lorenzo
Siete animales muertos este
año en zoológicos capitalinos

 

Por problemas generados por su avanzado estado de edad,  falleció en el área de pastizales del Zoológico de Chapultepec un ejemplar macho de bisonte americano (Bison Bison), la séptima muerte de este tipo en las últimas semanas en zoológicos capitalinos.

La Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema) explicó que esta especie suele vivir 21 años, y que el ejemplar ya tenía 24 años de edad.

En un comunicado detalló que personal médico veterinario de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre de la dependencia local mantenía bajo observación al animal, quien se encontraba bajo tratamiento dentro de su casa.

Los veterinarios del Zoológico de Chapultepec destacaron que el bisonte americano recibió, en todo momento, los cuidados necesarios para mantenerlo en las mejores condiciones.

Esto implicaba la administración permanentemente de los medicamentos necesarios, así como la procuración de los cuidados médicos que requería el caso.

El bisonte acaecido este martes procreó tres crías que actualmente se encuentran en el mismo recinto.

Con la muerte del bisonte americano en el Zoológico de Chapultepec, suman siete animales muertos en los recintos de este tipo en la ciudad de México.

Este año son ya dos bisontes los fallecidos, pues además del ocurrido este 9 de agosto, debido a padecimientos derivados de su edad, está la muerte de una bisonte americana ocurrida el 14 de julio, debido a un traumatismo provocado presuntamente por un golpe que le propinó otro bisonte también del zoológico de Chapultepec. El sábado 6 de agosto murió Mónica, un antílope hembra de 19 años, que según la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre de la Ciudad de México, también fue víctima de los estragos de la edad y los padecimientos derivados de dicho factor.

Julio se convirtió en un mes mortal para Kala, una leona de 13 años que tuvo que ser dormida el 7 de julio, al no responder de manera favorable al tratamiento al que fue sometida por padecer un tumor cancerígeno en uno de sus codos.

Un día antes, el 6 de julio, murió el gorila Bantú, único en su especie según la ex directora del zoológico, María Elena Hoyo; se sabe que falleció debido a un paro cardiorrespiratorio cuyas causas aún son investigadas por especialistas.

Su muerte se convirtió en un escándalo ya que se dio luego de que fuera anestesiado para viajar a Guadalajara, Jalisco, con fines reproductivos, y después de darse a conocer fotos de su necropsia, lo que incluso generó acusaciones del gobierno capitalino contra la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por presuntamente filtrar las fotos.

Otra pérdida fue la de la elefanta bautizada como Maguie, la cual murió el 9 de abril en el Zoológico de San Juan de Aragón; en este caso la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) local se reservó la información sobre el fallecimiento.

La primera muerte del año se registró el 24 de marzo; Lio, un chimpancé de Chapultepec, murió de manera repentina y sin haber mostrado síntomas de enfermedad, según el parte oficial, aunque la necropsia reveló que una insuficiencia cardiorrespiratoria provocó su deceso.

10/08/2016

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir