Miércoles Diciembre 12, 2018

SINGLADURA  

Todo se puede

 

Si usted afable lector (a) cree que en México todo es posible siempre y cuando tenga el “contacto personal” o el dinero, pues bienvenido, es uno más de la inmensa mayoría nacional que comparte este criterio, nefando para el país.

Es cierto, infelizmente cierto, que en nuestro país todo es posible con las únicas condicionantes  mencionadas arriba. Así, pueden conseguirse desde un ingreso garantizado en alguna de las muchas universidades públicas hasta la adquisición de un inmueble de manera expedita y por encima de los condicionantes o requisitos para el efecto. Usted sabe que es así.

De igual forma, es posible la aprobación del examen anticontaminación vehicular sin siquiera presentar el vehículo o llevándolo hasta el verificentro por puro trámite, pero sin someterlo a una verdadera inspección de su condición mecánica. El trámite, dinero de por medio, va garantizado.

Si usted cree que no puede conseguir un permiso para la venta callejera porque es muy difícil que la delegación le autorice, basta hablar con “el líder” o “lideresa”, “aceitarle” el buen ánimo y lo conseguirá.

Si tiene algún problema de ingreso en un hospital público, por ejemplo, sólo tiene que tocar la puerta adecuada y seguramente obtendrá el pase y hasta el tratamiento privilegiado que le otorguen sus “palancas” o “contactos”. La experiencia se repite si necesita un tratamiento especial, que implique fármacos o estudios particulares.

Y, por supuesto, no se hable del empleo y aún su posición jerárquica. Si cuenta con un “bienhechor” poderoso, influyente o un padrino o amigo de doble raya, cuente conque lo acomodará, al margen de que esté usted o no capacitado para ello o tenga el perfil idóneo para un desempeño correcto. Se trata de amigos y compadres, e incluso de compromisos, inconfesables muchas veces. La meritocracia aquí brilla especialmente por su ausencia.

Bueno, hasta en las filas de bancos, negocios o instituciones públicas se recurre y usa el contacto. Después de todo, en México todo es posible siempre y cuando se cuente con la persona adecuada o el recurso en metálico.

“Una lana y te lo arreglo”, es vox populi en nuestro país. “Garantizado”, comprometen. “No te apures”, rematan.

Todo se puede en México, es el grito de batalla que surge del submundo de la componenda, la alcabala y el trafique que impera en México, el cual carcome las bases de una adecuada convivencia social.

¿Sería mucho pedir una reflexión sobre esto? ¿O es iluso creer que el país puede y debe funcionar de otra forma?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

23 de marzo de 2018

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar