Domingo Diciembre 09, 2018

 

No tan Kosher

 

Autor: Jacobo Levy, Sharon Kleinberg, Hugo Yoffe y José Appo
Director: Angelica Rogel
Actuación: Diana Bovio, Veronica Bravo, Mario Alberto Monroy, Fernando Memije y Benjamin Martínez
 
 
 
 
 
…Moises, el de las tablas.
 

Entramos al espacio principal del foro Shakespeare a ritmo de música anodina, tomamos asiento y esperamos; los actores en escena hacen y dicen sin que escuchemos, tal vez parte de la preparación para dar inicio a la función que cada jueves se presenta en punto de las 20:30 horas, en la quinta temporada desde su estreno en el mismo foro. La puesta, como su nombre lo indica, presenta “4 obras en una misma función”, además integra cuatro monólogo, uno a cargo de cada actor y previo a cada obra corta, sea para aclarar sea para encabalgar la siguiente obra sea para reflexionar o cuestionar, son parte de la puesta en escena sin que se indique la autoría de cada uno. El primero aclara que él (primer personaje de Mario Alberto Monroy) no es un hombre difícil de la misma manera (en soliloquio acompañado de tres actores que interrelacionan) define el término “kosher” al tiempo en que dejan en claro el matiz de la comedia con frases como: “lo miré como se mira a la gente sospechosa” (evidentemente también hacen la cara de mirada sospechosa y el público empieza a reir) o “bajo la ley de Moisés, el de las tablas”, kosher es lo correcto.

La comedia expone formas de vida que ridiculiza, de forma evidente como portar un símbolo religioso (en este caso la estrella de David, no obstante aplica igual un crucifijo) igual que se porta un arma. Entre risas los espectadores nos vemos reflejados en las actitudes de doble moral como seguir las costumbres familiares que convienen, de forma pública, y llevar una vida íntima alejada de tales principios morales. En escena se enfrenta la moral del siglo pasado con su pertinencia en este siglo. Creencias como el mal del ojo o la pareja conveniente, la resurrección o el verdadero amor son llevadas a escena con dinamismo y la experiencia de la quinta temporada.

Entre reflexiones invadidas por la cotidianeidad de un judío en una sociedad no mayoritariamente judía, se distinguen a los kosher de los no tan kosher. Elementos dados para el enredo, la confusión y el humor llevados a la escena bajo la producción de uno de los autores, Hugo Yoffe. Acuda a la puesta y disfrute de la relectura del rol femenino en uno de los monólogos que interpreta la sagrada escritura (la biblia) abordando, con peculiaridad, el rol femenino desde una mirada del siglo XX. Las escenas, divertidas por impredecibles, dinámicas, ágiles, con personajes reconocibles –aunque no se sea judío, ni se conozca alguno- lo llevan de una situación a otra sin que usted sienta el tiempo. Entre creencias y mitos, entre risas y sorpresas, pasan las cuatro obras cortas y los cuatro monólogos con los cambios de escenario a vistas que incluye la participación del asistente de dirección (Benjamín Martínez) sobre el escenario con el personaje de un mesero, personaje incidental en la primer obra, que ayuda a cambiar el primer espacio representacional al siguiente.

“Ser músico no es la mejor manera de ganarse la vida” y “Ella es feminista, eso se puede ocultar”, son diálogos que escuchará dentro de una situación No tan kosher o correcta porque se debate entre el interés personal y el familiar al esperar el testamento del padre a punto de morir. ¿A quién le deja usted la herencia: al homosexual, al traidor a su religión o a la feminista? Todos son sus hijos y seguramente no quieren que usted se muera, sólo sus ideas, así lo dicen en la puesta en escena. Diviértase con los argumentos de estos hijos, los dos varones. La interpretación de estos personajes será de su agrado por lo mesurado; particularmente destaca el trabajo de Monroy porque a cada personaje le aporta gestos definidos, que no se diluyen entre uno y otro. Incluso la imagen del rabino es diferente entre sus personajes y solo es una imagen que el espectador identifica por la caracterización externa o la barba que usa.

Un equipo creativo que sin duda le ofrece un trabajo digno de verse porque le permite reír, cual comedia crítica, al tiempo en que observa conductas cuestionables como las creencias en el “mal de ojo” o “la llegada del mesías”, o bien le presenta el cambio generacional que cuestiona, quizá desde la postmodernidad, el concepto familia y amor. Así que, sin dudar, reserve o adquiera sus entradas con anticipación y sea parte de esta aventura divertida y dinámica No tan kosher en el Foro Shakespeare.

En sentido estricto, la comedia realiza una crítica sea por el enredo sea por la ridiculización de un vicio de carácter, de ahí que vaya de una realidad identificable a una exageración o farsa de la que el público no puede evitar la carcajada franca, así mismo, en sentido general, se sabe que “kosher” califica a la comida que pueden comer los judíos por estar ajustados “a las regulaciones de las leyes derivadas principalmente del Levítico y Deuteronomio” (según lo indica el programa de mano). Por lo anterior, No tan kosher es una puesta en escena cómica que lo brinda actitudes cuestionables porque pueden ser o no correctas de acuerdo con sus parámetros morales como definir con quién se casa su hijo, creer en el poder de los sueños, mentir, portar armas o decir la verdad a medias, en fin, acuda y sea parte de un momento No tan kosher con las magníficas actuaciones de Mario Albeto Monroy, Diana Bovio (que lo sorprende con el cambio de imagen entre un personaje y otro), Verónica Bravo y Fernando Memije.

Vea teatro. Si usted, amable lector es hombre, no se limite “a ver las nubes pasar” y vaya al teatro, sea algo más que un parkinsoniano en crisis e invite a alguien al teatro. Si es usted mujer, reflexione sobre el rol femenino desde una postura religiosa y disfrute del trabajo de las dos actrices en escena, comente cuál es de su agrado, aunque sin dudar las dos están en la medida que el trabajo requiere. Cuando el público sabe que ha terminado la obra, se puede decir que el final cae solo; es el caso de esta propuesta escénica que usted disfrutará y recomendará para que cada jueves el Foro Shakespeare se llene ahora que aún abre sus puertas. Asista, vea buen teatro y obtenga el placer que da ver-se en actitudes cuestionables.

Por último, agradecer la atención de Daniel Austria por las facilidades otorgadas para la realización de la presente nota.

Alma Torices

teatrista

Funciones: jueves 20:30hrs., hasta el 17 de mayo de 2018

Teatro: Foro Shakespeare, calle Zamora 7, cerca metro Chapultepec.

Localidad: $350°° general, Teléfono de taquilla: 52560014

Duración: 90 minutos

Accesibilidad: Al lugar se puede acceder fácilmente por metro, trolebús o transporte que llegue al metro Chapultepec, así como en trasporte particular y en caso de requerir atención especial para el ingreso en silla de ruedas, será totalmente viable salvo el uso del sanitario que se ubica en el primer piso.

 

 

 

 

 

5 de marzo de 2018

 
 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar