Sábado Noviembre 25, 2017

Singladura

La dieta del hambre

Cito este primero de mayo, como sabemos Día Internacional del trabajo, un estudio del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía de la UNAM, según el cual si se mantiene el promedio de 3.4% el incremento anual al salario mínimo faltarán, al menos, 27 años para que los trabajadores mexicanos puedan solventar el costo real de la canasta alimentaria recomendable.

El documento hace ver que para adquirir hoy día los productos alimentarios recomendados por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, es preciso elevar  el salario mínimo un 200 por ciento.

Con base en esta investigación se determina que el poder adquisitivo de los mexicanos, o capacidad real de compra con sus ingresos, – éste cayó 11.11% de 2013 a la fecha, aun cuando el salario mínimo de los trabajadores hubiera aumentado 12.8% durante igual periodo.

El informe añade que para alcanzar el poder adquisitivo de 1987 se requeriría que el salario mínimo fuera cinco veces mayor del vigente,  un aumento de 400 por ciento, unas 40 veces el alza (registrado a partir del 1 de enero, cuando subió esta cifra de 73.04 pesos a 80.01 pesos).

Añaden los investigadores del CAM que la posibilidad de que los mexicanos puedan solventar el costo real de la canasta alimenticia recomendable (CAR) hasta el año 2044 depende sólo de que el precio de ésta siga como hoy, y que asciende a 218.04 pesos.

Pese a la estimación del estudio, es improbable que se conserve el costo de la CAR ya que, como revela el mismo reporte, tan sólo del 13 de abril de 2012 al 16 de octubre de 2016 el monto necesario para adquirirla pasó de 160.86 pesos a 218.06 pesos.

Hace ver el documento que si con un salario mínimo en 2016 se pudo comprar el 33.5 por ciento de la CAR, esto no quiere decir que con tres salarios mínimos se pueda cumplir con la Constitución, ya que con esos tres salarios mínimos sólo se podrían adquirir los alimentos y faltarían el resto de necesidades normales de un jefe de familia.

En consecuencia, hay efectos negativos sobre las posibilidades que tiene la población mexicana de acceder a una buena calidad de vida, y la población tiene que hacer esfuerzos sobrehumanos para contrarrestar esas bajas salariales; trabajar jornadas más largas, trabajar con pésimas condiciones laborales y otras situaciones adversas.

El análisis también plantea que de pagarse un salario mínimo por ocho horas de trabajo entonces un trabajador tendría que laborar 23 horas con 53 minutos para adquirir la CAR, mientras que en 2012 se requerían 20 horas con 38 minutos y en 1987 sólo cuatro horas con 53 minutos.

La Canasta Alimenticia Recomendable (CAR) se basa en el consumo diario de una familia mexicana de cuatro personas (dos adultos, un joven y un niño). Se consideran aspectos nutricionales de dieta, tradición y hábitos culturales.

Así y tal vez un poquito peor estamos este primero de mayo, si atendemos el informe reciente sobre la inflación, según el cual éste fenómeno se aceleró en la primera quincena de abril a su mayor nivel en casi ocho años, en buena parte  por las alzas en los precios de bienes como leche, huevo, jitomate y aguacate, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La tasa anual de la inflación avanzó a 5.62% en los primeros 15 días de abril, frente al 5.42% anual de la quincena previa. Así estamos.

 

 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar