Martes Septiembre 18, 2018

La canción más alegre del mundo

Autor: Adriana Nájera
Dirección: Enrique Aguilar
Actuación: Mario Rendón y Fernanda Enemi
Iluminación: Mariana Herrera
Cuando uno cruza la ciudad, cuando a pesar del shok sistemático uno decide ir al teatro, cuando la compañía, el calor de la sala, las caras también satisfechas nos recuerdan que no hay nada que se compare con el contacto humano, cuando en escena ocurre el espejo que nos construye con identidad, cuando ello ocurre hay teatro para hablar, pero cuando ese teatro además nos deja la libertad de crear el final de acuerdo con deseos-criterios, podemos decir que estamos ante un teatro con mayúscula.
 
La canción más alegre del mundo es la obra con la que usted tendrá por un lado un placer estético, entendiendo este como el gusto por ver algo equilibrado, armónico, proporcionado, con uso máximo de los recursos mínimos; en pocas palabras con la dirección inteligente de un buen texto interpretado por dos actores dentro de una producción amable. Quizá no sea ‘La’ canción, pero las pistas sonoras lo sitúan en un tiempo pasado que sin duda alguna fue mejor. ¿La niñez?
 
La canción más alegre del mundo cuenta con la escenografía (o construcción del espacio ficticio) de María María, quien resuelve con un sillón, dos muebles laterales (con un teléfono, las palomitas, las figuritas de la madre de él), una escalera, un muñeco de peluche, dos series de foquitos (una arriba del proscenio y la otra en la parte superior a modo de marco), una cobija para recrear la cama… Un espacio que significa y reconstruye los diferentes lugares en los que transitan los personajes. La música de Brandon Torres nos lleva a los gustos de los ochentas (Alaska y Dinarama, Timbiriche, Soda Stereo…) y a los anteriores (Roberto Carlos, Palito Ortega, Pimpinela…) para establecer una diferencia conceptual entre los personajes: a ella no es que le guste Timbiriche, sólo le encanta esa canción de “besos de ceniza”, a él simplemente no le gusta la música porque hace ruido y como no le gusta el ruido ni siquiera sale de su casa. ¿Diferentes? La cabina de audio está bajo el proscenio y lo vemos colocar cada una de las pistas durante la función.
 
En la postal de publicidad tenemos que: “Wendy y Oswaldo son dos personas que se encuentran en el mar informático. Sus mundos son diferentes. Sus personalidades completamente distintas. Sus orígenes, disímiles. Nadie jamás pensaría que tienen algo en común. Pero cuando ellos se conocen, algo se desata. Y una serie de eventos comienzan a sucederse. Uno tras otro. Entre los dos, buscan y no encuentran. ¿Qué es lo que buscan? Buscan encontrar algo de ellos mismos, en el otro. Algo que los concilie con la vida y con su propio pasado… Un futuro en el cual confiar y deambular, sin temor.”
 
Lo anterior totalmente de acuerdo con lo que usted ve en la puesta en escena dirigida por el magnífico trabajo de Enrique Aguilar, quien resuelve el cambio de espacio, de tiempo, de estados de ánimo con sencillez y alimentando la siguiente escena… Al final, desconcertante para todos los asistentes. Así que usted podrá completar con su definición ¿qué pasó? Aquí algunas posibilidades gracias a la charla que esta puesta en escena suscitó en sus espectadores. Como público, con las ganas de hablar, de opinar, de verificar qué vimos, qué percibimos, de saber qué le pasó a los personajes comenzamos a dialogar y de ahí surgen las siguientes posibilidades de final, ahora le toca a usted escribir en este espacio y decirnos ¿en qué acaba?
A) Se dan un tiempo y al paso se encuentran para ser felices
B) Él muere porque era enfermo terminal
C) Esto no pasó, es parte de la imaginación de él / ella?
D) Ella se va porque no soporta más la actitud de él
E) Ella muere…
 
Cada uno de los espectadores reímos, nos identificamos, tenemos nuestras sospechas y en cada momento nos enteramos de una situación nueva, de un secreto que lejos de ayudar a la relación, parecería que la empeora, pero ¿acaso no están parejos, pagados con las mismas mentiras? ¿Las mismas? ¿Una mentira es más grave que otra? ¿Las mentiras son válidas?
 
El vestuario –de Fiama Días- define la personalidad de los personajes y está en tono con el espacio escenográfico y el emocional de la banda sonora; el vestuario mantiene el carácter de los personajes, resulta práctico y lindo cuando deja lucir las piernas de ella que vemos al hablar por teléfono y, a través de ellas, vivimos el estado de ánimo de la chica explosiva que ha sido atraída fuertemente por un joven totalmente diferente, pero que –sin saber- ha traído al presente y a la realidad la imagen paterna dejada sólo para el espacio de seguridad de los recuerdos de la niñez.
La espalda que luce sensual, atractiva y erótica, lejos, en las alturas, admirada como la imagen idealizada por un hombre enamorado… ¿cómo ser y estar, de pronto, ante aquella belleza? No es que sea bonita, pero cuando está con ella es como si todo pudiera pasar. Él está feliz y no sabe qué hacer porque nunca se había sentido así.
 
La energía del personaje de Fernanda Enemi (¿Wendy?) en armonía contrapesada con la del personaje de Mario Rendón (Oswaldo) nos llevan a los opuestos que coinciden en un momento. A ellos ya los habíamos visto hace algunos meses en la puesta de El Refugio, propuesta dirigida por el mismo Enrique Aguilar; ahora los vemos a ellos dos solos representando a los personajes de Adriana Nájera. Soledades acompañadas, miedos y la sensación de que esta vez no serán lastimados ¿seguridad?
 
Acuda al teatro La Capilla, acompañado de todos los que pueda, pues hay pocas funciones y sencillamente es una de las obras que en este año 2015 no se puede perder. Un trabajo profesional, sencillo porque está llevado con inteligencia y grandeza en la profesión. Para hacerlo feliz, ella le pone “sus rolas bien chidas” y usted puede llevar al teatro a alguien que, quizás, nunca haya visto teatro, y en una de esas, quizá muy cursimente esta obra puede ser su obra.
 
Funciones: jueves, 20hrs hasta el 25 de junio
Teatro: La Capilla, Madrid 13, Colonia Del Carmen, Coyoacán; casi esquina con Centenario a una cuadra de Churubusco
Localidad: $150ºº general, $100ºº para estudiantes, maestros, inapam

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar