Sábado Abril 29, 2017



Singladura

Un cuento más.

Pues yo no sé usted, pero como no le creo al titular de la llamada Secretaría de la función Pública, Virgilio Andrade. Y no le creo porque hasta hoy no me ha dado un solo hecho concreto de que esté al frente de una cruzada nacional contra la corrupción. Bueno, qué digo cruzada, ni siquiera un episodio real que revele su determinación de dar al traste con uno de los peores males del país, la corrupción.

Mencionaría por ejemplo el tan llevado y sonado caso de la Casa Blanca,  un evidente choque de intereses de escala presidencial. Andrade, llevado en medio del fragor de ese escándalo mayúsculo para el gobierno de su jefe, determinó que éste nada tenía que ver. Kaput. Prueba salvada. Tampoco hizo nada sobre las versiones, hasta ahora no cabalmente descartadas, sobre las mansiones de los titulares de Hacienda, Luis Videgaray, y de Gobernación,  Miguel Angel Osorio Chong .

Salvo el caso de una funcionaria de medio pelo como decimos en México, destituida  por pagarse una cena cara en Londres, Andrade no ha arrojado más resultados. Y aun en el caso de Hilda García se mostró más interés en dar un golpecito mediático que en poner un alto a la rampante corrupción nacional que todos padecemos. El que se haya botado a Hilda García suena incluso raro si se consideran viáticos de 450 dólares diarios para ese rango de funcionarios en sus excursiones fuera el país.

Asi que seguimos sin ver ni los cacahuates ni los lingotes de la lucha a la corrupción tan cacareada en México, especialmente en estos días cuando se ha vuelto a empantanar  el llamado Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), en particular cuando se trata de acoger la iniciativa ciudadana denominada 3de 3 para que  los tres niveles de gobierno rindan sus declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses.

Una cosa le anticipo. México volverá a ser el hazmerreir internacional cuando  se haga notar una campaña en ciernes para denunciar el desinterés en aprobar una legislación anticorrupción. Ya lo verá.

Otra cosa. Mientras el sistema mexicano, como se conoce el aparato público y privado en  general del país, mantenga una estructura que favorece la corrupción gracias a su rentabilidad para las partes, el país la seguirá sosteniendo.  Un pilar clave contra la corrupción en México es hacer que abandone su rentabilidad para gobernados y gobernantes. Entonces el sistema cambiará.

De otra manera seguiremos escuchando a funcionarios como Andrade cuando dicen como fue el caso reciente en Londres que Méxicoaborda de manera intensa la lucha contra la corrupción con reformas constitucionales, debates en el Congreso, la participación de la sociedad y la creación del Sistema Nacional Anticorrupción. Ajá.

““A nivel global México es percibido como un país que está atendiendo con debate, con reformas y con medidas administrativas el combate a la corrupción”, dijo Andrade en el marco de su participación en la denominada Cumbre Global Anticorrupción que organiza el gobierno británico.

Andrade insistió en que México es un país que está actuando para tener las instituciones adecuadas que combatan la corrupción.

 “México está proponiendo que se construya un centro anticorrupción para abordar el tema de manera integral, es decir, con el tema de los incentivos, con el tema vinculado a las conductas y los elementos institucionales sancionadores”, destacó Andrade. Un cuento más. Y si no me cree, eche un vistazo al sistema judicial mexicano.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar