lorenzo
Sanción a verificentros
determina la Profepa
 
La Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) sancionó varios verificentros del Valle de México por incumplir –dijo- un trámite que la propia autoridad federal no ha resuelto cómo debe cubrirse.

Se trata de la calibración de los dinamómetros -rodillos donde se montan los autos para someterlos a la prueba de emisión de contaminantes- proceso que debe certificar un laboratorio avalado por la autoridad.
Gustavo Torres, representante de los verificentros en la Ciudad, dijo que carecen de ese documento porque la Profepa no ha informado qué laboratorios son los autorizados.
La dependencia federal informó que en los últimos tres días  clausuró 87 líneas (dinamómetros) de 21 verificentros en las seis entidades de la megalópolis.
De ellos, 24 son de 5 verificentros de la Ciudad ubicados en Coyoacán, Benito Juárez, Álvaro Obregón y Cuauhtémoc.
La Norma Oficial 167, que se creó por la reciente emergencia ambiental, precisa que para que ambos rodillos del dinamómetro operen con efectividad deben ser balanceados mediante la inyección de gases, procedimiento que debe certificar un laboratorio ante la Entidad Mexicana de Acreditación (que depende del Gobierno federal).
Torres indicó que a la fecha se desconoce la lista de laboratorios autorizados.
"No hay un laboratorio acreditado por el Gobierno federal, sí calibramos con proveedores, pero no hay quién lo certifique, así que por la falta de ese documento Profepa nos está suspendiendo", acusó.

De acuerdo con información oficial citada por Reforma, se reconoce que al haber este hueco en la tramitología, la Profepa se extralimita en sus funciones.
"El vacío que se genera da lugar a un imposible cumplimiento de la norma", indica el reporte.
Los sellos de clausura colocados en los dinamómetros refieren violaciones a diversos artículos de la Ley General de Equilibrio Ecológico, al generar contaminación y riesgo para la salud pública.
"(Sin embargo) no acreditan contaminación ni daños a la salud; se trata de incumplimientos de carácter documental, sin que se sustenten pruebas", anota el reporte.
Torres advirtió que con dichos argumentos de la autoridad, todos los verificentros del Valle de México están en riesgo de ser clausurados.
Los inspectores, subrayó, no están realizando evaluaciones técnicas de los rodillos, sólo se limitan a exigir el documento que demuestre que están calibrados por un laboratorio acreditado.
"Con ese pretexto, la Profepa puede cerrar todos los verificentros y poner en jaque a la Ciudad", subrayó.

04/07/2016

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir