Domingo Agosto 20, 2017

 

Tradiciones mexicanas

Obra: Veneno / Hamlet

Autor y Director: Alberto Santiago

Actuación: Merced Lobo García, Óscar Serrano, Elsy Jiménez y Arantxa Marchant

Músicos: Alberto Palavicini (bajo), Tonalli Flores (jarana), Mónica Bajonero (violín) y Alberto Santiago (jarana)

Compañía: ArteFactum

 
 
Tradiciones mexicanas
 

Interpretación del texto inglés de Williams Shakespeare que, por una parte -para el espectador- podría afirmarse que no sólo pide, sino que exige el conocimiento firme del drama isabelino, nada más para asumir el paralelismo entre el drama y las imágenes en el escenario.

Sobre el escenario, en cámara negra, está un cuarteto de son jarocho (dos jaranas, un violín y bajo eléctrico, en la esquina izquierda, atrás), y vemos a cuatro actores ejecutar, vestidos de negro los diversos movimientos, bailes y desplazamientos en escena. Hay danza, hay canto, hay declamación y hay manipulación de un títere que hace de Hamlet.

Es decir que esta puesta en escena le ofrece, usando el recurso del fantoche (títere habitable, de manipulación directa y desde abajo), una serie de imágenes que dialogan con otras proyectadas sobre el nivel de los actores, al fondo del escenario; también le ofrece imágenes sonoras con los diversos sones que interpretan en vivo. Cuando los actores hablan, por alguna razón ajena a la educación vocal del actor, usan el micrófono de pedestal que reposa en primer plano (cerca del espectador) en cada costado del escenario.

Del fantoche podemos notar que, quizá sea poco común, que en la base hayan usado un mop de barra horizontal cubierto con una jerga. Es Espectacular por el tamaño y por la ilusión que aporta sobre las olas del mar. En momentos es manipula por uno de los actores animadores y en otros momentos es manipulado por tres de ellos; sin que desde la sala podamos reconocer al que entra o sale de él.

Lo que si sabemos es que la mayor parte del tiempo, el títere Hamlet es manipulado generalmente por Merced Lobo García y cuando son tres es apoyado por Elsy Jiménez y Óscar Serrano.

Si miro esta propuesta escénica buscando el texto o la versión isabelina, si busco con fervor a Shakespeare, pues quizá salga decepcionada. Si entro a la sala sin saber absolutamente nada de Hamlet, seguramente estaré muy atenta porque el baile, la música, el sentido festivo solemne que tiene es extraño y llama la atención. A veces me pierdo con las luces de la pantalla y regreso al fantoche, o me encanto con la danza y los cantos me llevan a otro lado; si no conozco nada seguramente disfrutaré esta puesta en escena.

Ah, pero si pretendo valorar la creación como una obra de teatro del siglo pasado, encontraré jirones que no alcanzan a conformar un cuerpo sólido. Tal vez por eso la compañía ArteFactum ha decidido trastocar desde el nombre y hacerlo totalmente conceptual.

Veneno / Hamlet, puede ser la cicuta vertida en la oreja del rey como puede ser la que el tiempo le inyecta al príncipe privándolo del amor y el sueño. Pudiera ser una metáfora al impulso destructivo que habita en la cotidianeidad. Lo cierto es que, cuando uno entra a la sala y ve la penumbra con el papel picado en la orilla del proscenio, uno se pregunta para qué. Un par de veladoras encendida y al inicio el sonido del caracol indica el origen del rito.

Estamos ante una propuesta escénica que rescata la tradición del día de muertos y va más allá, va a la relación con los muertos, entonces crea una mirada que parte de Hamlet y lo arropa y lo explora y nos lo presente desde su interior al más hermoso ritmo latino: el son jarocho. Un Hamlet analizado y cuidado, un Hamlet subjetivo y mexicano.

En la función de estreno nos informaron que esta propuesta gustó a especialistas no sólo del teatro clásico inglés, sino a los especialistas en Hamlet; eso seguro como uno de los méritos que llevaron a la compañía a Egipto para representar a México en un festival de teatro allá. Por cierto, parece ser que este año regresan al mediterráneo. Así que no se quede sin verla, porque la temporada es breve y bien merece su atención.

Algunos de los textos podrán seguirse a través de la pantalla que proyecta imágenes tanto como textos y su brillo sirve para efectos de iluminación a contrasentido sin molestas del todo al espectador. Al final de la puesta que ha durado cerca de cincuenta minutos, cada uno de los participantes deja sobre el escenario, en el proscenio, un elemento; el reboso de Ofelia, una copa, la cabeza del animal sobre sancos del inicio, y con el caracol cierran este espectáculo que debe verse y comentarse. Al fondo la proyección deja calaveras blancas con adornos coloridos.

En realidad lo colorido del espectáculo está en las proyecciones; lo demás es negro, lúgubre, por lo que contrasta con el blanco del vestido veracruzano, el azul del reboso, el blanco de Hamlet.

En el programa de mano nos dicen que se trata de un: “espectáculo de gran formato en seis cuadros lleno de contrastes, en el que cohabitan en un gran escenario medios digitales, músicos, actores, acróbatas y títeres, para llevar al público al viaje interior de Hamlet, acompañarlo en el reconocimiento de sus propuios venenos y la identificación de aquello que le impide experimentar su propio desarrollo en el gran drama de la existencia.

Tradición mexicana, canto Cardenche, son jarocho y todos los colores que nos permite el sincretismo mexicano, serán la plataforma en la que depositaremos el gran mensaje universal de Shakespeare y así, junto con el espectador, seguir en esta infinita lucha por entender el paradigma de la existencia humana y su relación con el Universo.”

Acuda y vea por usted mismo dónde están los colores referidos, dónde la tradición mexicana y donde el conflicto del personaje Hamlet. Déjese llevar por las imágenes que lo harán flotar en medio de las olas del mar.

 

Funciones: miércoles y jueves 20hrs., hasta el 23 de febrero de 2017

Teatro: Sergio Magaña, Calle Sor Juana Inés de la Cruz 114, Col. Santa María La Rivera, metro San Cosme

Localidad: $136°° general, 50% de descuento limitado a estudiantes de nivel básico, maestros (no especifica nivel), personas con discapacidad, trabajadores del gobierno e INAPAM con credencial vigente

Accesibilidad: vialidad vehicular y de transporte público. El teatro cuenta con rampas de acceso hacia el foro y dentro escalones pequeños que con ayuda se pueden librar; no así hacia el sanitario donde debe subir con ayuda un piso.

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Niños Chocolate

La historia de Zahhak y Fereydún

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Almas Gemelas

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom