Lunes Mayo 01, 2017

Raptola, Violola y Matola

Autor: Alejandro Licona
Dirección: Fercho Nolla,Tanya Selmen y Guillermo Jair
Actuación: Los directores y Jimena Fernand
Escenografía y publicidad: Marcos Casillas-Nolla
Asistentes de producción: Humberto Rivera y Rodrigo San Martín 
Si estás cerca del metro General Anaya, es lunes y pasas por una casona en la esquina de Héroes del 47 y la gasolinería, por unos típicos voceadores sabemos que estamos frente a Casa Actum donde se presenta Raptola, Violola y Matola, original de Alejandro Licona, y digo original porque ahora en pleno siglo XXI la puesta en escena no puede ser así como la concibió nuestro maestro del teatro joven para adolescentes del siglo pasado. Del siglo pasado tanto los adolescentes, como las historias que cuenta: asesinos originales, seriales, autores intelectuales de crímenes que sólo la nota roja registra y que ha sido marginada a la degradación de la imagen morbosa, sin investigación, inmediata y barata.
La puesta en escena de este siglo reinterpreta una joya de la escena nacional y la deja, con respeto y oficio, en códigos actuales: colores rojo, negro y blanco con un toque apenas perceptible de amarillo, resaltando los colores de la nota roja que no amarilla. El escenario, de fondo negro, alberga páneles que remiten a las sábanas de los periódicos, la ambientación tiene el mismo tapiz: sillones, bolsa de mano, mantel para mesa; toda la utilería en rojo: tazas, platos, cuchillos, hacha, segueta, látigo, dildo, grilletes o esposas, entre otros objetos que lucen en el espacio en el mismo color que las gorras y zapatos de los actores: rojo. El vestuario base en blanco y negro nos lleva de los voceadores a cada uno de los personajes finamente representados por el genio de Fercho Nolla, Tanya Selmen, Guillermo Jair y Jimena Fernanda.
El talento de estos jóvenes teatristas lo podemos señalar por separado, pues cada uno cuenta con trayectoria en la escena, no obstante haremos mención a dos puestas recientes; una es “Y… ¿dónde está la virgen?”, pastorela de Fercho Nolla que cada año nos sorprende y divierte con las actuaciones de Rodrigo San Martín y Guillermo Jair como Lucifercho y Messistófeles, la otra puesta en escena la recomendamos hace poco, aún en cartelera, ha contado con la participación de Tanya Selmen y próximamente estará Fercho Nolla en Tócala de nuevo, Cacho, en esta puesta participa Guillermo Jair, le recuerdo el link por si aún no lee esta recomendación para los domingos de mayo en la Colonia Roma: http://www.visionmx.com/index.php/home/root/tocala-de-nuevo-cacho
 
En cinco cuadros tenemos recreada la concepción del crimen y de la moral que, a juzgar por la propuesta, no ha cambiado desde entonces, por eso podemos coincidir en que “la nota roja es el barómetro de la sociedad”, en ella podemos acceder al “criterio y educación” de las mentes criminales. Se trata de personas comunes, con vida cotidiana como la tamalera de la esquina de su calle, la vecina amable que visita ancianas, el hijo vago solapado por su madre, las amigas compartidas, en fin, personas comunes que tienen una historia y que sacudieron la nota roja del siglo pasado: crímenes pensados desde la pasión humana, es decir, desde los celos y la envidia.
Acaso recuerde casos como el de la tamalera de Portales, o el Asesino de Nativitas o el sonado caso de “Goyito”, un joven sobresaliente en ciencias que asesinaba mujeres y las enterraba en su jardín hasta que el olor llamó la atención de los vecinos que notaron las alteraciones en el terreno del jardín. En fin, esos casos morbosos donde aplican frases como “son personas –dicen- hasta han de ser como uno” o “ya andaba pensando lo peor, que bueno que no es así m´hijo”, “cómo busca en la calle lo que tiene en casa”. Frases que dichas al estilo de Somos un circo nos arrancan la carcajada, nos dejan respirar porque el siguiente cuadro será mejor.
Caracterización, comedia, humor y la más pura farsa remasterizada nos llevan a ser testigos de estas únicas funciones en Casa Actum, así que decídase y goce de sus palomitas mientras observa la función, si gusta también puede ingresar con su bebida favorita, el lugar cuenta con servicio de cafetería y bar.
Si usted gusta del teatro como espacio de reflexión y bagaje cultural, Raptola, Violola y Matola es un clásico que no puede perderse y si usted simplemente acude al teatro para pasar un excelente rato con actores de primera, acuda, seguramente volverá porque la obra, la propuesta y las interpretaciones son como para verse dos veces, si es que aprovecha esta cortísima temporada.
En la función de estreno estuvo presente el dramaturgo mexicano Alejandro Licona, permaneció en la sala toda la función y al finalizar dijo que: Cada montaje es una sorpresa, hay sorpresas y ¡sorpresas!, así que sólo puedo decir… gracias, gracias por la sorpresa, por el desmadre que se hechan… no me salí, aquí estoy y gracias.
Así que abalado por el dramaturgo, no nos queda más remedio que ser uno de los pocos afortunados que logran ingresar a este lugar para reír a morir cuando se observa en los personajes, se escucha en sus diálogos y se mira en situaciones así, le puedo asegurar que nunca volverá a ver un delicioso tamal oaxaqueño como antes de ver la función.
 
Funciones: Lunes de Mayo, 20:30hrs, sólo 3 funciones más.
Teatro: Casa Actum, Héroes del 47, 9. Casi esquina con Tlalpan, a dos cuadras del metro General Anaya
 
Localidad: Combo Actum $150°° (incluye una bolsa de palomitas)
 
 
Alma Torices móvil: 04455 1396 8884
 
 
 
 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom