Jueves Marzo 30, 2017

Una luna para los malnacidos

Autor: Eugene O´Neill

Traducción y adaptación: Humberto Pérez Mortera

Dirección: Mario Espinosa

Actuación: Patricio Castillo, Alaciel Molas, David Hevia, José Juan Sánchez, Roberto Collado

 
No soy santa, pero soy decente
Un jardín en escena a la sombra de un ambiente caluroso, lleno de hojas secas que son parte de la tarea escénica de este inicio con Alaciel Molas y Patricio Castillo; padre e hija inician y terminan esta experiencia estética sin par. Barrer, limpiar, cuidar de la granja; espacio viejo construido entre la moral y las buenas costumbres, lo que queda de una familia es expuesto en el más coloquial y contemporáneo lenguaje dentro de una forma anterior y lejana, ajena quizá.
Un texto adaptado de forma amable, divertida, que rescata la ironía y el dolor de los personajes creados por uno de los íconos del teatro del siglo pasado, O´Neill (título original: A monn for the misbegotten, escrita en 1943). En el programa de mano leemos: Resulta curioso que “Una luna…” sea considerada una pieza autobiográfica cuando se trata de una obra que permite al escritor otorgarle a su hermano muerto la posibilidad de la redención a través de la ficción. Y lo más seductor es que esta acción personal alcanza su dimensión trágica al hacer de este mito familiar un mito social capaz de conmovernos aquí y ahora.”
 
“El insoportable peso acumulado en vida”, frase también presente en el programa de mano, nos da, en esta ocasión, la pauta para mirar la puesta en escena. El “peso” acumulado en la vida es según cada vida; la cotidianeidad de un cuerpo fresco y redondo, lleno de vida y vigor, la desgracia de la soledad de un cuerpo flaco, alcohólico y sin esperanza, la resignación del tiempo perdido en un cuerpo viejo aún pleno.
El espacio creado por Gloria Carrasco sugiere un ciclo, inquebrantable pero penetrable, firme, áspero y de una belleza que acorrala. Espacio de la representación que dialoga con la escena, espacio que se desquebraja ante el paso del tiempo, preciso y sugerente. La iluminación que sirve para que la escena sea vista (sin diseño ni propuesta que supere lo que hemos visto hecho por cualquier estudiante de teatro a nivel profesional en la exposición de los trabajos semestrales), bonita al recrear la sombra de los árboles, la noche y el día.
Armonía cromática que nos ofrece la belleza de un texto irónico ante la desgracia de unos y otros que así, ni reclamo que valga ante el dolor emparejado y silenciado; muertos en vida que, desilusionados, se fascinan ante la posibilidad de amar y ser amados, aunque sea por un instante. “No se puede tener todo en la vida”, frase que, dicha, pretende justificar la impotencia de ser y ser en plenitud, porque “aunque pudiera darte toda la felicidad, la envenenaría”; la fatalidad en el tiempo y el espacio nos regresan a la frase: “El insoportable peso acumulado en vida” en Una luna para los malnacidos que ha dirigido Mario Espinosa.
Interpretación llevada a escena en ciento cuarenta minutos (con un intermedio de diez) develó placa en el escenario del Foro Lucerna y esperamos que vuelva a los escenarios, para disfrutar la mirada franca que hace al retrato de una cara humana. Contención, precisión y belleza, desde el texto hasta las contorsiones de ese dolor impotente y renuente a la vida, desde la armónica presente hasta el silencio y las pausas dramáticas (en el más puro sentido del término).
Una luna para los malnacidos es una producción de Teatro UNAM (y otro cuyo logo es ilegible en la impresión del programa de mano que me acompaña al momento de escribir esta nota), que se realiza a través del Estímulo Fiscal 190 de la LISR (Efiteatro); puesta en escena altamente recomendable si gusta usted del teatro realista, preciso y profesional; si usted apenas se está acercando al teatro, conviene que acuda descansado y dispuesto a percibir hasta la respiración profunda que reprime la palabra, que expone lo que no se dice pero vibra y retumba por todo el espacio teatral. Acuda, será una experiencia sin igual.
 
Funciones: hasta junio de 2016
 
Teatro: Foro Lucerna, calle Lucerna esquina con Milán, Colonia Juárez, cerca metrobús Hamburgo, metro Revolución e Hidalgo
 
Alma Torices móvil: 04455 1396 8884
 
 
 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom