Sábado Agosto 19, 2017

AUNQUE PESE

Sumisión y Entreguismo

 

El triunfo de Donald Trump, que lastimosamente hizo pensar a algunos que fue bueno haber invitado al republicano a México, revela abiertamente la sumisión y entreguismo con el que actúa el gobierno del presidente Peña.

Sin asomo de nacionalismo ni dignidad Peña Nieto externó ante industriales de la Radio y la Televisión que tiene "un fundado optimismo" de que se podrá construir una nueva agenda de trabajo con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que beneficie a ambas naciones.

Desconocemos de dónde viene el “fundado optimismo”, si ha quedado más que claro el desprecio con el que Trump ve a México, sabedor de que tiene en Peña a su mejor lacayo para alcanzar sus objetivos de construir un muro para evitar la llegada de inmigrantes a EU, repatriar a millones de indocumentados y cargar impuestos a las remesas y a las importaciones mexicanas.

Dijo que su prioridad es “cuidar a México y proteger a los mexicanos”, pero hasta ahora no lo ha hecho y se duda mucho que lo pueda hacer, en el supuesto que tenga esa intención y no la de “joder a México”, como muchos sospechamos.

Si la postura gubernamental fuera de defensa a la soberanía e intereses nacionales valdría la pena el respaldo a la administración federal pero no es así, por lo que urge la unidad de todos los mexicanos pero para formar un movimiento nacionalista de rescate al país para hacer frente a la situación actual.

Esta no solo comprende la llegada el 20 de enero de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos con una política económica proteccionista sino también la urgencia enfrentar la debacle nacional que el país ha sufrido en los últimos sexenios priistas y panistas, hoy agudizada.

SUSURROS

Hasta el propio Jefe del Ejecutivo reconoció que en este año repuntaron los niveles de criminalidad en el país, tales como homicidios, secuestros y extorsiones. De plano reconoció su incapacidad de ofrecer seguridad pública a los mexicanos al aceptar que combatir al crimen organizado representa una afrenta para el Estado, porque los delincuentes también se preparan. ¿Significa esto que los delincuentes son más fuertes que el Estado, que se preparan más y mejor? Usted responda.

 

Quien anda muy entusiasmado pese a tantas y tan malas noticias es el exrector de la UNAM y actual secretario de Salud, José Narro. Le motiva la idea de ser Presidente de la República o al menos candidato presidencial del PRI. Independientemente de que el PRI llegará muy desgastado al 2018, nadie cree que Narro pudiera vencer a Miguel Ángel Osorio Chong, José Antonio Meade, Aurelio Nuño, Eruviel Ávila o Claudia Ruíz Massieu.    

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese