advierte, por parte del Banxico, que si continúa la trayectoria descendente de la masa salarial real en 2015 se afectaría la recuperación del consumo privado y que los esfuerzos de consolidación fiscal podrían repercutir sobre la demanda interna de manera más acentuada de lo previsto. A esto suman los conflictos sociales en algunas regiones del país y la inseguridad que podrían incidir en el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Otro factor de riesgo para la economía mexicana es su alta dependencia a la de Estados Unidos, por lo que la política monetaria de ese país podría tener repercusiones sobre el tipo de cambio, que ya ha registrado una importante depreciación, y la dinámica de los precios aquí, esto es que las presiones inflacionarias están a la orden del día.

 

 

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter @salvador_mtz

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar