Lunes Noviembre 20, 2017

La extinción de los dinosaurios

Autor: Luis Ayhllón
Dirección: Gabriela Lozano
Actuación: José María Negri, José Carlos Rodríguez y Fernando Bonilla
 
Simpática puesta en escena con grandes personalidades del país quienes nos deleitan al compartir elegancia y gracia sobre el escenario. Tenemos a José María Negri y José Carlos Rodríguez (los reconocerá por sus participaciones en televisión, cine y radio), ambos interpretan a dos adultos mayores solos, uno con cáncer y el otro con hijos que no le hablan, salvo uno a quien considera “medio pendejo”.
 
El escenario es una simulación de casa antigua en tonos cafés, con tocadiscos, teléfono de disco, un mueble, dos sillas diferentes, una escalera circular, única entrada y salida; el espacio ha sido creado junto con la iluminación por Patricia Gutiérrez. Vestuarios en tonos café, blanco y gris fueron creación de Eduardo Hermosilla. Aquí me atrevo a preguntar si el videoarte ha sido creación del área de escenografía o tiene un crédito omitido a quien deberíamos mencionar en tanto que la atmósfera de la época añorada por los personajes está dada con las imágenes, que dicho sea de paso sirven para la transición entre las escenas, evitando así los fatales oscuros.
 
Cuando entramos al teatro Orientación, tomamos el lugar de preferencia (el acceso es general, es decir que uno elige su butaca acaso determinada por la hora en la que se formó para ingresar al teatro) y nos disponemos a ser testigos de la historia de dos adultos mayores y un joven circunstancial; venimos con la idea de unas armas de juguete expuestas en el cartel promocional de la obra, venimos dispuestos a escuchar a dos adultos.
 
Ante la inminente muerte, uno por cáncer y el otro por la edad, dos amigos se reúnen para contarnos que hace años, uno se metió con la esposa del otro, así mismo nos enteramos que este aventurero fue descubierto por el amigo marido con lo que se generó la pérdida del amor de su vida, es decir que al enterarse la esposa, lo dejó. Dos amigos, si así puede llamárseles, recuerdan y dicen: “Cuando uno mira al vacío, se deja de mamadas”. Quizá la edad y la enfermedad les permiten un lenguaje tan coloquial que el espectador no para de reír con los ‘pendejo’, ‘cabrón’ ‘no mames’ entre otras palabras. Así, durante toda la representación la forma de hablar de los personajes –viejos modernizados- provoca risa y carcajada con un público que al menor “chingado” se ríe.
Ante una premura económica y la posibilidad de vivir la vida que aún tienen, deciden cometer un asalto planeado y estudiado, aquí inicia la comedia, pues las situaciones van aplazando el asalto y fortaleciendo la relación entre ellos y el joven que los ayudará. “Estamos condenados al olvido como la mayoría de imbéciles”; frase dicha en un momento diferente al tono general de la puesta en escena y que podría volver la mirada a la reflexión del sentido ontológico de la vida. “¿Y ahora qué? Te mueres ¿Y ya?” Acérquese a esta propuesta divertida para adolescentes y adultos que, además de reír, podrán observar el sentir de dos adultos cuando se refieren a sus hijos, a las esposas, a lo que queda de ellos en este mundo llamado real.
 
Quizá no se ha preguntado aún cómo desea morir, pero seguramente se identificará con los personajes en el deseo de morir dignamente, aunque no se sepa cómo ni a qué se refiere la dignidad en estos dos hombres. Una vida quizá vacía y sin sentido pueda ser el motivo de la soledad en la vejez, pero ¿acaso estos dos personajes fueron vanos? Acuda a ver La extinción de los dinosaurios y sea parte de una propuesta jocosa con momentos filosóficos ligeros. Recomendada para verse acompañado porque vale la pena compartir este momento de talento que los actores nos regalan.
 
La presencia de Fernando Bonilla concreta la dinámica de la puesta en escena a partir del texto de Luis Ayhllón. La dirección de Gabriela Lozano nos deja claro que el trazo es limpio, las acciones mesuradas, la ambientación acorde a un momento histórico que quizá añoran los personajes o bien es el espacio en el que se reconocieron vivos ahora que están a punto de morir. En el material asignado a prensa podemos leer que:
La extinción de los dinosaurios es un proyecto totalmente personal. Hace ya algunos años contacté a Luis Ayhllón, gran amigo mío y cómplice en este proceso. Le conté de mis miedos y de las ganas que tenía de profundizar en ellos y exorcizarlos. Él estuvo interesado en escribir a partir del material que yo le envié y así surgió en 2012 el texto que, por segunda ocasión, se llevará a escena, en el mismo espacio donde fue estrenado en 2013”.
Lo anterior dicho por Gabriela Lozano, quien además en conferencia de prensa mencionó que crea desde la psicología de los personajes, haciéndolos conmovedores y trascendentales y que se trata de una comedia de humor negro donde las emociones son lo más importante de la obra, según la directora.
Desde estas letras lo invitamos para que se pregunte, junto con los personajes. ¿Cómo enfrentar la vida después de los sesenta? O bien ¿cómo vivir la vida que hoy tiene para que al llegar a los sesenta no se decepcione de si?
 
Funciones: jueves y viernes 20hrs., sábados 19hrs., y domingos 18hrs., hasta el 12 de junio
Teatro: Orientación, Centro Cultural del Bosque, detrás del Auditorio Nacional, metro Auditorio
 
Localidad: $150°° general con el 50% de descuento al presentar credencial vigente de maestro, estudiante o INAPAM
 
 
Alma Torices móvil: 04455 1396 8884
 
 
 
 
 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Perrona, superlativo de sobrenatural

Almas Gemelas

Niños Chocolate

La historia de Zahhak y Fereydún

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom