Jueves Julio 19, 2018

AUNQUE PESE

Preguntas sin respuesta

 

En el fondo muy poco aportó el debate entre los candidatos a la Presidencia de la República, en sí, las posiciones de cada uno de los cinco aspirantes estaban ya expuestas y no hubo sorpresas, solo preguntas sin respuesta.

Seguridad y corrupción son los dos más importantes temas para la ciudadanía, pero no hubo respuesta clara, solo anhelos o lejanas metas. En el tema de la corrupción resultó curioso que todos se atacaran de corruptos, que sobre todos aparecieran dudas sobre su real honestidad.

Sin embargo, de alguno de ellos habrá de salir el próximo presidente de México y bueno sería que, aunque sea fuera del debate, respondieran las preguntas incomodos que fácilmente evadieron con un formato limitante en el tiempo, un minuto o menos de respuesta.

Ahí está la lacerante pregunta que Anaya lanzó a Meade sobre si cree que Enrique Peña Nieto es honesto, o la que se le hizo a Margarita sobre el papel de su esposo Felipe Calderón en su gobierno.

Anaya no pudo borrar la sombra de la corrupción en la operación de compra y venta de una nave industrial, El Bronco quedó exhibido como mentiroso al haber prometido que no dejaría anticipadamente la gubernatura de Nuevo León, como lo hizo, y El Peje no supo explicar cómo sería la amnistía al crimen organizado que ofrece.

Todo pasó y poco quedó, en lo que todos coinciden es en que López Obrador mantendrá su el liderato en las encuestas y que ya es difícil, no imposible, que pueda perder el primero de julio, algo grave, fuerte tendría que suceder para que alguno de sus contrincantes repunte al grado de competirle el triunfo.

Difícil que ese algo sea la caída del peso, que ya se presenta promovido por la manipulación del gran capital nacional y extranjero, para avanzar con la idea del “peligro para México”, de cualquier forma, insistirán en la “gran amenaza” que representa el Tabasqueño.

Por lo pronto queda de manifiesto que quien pone la agenda del debate y de las campañas es Andrés Manuel, Meade ni con todo el aparato de gobierno repunta, Anaya con mayor elocuencia ganará algunos puntos, pero no los suficientes.

Y por ello la pertinencia de la ponzoñosa pregunta lanzada por El Bronco a Meade y Anaya, sobre si se aliarán semanas adelante para ganarle a El Peje. Pregunta que como todas las de fondo quedaron sin respuesta.

SUSURROS

Muy poco o quizá nada le suman a José Antonio Meade los sorpresivos respaldos a su campaña de Armando Rios Piter, autollamado El Jaguar, y el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, por más que quieran aparentar otra cosa.

Resulta además lamentable que el PRD tenga que iniciar un proceso de expulsión de Aureoles, cuando lo mínimo era que el propio gobernador hubiese renunciado a su militancia en el partido de Sol Azteca al decidir apoyar al candidato del PRI, PVEM y PANAL.

Esto habla de la profunda irresponsabilidad de los políticos mexicanos, que sin rubor alguno pasan de una trinchera a otra, de un partido a otro, sin siquiera cerrar sus ciclos donde se encuentran, pero seguramente más veremos de estas lamentables actitudes.

mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @salvador_mtz

ooOoo

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar