Martes Marzo 28, 2017

Noche de estreno

Autor: John Cassavetes

Dirección: Antonio Castro

Actuación: Ariane Pellicer, Arturo Ríos, Martín Altoaro, Tina French, Karina Hurtado y Pamela Ruz 

La edad como un conflicto personal
 
El escenario del teatro El Galeón se ve amplio; negro con un centro de piso en diagonal blanco que delimita el escenario de la ficción del escenario de la representación. Estamos en un meta relato.Noche de estreno cuenta, como lo dice el programa de mano, la historia de una compañía de teatro en su estreno, bueno, en su proceso para llegar al estreno. Así tenemos a una diva indisciplinada y poco profesional que acepta un personaje pero ni lo trabaja ni se compromete con él. Ella consume alcohol antes de salir a escena (trillada o clicheica imagen de actriz, como si los actores fueren la encarnación del vicio y la perdición).
La premisa inicial de “todo el mundo necesita ser amado” deja en claro el fundamento ideológico que se explora en la escena: relaciones personales con base en el afecto y que derivan o proviene de relaciones laborales; con sentido del humor o perversión, con intereses más o menos mezquinos, pero todas insustituibles por indispensables aunque inmediatas: “No hay nadie en el mundo a quien ame más que a ti, en este momento”.
El desarrollo de la situación conflictiva radica, como mencionamos, en una actriz, una mujer que no es joven pero tampoco es anciana; conflicto por asumir una edad en un mundo de jóvenes, entendiendo la juventud como una mera apariencia física de moda, colores y formas estereotipadas. Así dice frases como: ya nada es apasionante, se quiere enamorar pero su momento ya pasó, la vejez es aburrida. Sólo una sociedad de enajenación descontextualizada de los procesos orgánicos puede asumir como verdades tales frases impuestas por ‘eslogans’ de consumo industrializado que aniquila a la persona para dejar a la imagen hecha por la industria, digo yo.
En escena, en el metarrelato llamado “La segunda mujer”, la dramaturga de esta historia hace notar que una mujer es como otra cualquiera, que un texto si se dice con ‘algo’ de emoción puede dejar salir al personaje  que ese es, preciso, el trabajo de la actriz, cuando lo quiera hacer.
Entre páneles translúcidos que dejan ver las reacciones del director, de la dramaturga y de la asistente apreciando las expresiones de la actriz en escena, ante público que desconoce el contenido y que, receptivo, toma lo que se le da, vemos a personas desconcertadas, reaccionando con enojo, empatía y pena. Esta puesta permite al espectador la presencia de lo que comúnmente no se ve: lo que está ocurriendo al mismo tiempo “entre piernas” [no bambalinas, por favor. Recuerde que las bambalinas son telas que penden, que están colgadas delante de cada vara para que usted no vea cables, varas, lámparas y que, sólo por estar arriba, no podríamos estar “tras” bambalinas esperando ocupar el escenario; en todo caso bajaríamos al escenario, entraríamos desde arriba como “máquina de los dioses”, más esto ahora no es el caso, diríamos, sólo no repitamos semejante frase, por favor.]
En la creación escénica tenemos un proceso sin público y otro con él. Cada una de las funciones que se presentan son únicas, frase trillada, pero real. El público y el hecho mismo de estar vivo en ese momento en el escenario genera cambio, movimiento, vida y eso es lo que vemos en esta Noche de estreno que culmina con la reflexión del miedo al cambio estableciendo, como deseo, que la juventud es la capacidad para construir sueños, felicidad, emociones y felicidad. Cierra con la tesis: la felicidad es la respuesta para todo.
Entonces me pregunto si esta tesis, estas reflexiones, estas relaciones personales íntimas y públicas, podrían tener otra historia que logre dejar al espectador con un aplauso tan franco como firme. Se aplaude el trabajo de cada actor, algunos momentos, pero ¿el fantasma es fantasma o es un alucine alcohólico depresivo? ¿Una actriz célebre merece el dinero del estado para ejercer su conflicto personal? ¿Una compañía de teatro es profesional porque recibe dinero del Estado o por el trabajo que presenta?
Interesantes las observaciones que podemos hacer a partir de la puesta en escena tanto como a partir de otras actividades relacionadas al área, pero entonces ¿para qué la puesta en escena? Digo yo, para ver a los grandes de la escena como Arturo Ríos que luce en el programa de mano como en escena. Aquí un aspecto simpático, vea las fotografías del programa de mano y pregúntese si el conflicto de la actriz del meta relato le ‘toca’ a las y los participantes de esta puesta en escena. Sobra decir que en persona su aspecto difiere radicalmente.
 
Funciones: Teatro el Galeón, del 14 de mayo al 3 de julio de 2016
Teatro: Galeón, Centro Cultural del Bosque, detrás del Auditorio Nacional, metro Auditorio
 
Localidad: $150°° general con el 50% de descuento al presentar credencial vigente de maestro, estudiante o INAPAM
 
Alma Torices móvil: 04455 1396 8884
 
 
 
 
 
 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom