Domingo Diciembre 09, 2018


 

Violencia, corrupción y crecimiento, los retos.- Mientras se debate sobre si se debe enjuiciar a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón, junto al actual Mandatario Enrique Peña Nieto, el país está ocho días del más trascendental cambio de gobierno en décadas.

La urgencia nacional para los 120 millones de mexicanos se centra en tres temas fundamentales: violencia, corrupción y crecimiento, pero no con la mirada puesta atrás sino con la obligación de superar estos serios retos hacia adelante.

De no menguar, al menos, la violencia, frenarse la corrupción y lograr un crecimiento económico real, el nuevo régimen habrá fracasado, por ello es indispensable no desgastarse en lo pasado sino atender lo que suceda a partir del día primero de diciembre.

Los desafíos son muy grandes y múltiples, porque no terminan en los mencionados, está también la pobreza, los bajos salarios, la falta de empleos, la mala educación, la insuficiente infraestructura y muchos otros factores que han mantenido a México estancado en los últimos 35 años.

En poco más de una semana se renueva la esperanza de muchos, muchísimos, que esperan que Andrés Manuel López Obrador responda a sus expectativas de mejoría, pero ello no será automático, aunque sí deberá de ser contundente.

Si se enjuicia o no a los expresidentes (realmente deseable) no viene a ser el meollo del problema, tampoco el de la amnistía a los narcos o la impunidad de cientos de políticos, gobernadores, funcionarios, presidentes municipales, senadores y diputados que en estos años han sido corruptos, sino que el país se corrija.

Ese es el objetivo y para ello se debe trabajar; en unos meses se deberá notar el cambio, ni siquiera se necesita mucho tiempo. Para lograr el cambio de fondo sí, pero marcar claro el rumbo, no.

Menos violencia, no corrupción y mayor crecimiento deben sentirse pronto o la impaciencia popular puede llevar al fracaso al nuevo régimen, el de la Cuarta Transformación.

SUSURROS

Sabía usted que los bancos se llevaron cerca de dos mil millones de pesos en los cuatro días del Buen fin, tan solo en comisiones por uso tarjetas de crédito y débito a través de las terminales punto de venta.

Las ventas en esos días superó en 25 por ciento las del año pasado, al llegar en la ciudad de México a los cien mil millones de pesos en 13 mil establecimientos de acuerdo a la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México (Canaco).

En todos los casos de uso de tarjetas plásticas bancarias las instituciones financieras cobraron al comercio y, en algunos casos, también al consumidor, un porcentaje sobre el monto de la compra, que va del 1.5 al 4 por ciento, según el banco y de acuerdo al tipo de tarjeta.

Esto además de los intereses por entre 3 y 7 por ciento mensual causados si la compra se iba a crédito, lo que permite a la banca obtener ganancias extraordinarias que luego envían a sus casas matrices, la mayoría extranjeras.

Por eso el titular de la Comisión Nacional para la Protección de Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Constanzo, propone que no se cobre un porcentaje sobre el valor de la compra sino una cuota fija, a fin de disminuir el costo del uso de la tarjeta para el cuentahabiente. Veremos.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @salvador_mtz

ooOoo

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese

Grandes desafíos

La nueva realidad

Decisivo el primer año

Resistencias o confrontaciones

Violencia, corrupción y crecimiento, los retos

Las cenizas del PRD

Desafíos del periodismo

PAN sin panistas

Reconciliación o repliegue

Cambio en concordia

Comunicar o deformar

Adaptarse o ¿revelarse?

Enfrentamiento y definiciones

PRD: se reinserta o desaparece

Poder político vs poder económico

Viraje petrolero

Nuevo aeropuerto EN la recta final

De la tersura a la premura

Alianza para el progreso

Elías Beltrán todo tergiversa

Herencia luctuosa

Hacia la nueva comunicación

Temblor de tierra o sismo político

Jalisco: la danza de los muertos

Freno a la corrupción, o mera simulación

Respeto y Civilidad

Mal arreglo, no un buen pleito

Aires de venganza

Impunidad o protección

Austeridad en el Poder Legislativo

Violencia sin límite

EU-México la nueva relación

Comenzó ya el nuevo gobierno

Protege el INE a PRD, MC y PVEM

Nace el nuevo Viejo PRI

¿Nuevo proyecto de nación?

La compra de votos

La corrupción, signo del sistema

Meade y Anaya última esperanza

Este arroz, ya se coció

Tendencias sin variaciones

Información digital, Influencia y presencia

Democracia: mayorías o minorías

Peña Impulsa a L. Obrador

Preguntas sin respuesta

Vuelve la sumisión

Confirmado el rezago de Meade

Sin buenos pronósticos

BOTS

INDEPENDIENTES 2018

Ignominia

Encubrimiento

Faccioso

Proyecciones

Reconstrucción

Dividendos

Cuestionado

Delincuencia

Culpa el culpable Chong

Marihuana libre

La monstruosidad es el sistema

¿Avances?

Informe autocomplaciente

Desesperanza

Muchos más que tres

Debilitamiento

IMPUNIDAD

Sucesión anticipada

Vergüenza

Más de lo mismo

Ejecuciones Extrajudiciales

Acción Grupal

GANÓ EL SISTEMA

Límites desbordados

¿Ejecución o enfrentamiento?

Explotación laboral

Simulación

Complejidad

Sigue la mata dando

Lamentos

Una tras otra

Medallitas

Oportunidad

DUELO

Vaticano

Virgilio a la Presidencia

Triángulo Criminal

Inútil

Comisionado

Sin salida

No pasa nada

Mentiras

Represión

Esos, eso, eso

Fallido

Clamor

REVOLUCION

¿Estado de derecho?

CRISIS DE GOBIERNO

FOSAS

SECUESTROS

INDEPENDENCIA

INMOVILIDAD

CRISIS

Minisalarios

Privilegios

Despojos

Hegemonia

Regresión

EXCUSADA

secundarias

Conflicto de Intereses

Haber de Retiro

Exhibido

Violencia

Mancha

Sin salida