Domingo Junio 25, 2017

AUNQUE PESE

La monstruosidad es el sistema.- Sin necesidad de mucho análisis o de profundas investigaciones sobre la realidad nacional, Guillermo del Toro, sentenció  “para mí, la monstruosidad es el sistema”.

 

El cineasta mexicano, reconocido internacionalmente, vivió en carne propia el secuestro de su padre por el crimen organizado, razón por la que se autoexilió. A pesar de lo anterior, no ha perdido contacto con su país del que se dice y siente orgulloso.
 
Por ello  mismo, Del Toro reconoce en una entrevista satelital transmitida en vivo al Zocalo capitalino durante la pasada FIL, que “los monstruos reales andan en un BMW del año y usan teléfonos celulares de última generación”, en referencia a los políticos y potentados.
 
Esto viene a cuento porque Del Toro tiene razón, México es el tercer país más violento del mundo de acuerdo con el Centro de Estudios Estratégicos de Londres, apenas después de Siria e Irak. La falla en su aparato de justicia es estructural, los vicios están en un sistema incapaz de auto regenerarse.
 
Para el especialista Mario Patrón Sánchez, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, las instituciones del Estado mexicanos están socavadas por el crimen, la corrupción y la impunidad; mientras no reconozca sus fallas, no podrá enfrentar la crisis de derechos humanos que vive el país.
 
Hablar de la crisis de gobernabilidad, del estado fallido o de la incapacidad del estado en la procuración de justicia o para proporcionar seguridad pública es de todos los días, sin que ello haga cambiar un ápice el triste devenir del país
 
Los casos de la matanza de Iguala, con sus 43 desaparecidos, Tlatlaya,  Apatzingán, Tanhuato,  Ostula,  Calera, y aún antes el de San Fernando, Tamaulipas, con sus 72 cadáveres en una fosa clandestina, dan cuenta de la alarmante realidad de un país, cuyo gobierno se niega a aceptar la realidad cotidiana, que si no fomenta, sí tolera y encubre.
 
Del análisis internacional sobre el caso mexicano, el Comité contra Desaparición Forzada de la ONU dijo que en 26 de las 32 entidades de la República se aplica la desaparición forzada. El Relator de Ejecuciones Extrajudiciales de la ONU habló en 2014 de una situación de impunidad estructural y generalizada vinculada con homicidios intencionales. En aquel entonces se contabilizaron 102 mil homicidios intencionales, ahora el Alto Comisionado habla de 151 mil homicidios. 
 
Otro factor que da cuenta de la grave crisis es la corrupción: de acuerdo con estudios formales del propio Banco Mundial, la corrupción en México representa el 9 por ciento del PIB [Producto Interno Bruto], el 80 por ciento de los impuestos recaudados a nivel federal y su eje transversal, la impunidad, alcanza el 98 por ciento de los casos.
 
La síntesis es la incapacidad del Estado para enfrentar esta realidad,  es decir, aunque el Estado tuviese voluntad política, es incapaz y no puede, o ¿acaso hay capacidad institucional instalada para procesar  los 150 mil homicidios intencionales que reportó el Alto Comisionado?
 
Y si el Estado no puede, el gobierno parece no querer con su tendencia a negar el diagnóstico porque no desea comprometerse políticamente a cambiar, a construir la agenda y establecer las políticas públicas, programas de gobierno y reformas de marcos regulatorios que permitan generar plataformas de cambio.
 
Ni Estado, gobierno, partidos, sector empresarial o social parecen reaccionar, por eso, como dijera Del Toro “para mí, la monstruosidad es el sistema”.
 
SUSURROS
 
Muchos eran los que esperaban ver a Mario Fabio Beltrones con gran sagacidad, oportunidad y control sobre los distintos grupos políticos en los procesos electorales que se avecinan para elegir candidatos a gobernador en 12 entidades. Sin embargo hasta ahorita el sonorense solo ha dejado hacer y dejar pasar lo que ha generado serios conflictos internos en las filas del PRI en todas esas entidades, especialmente en Veracruz, Chihuahua, Quintana Roo, Sinaloa y Durango. ¿Hasta cuándo se verá la mano de Mario Fabio o en Bucareli se la están amarrando?
 
Por lo que se ve al Gobierno Federal el rechazó a sus designaciones nada le importan. La oposición de amplios sectores sociales, representados por un gran número de ONG´s al nombramiento de Arturo Escobar, como Subsecretario de Prevención del Delito y Participación Ciudadana de la Secretaria de Gobernación, no hicieron mella alguna. El Pevemista se ufana que se mantendrá en el cargo, las críticas a su trayectoria política nada interesan, ni tampoco el origen de su fortuna, como el de su residencia en Texas.

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese