Domingo Diciembre 09, 2018

 

 

Reducción del periodismo

 

La Real Academia Española de la Lengua define la voz periodista:

1. m. y f. Persona legalmente autorizada para ejercer el periodismo.

2. m. y f. Persona profesionalmente dedicada en un periódico o en un medio audiovisual a tareas literarias o gráficas de información o de creación de opinión.

Se dice legalmente autorizada porque en algunos países como Ecuador, Venezuela, Nicaragua o Guatemala, se necesita de un título de periodista que le permita ingresar a un Colegio de Periodistas en donde se dará legalidad de parte del gobierno y podrá ejercer en un medio.

Si ese hubiese sido el caso de Sir Winston Leonard Spencer Churchill (1874-1965), nos hubiésemos perdido unas excelentes crónicas de la realidad de la Segunda Guerra Anglo-Bóer en Sudáfrica, como corresponsal del diario The Morning Post en octubre de 1899 y que le permitió escribir dos libros: London to Ladysmith vía Pretoria y Ian Hamilton's March, fueron publicados en mayo y octubre de 1900, respectivamente.

Y hay muchos casos en la historia. Por ejemplo Joaquín Francisco Zarco Mateos que nació en Durango el 4 de diciembre de 1829 y murió en la Ciudad de México el 22 de diciembre de 1869, que estudió dos años en el Colegio de Minas, donde aprendió inglés, francés, italiano y latín. También cursó las materias de Derecho, Teología y Ciencias Sociales, pero su formación fue principalmente autodidacta y dedicó toda su vida al periodismo.

La naturaleza misma del ejercicio periodístico, es vinculante al Derecho Natural del Ser Humano, ya que se requiere, recoger información, observar el entorno, interpretarlo y proyectar esa realidad en el proceso de la información con las herramientas del lenguaje para ser breve y directo en el manejo de las imágenes.

Se requiere, entonces, de ser un buen reportero para recoger la información y procesarla y ser un buen redactor para plasmar en el lenguaje cotidiano de los lectores, la información, lo que exige al periodista estar actualizado en el lenguaje, las técnicas periodísticas y de todo el proceso económico, político y social.

Desde esta perspectiva, el periodista ejerce un trabajo intelectual que le lleva a convertirse en la conciencia social lo que le pone en una posición equidistante entre los factores o círculos concéntricos del poder con la sociedad, contribuyentes o gobernados, ya que si se acerca y compromete su independencia de pensamiento por razones monetarias con alguno de los factores del poder, automáticamente deja de ser periodista para reducir a una labor propagandística.

Hay quienes sostienen que el proyecto de un cuestionado hombre, debe ser apoyado. Y les recuerdo que ellos obedecieron la línea del Partido Comunista Mexicano para deslindarse del guerrillero Ernesto Che Guevara, que proponía muchos Viet Nam en Latinoamérica. Y la orden venía de Moscú. En donde ellos, jamás mostraron independencia de un partido y renunciaron de facto a ser periodistas.

De esta forma, el periodista es una persona necesaria para medir la salud democrática de un Estado Nación, lo que le conduce a ser incómodo para los gobernantes y sectores de la producción así como los políticos, que reaccionan con la represión de la censura al silencio mortal, y en el sexenio de Enrique Peña Nieto, habían asesinado a  11 periodistas este 2018. En el sexenio, hasta el 30 de julio, suman 93 homicidios impunes: 80 periodistas, 1 locutor, 4 familiares, 6 amigos y 2 civiles.

Un panorama espeluznante que será como un escenario grisáceo a lo que empezará a partir del primer minuto 1 de diciembre, sin necesidad de oráculos o cartomancianos y prestidigitadores, simplemente una labor de inteligencia consistente en cruzar la información de los datos personales en su vida privada y pública del nuevo ungido en Los Pinos con sus hombres y mujeres de poder, con los resultados en el impacto del desarrollo del país.

Es cierto que para la mayoría de los llamados millennials y su anterior generación X, estos datos fríos y duros serían parte de una guerra sucia, como interpretan ellos la calumnia y mentira, por la sencilla razón de que no lo vivieron y sus padres inmersos en la lucha cotidiana por sobrevivir ignoraron su responsabilidad de educarlos, es decir, de transmitir los valores de la gran cadena social que nos proporciona identidad cultural.

Sin embargo, existe. Y el de Macuspana que a sus 16 años asesinó de un tiro a su hermano en 1969 sin pisar el Ministerio Público o el psiquiátrico, su trayectoria política se caracterizó por morder la mano de tres gobernadores y un funcionario federal, así como de su protector en el PRD.

En su jefatura de gobierno del Distrito Federal, aumentó 30 por ciento las agresiones a la prensa en su primer año de gobierno y en 2005 subió el 70 por ciento, con base en datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, sin descontar el férreo control a los periodistas externos a su círculo, y el exceso de dádivas publicitarias que, por ejemplo, le permitieron construir su edificio a La Jornada.

Opera como su brazo derecho el octogenario Manuel Bartlett Díaz, quien siendo secretario de Gobernación, cerró cerca de 100 estaciones de radio en la frontera, medio centenar de periódicos y revistas, entre ellas el gran Impacto, inició la cacería mortal de periodistas reconocidos como Manuel Buendía Tellezgiró o Carlos Loret de Mola, y al estar al servicio de la Agencia Central de Inteligencia, dicen que unos narcos asesinaron a Enrique Camarena Salazar, que era agente de de la CIA infiltrado en la DEA. Es común verle por las noches del fin de semana, recorrer los pequeños estanquillos de La Peralvillo.

Hay muchos nombres más relacionados con lo peor del priista y del panismo que exoneraron a Vicente Fox Quesada, lo mismo de la inhibición de la lucha contra el narco que en la creación de fideicomisos blindados.

En atención a muchas preguntas recibidas por el supuesto antiamloismo en nuestro trabajo periodístico, puedo confirmar que en el trabajo informativo es imposible asumir un anti de cualquier color o nombre, porque ejercemos el periodismo en forma imparcial y nuestra función es observar, reunir información, analizar, procesar y criticar a cualquier persona o funcionarios que se encuentren en funciones públicas, por la simple razón de que movilizan recursos públicos y afectan a la riqueza natural y humana del país.

Sabemos los riesgos. Ya reajustaron a Carlos Marín en Milenio. Ya renunciaron al periodista y columnista Rubén Cortés de La Razón, a Carlos Ramos Padilla en ABC y Ricardo Alemán que los liquidaron en sus medios y se reacomodó es hora hostigado por “desconocidos”.

Y cínicamente, en una ocasión dijo López Obrador: Vayan con cuidado, ya vieron lo que le pasó a Alemán” mientras la que era su coordinadora de campaña hoy virtual subsecretaria de Gobernación Tatiana Clohtier, exige que le bajen dos rayitas a las críticas.

Sin tempo para rezar por nuestros muertos en el peñismo priista, inicia la ofensiva primorista a 122 días de que asuma la presidencia el que dice, no es rencoroso pero que no olvida, tal vez por la falta de ese tratamiento psiquiátrico en 1969 y que le hace igual pero más barato que Carlos Salinas de Gortari con su criada en 1955.

Nos leemos en http://arcanoradio.blogspot.mx/, asociada a RNU y a RFI y afiliada a la Voz de América, otra forma de escuchar para ver el mundo, desde la cabina de transmisión Gilberto Armienta Calderón, a un lado del Cañón del Sumidero en el corazón de la otrora Selva Lacandona, deforestada desde 1972 por Manuel Velasco Suárez que consumó su nieto Manuel Velasco Coello y su mami.

En las Redes:

https://twitter.com/arcanopolitico

https://www.facebook.com/arcanoradio/

http://www.youtube.com/user/arcanopolitico

https://vimeo.com/arcanoradio

https://www.instagram.com/marioluisaltuzar/

 

 

 

31 de julio del 2018

 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar