Sábado Noviembre 25, 2017

Singladura

Ira de productores

 

Líderes de productores agropecuarios del país, asociados a la otrora influyente Confederación Nacional de Propietarios Rurales (CNPR),  prácticamente desmantelada por pseudodirigentes que la convirtieron en los últimos años en un botín con la anuencia de funcionarios de alto nivel y aún legisladores como los senadores Emilio Gamboa Patrón  y José Ascensión Orihuela, lanzaron una enérgica condena contra el desdén del presidente Enrique Peña Nieto hacia el campo del país.

“Hay un retraso enorme en el campo” mexicano, deploró el ex senador priísta zacatecano José Bonilla Robles, durante un encuentro esta semana aquí en ciudad de México con dirigentes agropecuarios que hace años se mantienen en pie de lucha para recuperar  el patrimonio de la CNPR, una organización venida a menos a partir de la gestión de la ex diputada María Esther Terán Velázquez, acusada de todo tipo de tropelías y corrupción.

Bonilla Robles, y otros dirigentes como Salomón Faz Sánchez y Federico Sánchez Reyes, reclamaron al presidente Peña Nieto su desdén hacia los problemas del campo y aún de la propia CNPR, tomada por asalto –dijeron- por  Eduardo Orihuela Estefan, hijo del senador Orihuela.

“Hoy no hay contacto con los presidentes”, aseveró Bonilla Robles, en un tácito reclamo a Peña Nieto, quien a diferencia de otros jefes del Ejecutivo federal en el pasado, nunca se ha reunido ni tampoco escuchado a los líderes de la CNPR, lamentaron.

El ex senador Bonilla Robles puso en duda incluso el conocimiento del actual titular de la Sagarpa sobre los problemas del campo mexicano, pero aseveró que se encuentran “unidos y con coraje” para defender el legado de una organización como la CNPR fundada en 1946.

Bonilla Robles dijo que Orihuela Estefan fue una imposición de Terán Velázquez y lo acusó de ejercer un cargo “viciado de ilegalidad”, que involucra por omisión al propio secretario de la Sagarpa, José Calzada Rovirosa, entre otros funcionarios del sector agropecuario.

Dijo esta ex senador que la lucha por la CNPR está ligada al futuro del país, porque el campo está muy atrasado. Señaló que se están acabando los mantos acuíferos y citó el caso de la operación en Zacatecas de la cervecera Modelo en pleno centro de ese estado. “Es un problema muy fuerte”, dijo, que se proyectará al futuro.

Hizo ver que aún Cuba cuenta hoy con 41 estaciones para desalinizar el agua de mar, pero en México hay “un retraso enorme en el campo” porque las dependencias del sector y aún el presidente del país “no nos hacen caso”.

El ejido es otro problema, sostuvo este ex dirigente nacional de la CNPR. “Somos los únicos pendejos que tenemos ejidos en el mundo”, acusó, al hacer ver que la fragmentación de la tierra  en el país impide una producción vigorosa de alimentos y aún el necesario punto de equilibrio ente inversión y producción.

“Es tiempo de que las autoridades vean por el futuro del país”, clamó Bonilla Robles ante dirigentes agropecuarios de la CNPR, que se sumaron a estos señalamientos y pidieron una respuesta pronta del presidente Peña Nieto.

Anticiparon acciones dentro de la ley y sin violencia para recuperar el patrimonio de la CNPR, hoy quebrantado –dijeron- por  la acción corrupta y mafiosa de pseudodirigentes como Terán Velázquez y Orihuela Estefan, a quienes acusaron de usar sicarios para imponer su ley de terror y saqueo.  Ya se verá si lo logran.

 

 

 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar