Domingo Septiembre 23, 2018

 Nomofibia, la enfermedad del siglo XXI causada por los celulares.
 
Esta tecno-adicción podría afectar al 50% de los adolecentes actualmente.

Sin saberlo, muchas personas padecen un miedo irracional a salir de casa sin su móvil, expertos explican en qué consiste este trastorno y qué hacer para evitar caer en él.

Redacción Visiónmx

A la deriva. Así se sintió Chris Pineda durante los tres días que pasó sin su celular, luego de que pidiera un cambio de equipo que demoró más de lo previsto. “Me tocaba depender de las personas que tenía a mí alrededor”, describe el joven de 21 años. Los expertos lo explican diferente: nomofobia, la nueva enfermedad del siglo XXI causada por la dependencia a los celulares. 

“Anotaba en papelitos los números de las personas a las que llamaba, y pedía minutos a cualquiera. Una vez me pasó que dejé el reloj que uso a diario y pasé todo el día buscando el celular en mis bolsillos, me sentía perdido en el tiempo”, confiesa Pineda. Y su situación se repite más de lo esperado en esta sociedad ‘presa’ de las nuevas tecnologías, sin distinción de raza, sexo o edad.

“El miedo irracional a salir de la casa sin el smartphone”, así se define este fenómeno tan desconocido por muchos que puede pasar desapercibido incluso en quienes lo padecen. Si al salir de casa llega una ansiedad incontrolable cuando a mitad de cuadra se dan cuenta que olvidaron su móvil, el cargador, que les queda 2% de batería o que se quedaron sin datos, puedes sufrir de este trastorno. Aquí una explicación más detallada de sus síntomas y recomendaciones para no caer en la adicción.

¿Qué es?

El término proviene del anglicismo “nomophobia” (no-mobile-phone-phobia). Y significa un pánico desmesurado al no tener el celular cerca. La dependencia a estos dispositivos electrónicos genera en los que padecen nomofobia una sensación de incomunicación y soledad infundada.

“La tecnología y el internet ha causado gran impacto en la sociedad actual. Si bien es cierto que ha sido un medio para mejorar la comunicación y el acceso fácil a distintas operaciones de nuestro diario vivir, ha llegado al punto en que los efectos se han sumado a ser más negativos que positivos”, expresa la psicóloga Yendris Pineda Castillo.

Hoy en día solo hace falta echar un vistazo alrededor para darse cuenta de cuántas personas tienen un móvil en la mano. Eso –señala la psicóloga– ha hecho que se pierda el ámbito de compartir plenamente en entornos familiares y sociales. Y en la parte laboral el rendimiento del trabajador también se ve afectado, “se la pasan pegados al celular”.

Y la cosa no pinta mejor. Esas conductas involuntarias que genera la nomofobia aumentan en la medida que se usen más celulares. Como lo afirma la psicóloga de consumo María Mercedes Botero: “Mientras más se use, más se padece. Cuando la persona hace uso excesivo, para chatear, llamar o interactuar con redes sociales, perder de vista o de mano el equipo crea la ansiedad que produce la enfermedad”.

Esta adicción se ha estudiado y relacionado a una “sensación de compañía”; es decir, la necesidad de estar conectados para no sentirse solos. “El celular se ha vuelto la tercera mano de muchos. Se ha vuelto una dependencia que genera componentes psicológicos y biológicos”, dice Botero.

¿Quiénes lo padecen?

La situación se presenta así: después de estar un día entero en la universidad o en el trabajo o al finalizar una fiesta en horas de la madrugada, ver el celular sin señal, sin carga o en el peor de los casos extraviado genera miedo, hace desear intensamente el momento de llegar a casa. Esto ocurre mayormente en jóvenes de entre 17 y 24 años, como aseguran diferentes estudios.

Aunque todos lo pueden padecer, Botero explicó que los nativos digitales, aquellos que nacieron después de los 80, son los más propensos a sufrir este trastorno. “Para ellos es normal el síndrome de la conexión 24 horas los 365 días del año. Ellos sienten la necesidad de responder inmediatamente porque si no lo hacen sienten que no están siendo corteses”.

Agregó, además, que eso se debe a que en estas edades “los jóvenes no habitan en el tiempo y espacio normal de las personas que nacieron en años atrás. Que, incluso, tienen conductas utópicas o morbosas de mirar el celular sin necesidad de hacerlo, solo con el fin de ver qué está pasando en las redes sociales.

La empresa Securenvoy –que diseña soluciones innovadoras para los problemas con el uso de teléfonos móviles– realizó una encuesta que arrojó que el 66% de las personas sufre de nomofobia. Los resultados muestran que el número de hombres que la padecen es mayor, pero las mujeres son las que sienten mayor ansiedad a perder su celular.

El estudio sugiere que los hombres son más propensos a tener dos celulares, por eso el quedarse sin batería aumenta los efectos negativos de la nomofobia en ellos. Además, indica que el 75% de las personas usa el celular en el baño y un 49% de los consultados dijo sentirse molesto cuando alguien revisa su dispositivo sin su permiso.

¿Cuáles son los síntomas?

Ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza, dolor de estómago y necesidad de estar constantemente revisando el móvil sin necesidad de hacerlo son algunas de las señales evidentes que presentan las personas que sufren este trastorno.

Según explica Mercedes Botero, el nomofóbico suele ser una persona insegura y de baja autoestima. Que aunque el manual de clasificación de enfermedades y trastornos mentales DSM 5 –un documento universal que habla de los diferentes trastornos– no tenga registrada esa enfermedad en su lista, esta se asocia con la ludopatía (impulso patológico a los juegos de azar) y el uso excesivo de internet.

“Esta patología hace que la persona se vuelva dependiente, porque tienen mucho tiempo de dedicación hacia el aparato. Lo cual daña los hábitos de sueño, alimentación e interacción social”, puntualizó, haciendo referencia a las sintomatologías.

Además, muchos presentan cuadros de ansiedad cuando no pueden consumir los datos porque su capacidad adquisitiva no los tiene y empiezan a sufrir lo que se conoce como síndrome de abstinencia, tal y como los adictos a sustancias psicoactivas, alcohol o tabaco. Las reacciones físicas que producen dependen de la adicción y la persona, pero pueden incluir dolor de cabeza, dificultad para concentrarse, somnolencia o insomnio.

Un estudio realizado en Reino Unido por la Oficina de Correos y el Instituto Demoscópico YouGo indicó, entre otras cosas, que las mujeres “son quienes más padecen los síntomas de la nomofobia, porque su estructura cerebral les procura una mayor necesidad afectiva que a los varones”.

Entonces, la dependencia al móvil se convierte en enfermedad cuando las personas pierden el contacto con el  mundo externo y se vuelven “ensimismadas en generar contenido o mirar por medio de su celular, sobre todo en redes sociales. Aquí se puede hablar de algo patológico, porque los vuelve personas improductivas”, expone Botero.

¿Qué hacer si se padece?

Una persona es adicta al celular en el momento que prefiere ocupar su tiempo en eso en lugar de   Es por eso que una de las formas de combatir esa adicción es pasando más tiempo con los amigos y, por supuesto, dejar a un lado el teléfono en esos momentos. Como afirma Edith Aristizábal Díaz-Granados, doctora en Psicología y docente de la Universidad del Norte.

“La persona debe tratar de disfrutar de otras actividades, de cosas que antes hacía y le gustaban, porque si bien los teléfonos son una herramienta, a veces son los causantes del aislamiento entre las personas. Entonces, yo considero que sería bueno volver a poder disfrutar de una charla con alguien, tomarse un café, compartir un momento, son formas de evitar caer en esa adicción”, dice.

Otra recomendación de la experta es concientizarse de cuántas veces la persona está recurriendo a alguna aplicación o al celular solo por pasar el tiempo y no por hacer algo importante. Cuando esto pasa es donde existe mayor riesgo de adicción. “Mientras no tiene nada que hacer utiliza el celular, pero a medida que va aumentando la conducta compulsiva la persona deja de hacer otras cosas que son realmente importantes”, afirma.

Por su parte, la psicóloga Pineda da unas sencillas pautas para disminuir y eliminar la dependencia a los celulares:

1) Apagar las notificaciones del celular permite que las personas no estén pendientes de cada alerta que llega. “A veces no son mensajes de personas sino del operador, correos con publicidad o comentarios en Facebook. Son alertas que pueden esperar”.

2) Realizar vigías de tiempo en las responsabilidades cotanas (escolares, universitarias o laborales), donde el contacto con el celular sea nulo para que estas no se vean afectadas por razones como que el tiempo no rindió, o no hubo ejercitación de atención y concentración.

3) Autocontrolar el tiempo que se suministrar en estar conectados: de vez en cuando desactivar los datos y solo tener el celular como móvil para recibir llamadas de emergencias.

4) Practicar deportes u otras actividades sociales que excluya el estar conectados. Eso distraerá la mente, el cuerpo y la mente en otras acciones más valiosas.

5) Crear hábitos de espacios de lectura. Los expertos en este tema aconsejan empezar por un libro de interés y con momentos cortos como leer dos páginas diarias.

 

 

 

 

 

 

 

3 de septiembre de 2018

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Subterránea

Heavies o metaleros

Esposa de Woody Allen sale en su defensa por polémica de acoso sexual

¿Qué es el cine noir?

Nomofibia, la enfermedad del siglo XXI causada por los celulares

Góticos / Cultura gótica

Famosa conductora de Televisa es vinculada con lavado de dinero

Inician proceso en Argentina para probar si indigente es madre de Luis Miguel

Pokemones

"Emos", la tribu de adolescentes tristes

Cholos, cultura chola o mestiza

Parafilias: qué son y que tipos hay

Canis

El fenómeno del rockabilly

Hipsters, cultura o estilo

Parejas Swinger

Consecuencias por el uso de esteroides

¿Qué es el Hentai?

Poliamor ¿qué es y qué tipos de relaciones hay?

¿Qué es Cosplay? Y su Historia

Motoclubes de México

La historia del twerking.

C-pop

Jpop, la música pop del Japón

¿Qué es K-Pop?

Sugar babies, ¿revolución sexual o prostitución?

Se busca escritor de relatos eróticos

Sociosexualidad: la nueva moda de tener intimidad sin estar enamorado

El culto a la santa muerte

Los voluntarios que ayudan a sentir placer sexual a personas con discapacidad.

Cines XXX en la Ciudad de México.

Cabinas sexuales en CDMX: ¿mito, realidad o leyenda urbana?

Las perforaciones corporales "El Percing"

¿Qué es Pansexual? ¿Se come?

El arte callejero, graffiti legal

El rock medieval: una nueva y exitosa corriente musical en Alemania

El sadomasoquismo ayuda a alcanzar la paz mental

La adicción de los videojuegos es un problema mental

El skateboarding en la CMDX potencializándose cada año

¿Quienes son los "Otakus"?

Los comerciantes de Tepito viajan a China

Estílo de vida

Lo que no sabías del fetichismo

Drag queen: ¿Cuál es su origen?

Adicción al sexo: Ninfomanía y Satiriasis

Feria porno cultural 2018

¿Qué es Alcohólicos Anónimos?

Sodoma 4to. aniversario del Instituto Mexicano del Shibari

Masaes eroticos

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares