Martes Marzo 28, 2017

Madero o la invocación de los justos

Autor: Antonio Zuñia

Dirección: Mauricio Jimenez
Actuación: Aida López, Zamira Franco, Fabian Varona Francisco Mena,  Fernando Sakanassi y Angel Lara
El amor a la patria

La puesta en escena Madero o la invocación de los justos es una oda a la valoración de los gobernantes que ponemos en la silla presidencial. A juicio del autor Antonio Zúñiga (miembro del Sistema Nacional de Creadores), este país requiere gobernantes con significado espiritual, “vidas espirituales sin ambición, necesidades espirituales humanas superiores” capaces de velar por los intereses de la nación y no más por los intereses mezquinos de acumulación de riqueza y aniquilación.

 

En el Centro Cultural Universitario, en el teatro Juan Ruiz de Alarcón, se lleva esta puesta en escena –hasta el 6 de diciembre- para más de quinientos espectadores que pueden disfrutar de una narración poética basta. Las imágenes creadas por el director Mauricio Jiménez (miembro del Sistema Nacional de Creadores), cuyo trabajo escénico se ha caracterizado por pulcro, preciso y bello, nos regalan claridad y sencillez que aporta a la comprensión del texto, del contexto y de la reflexión que sus referentes le permitan.

 

El escenario casi vacío es delimitado por tres paredes con arcos que son puertas corredizas, a veces un gran candelabro pendiente al centro, una silla, una camastro y utilería como el carromato del niño. El escenario oscuro es iluminado con el trabajo escénico que hace de una tela roja el río de sangre que baña nuestro país, pero también la pasión de cada uno de los habitantes de esta tierra en búsqueda de otra manera de gobernarnos, pero “¿qué se puede hacer con el destino?” Aquí los creadores cuestionan al público si está México destinado a ser un pueblo de abusos y desaparecidos o cuál es el destino, si este existe.

 

La fe, virtud o creencia, ha sido motor de cambios sociales. Un río de luz en el tiempo que exige romper con la ignorancia del pueblo para que este sea, asumiendo que todos dependemos de todos, el país que queremos que sea. “El silencio hecho de tristezas, porque no queremos ver otra vez el suelo patrio ensangrentado, porque creemos en la democracia”, frase que escuchará en contexto dentro de la puesta en escena y a este tipo de textos nos referimos cuando decimos que la dirección permite la comprensión del texto, porque con composición escénica y apenas los elementos precisos logra cautivar al espectador.

 

Al respecto cabe señalar que un espectador culto en la vida del país a inicios del siglo pasado, en historia de México y en la persona de Madero, puede acceder con mayor facilidad a la puesta en escena, mientras que un espectador promedio que acude al teatro Juan Ruiz de Alarcón quizá se confunda en momentos por el gran paralelismo entre el México de Madero y el México presente; ahora bien, un espectador sin mayor referencia ni a Madero ni al presente puede deleitarse con la belleza de la puesta en escena por su perfección teatral.

 

Madero o la invocación de los justos, referencia directa ¿o indirecta?, a la personalidad del sujeto que está en la silla presidencial. Un gobernante con mayor calidad espiritual ¿desaparecerá a su propio pueblo? Zúñiga y Jiménez nos dicen que no. Por eso usted debe ser testigo de esta puesta en escena, aunque no conozca de la historia de Madero, aunque su libro de texto o la cápsula del metro le digan que era un fanático espiritista, conviene que usted se pregunte qué es la espiritualidad de un humano y si convendría valorarlo en sus candidatos antes de sumarse a tal grupo político. “Un héroe es sólo una amenaza si está vivo”, pero ¿cuántos más hay que desaparecer? ¿Lo seguiremos permitiendo?

 

Si vemos a México como un país contradictorio, quizá podemos asumir que la puesta en escena desarrollada en un escenario casi vacío nos presenta una complejidad escénica enmarcada en el uso mínimo de recursos, con vestuarios sugerentes diseñados por Rodrigo Muñoz, un espacio creado y recreado por el diseño de escenografía e iluminación a cargo de Ténzing Ortega y la creación de Leopoldo Novoa en la musicalización, elementos que se contraponen, enfatizan, sugieren y crean a este Madero o la invocación de los justos.

 

En el boletín de prensa se dice que: “Francisco I. Madero pasó a la historia por haber detonado la Revolución Mexicana gracias a su pronunciamiento en contra del gobierno de Porfirio Díaz. Su libro titulado La sucesión presidencial encendió la llama del descontento social al señalar con agudeza las condiciones de desigualdad e injusticia que se vivían en la sociedad de ese momento. Sin embargo, pese a ser apodado “El apóstol de la democracia” poco se sabe de sus creencias espiritistas y aún menos de cuál fue el papel que jugaron para transformar el destino de toda una nación.” No obstante en la puesta en escena no se verá cómo se realizaron esas sesiones espiritistas, sino que estamos delante de esas experiencias llevadas en una actitud de vida, actitud que generó en un gobernante la fe y confianza de sus allegados; confianza de Madero hacia Victoriano Huerta.

 

Fé en la necesidad de que el pueblo se asuma dueño de su destino, mismo que será hasta que el poder del pueblo deje de estar en la ignorancia (ahora en la manipulación mediática, la soledad y el consumo). En esta puesta en escena, uno de los personajes dice: “Un presidente que no castiga, que no fusila, es tomado como débil” ¿Usted qué opina? ¿preferiría morir o matar? “Esto es México, un sol negro rodeado de zopilotes que se comen a las vírgenes. No está hecho para santos. Qué son 43 cuando faltan miles”

 

Acuda a Madero o la invocación de los justos y comente en este medio que siente usted cuando al salir comprueba que sigue cantando “De la tierra nace el árbol y del árbol los maderos, del madero se hacen sillas y en la silla ¿quién está?

 

Funciones: Miércoles, jueves, viernes/20:00 hrs., sábado/19:00 hrs. y domingo/18:00 hrs.. hasta el 6 de diciembre

Teatro: Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario (Insurgentes Sur 3000).

Localidad: $150.00 con descuento del 50% a estudiantes, maestros, UNAM, INAPAM, y jubilados del ISSSTE e IMSS con credencial vigente. Jueves $30.00

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom