Sábado Junio 24, 2017

...ni fila había

 

 

Pudimos apreciar en el Centro Nacional de las Artes, en su foro principal, el Teatro de las Artes, la puesta en escena de la Compañía Nacional de Teatro, basada en el texto del alemán Schiller, autor de transición entre el absolutismo y la burguesía cuyos dramas intensos tanto en el lenguaje como en las imágenes, según sus críticos, la puesta en escena Intriga y amor dirigida por David Hevia.

La historia interesante, aunque no parece semejarse a lo que el director dice en el programa de mano, o tal vez todo lo contrario: “La mía es una traducción para una puesta en escena a más de doscientos años de que fue escrita, y en otras latitudes. La voz de Schiller me hace pensar en teatro, en el otro, en la mirada del que escucha, la palabra pensada para ser escrita y luego darle la dimensión del ahora, hacer que viva cada vez que sea dicha sobre el escenario; en la magnitud filosófica de esta obra y al mismo tiempo la cercanía de sus personajes, seres de “carne y alma”, individuos en la búsqueda del absoluto, ya sea en el poder, en el amor, en el arte o la filosofía”. El subrayado es nuestro.

Quizá ahí el punto que se escapa a la vista cuando apreciamos esta puesta en escena cuyo contexto operístico se retoma creativamente como transición entre las escenas y el cambio de decorado; pero según los biógrafos de Schiller, éste en su ensayo Sobre lo patético establece que la música deberá “entusiasmar a quien la escucha y no sólo causarle un cosquilleo agradable”. ¿Cómo lograrlo cuando se recurre a una música comercial, reconocida y reusada? Quizá el punto no es si la música interpretada en escena es comercial o no, si es de un género tal o no que poco o nada tienen que ver más allá de una relación inmediatista con una tribu urbana o…

Entonces, entre el infinito de posibilidades de qué fue lo que pasó con esta puesta en escena, cuyo texto corresponde a una forma de expresión que si requiere cierto carisma para quien lo dice, cuya visual ofrece atractivos en los vestuarios y, por supuesto la música en vivo genera expectativas, cómo explicarnos que después del intermedio de, con casi todo el público de regreso, al final los espectadores aplauden pero ¿a la rola, a que acabó por fin o a la puesta en escena? Juzgue usted.

Para concluir esta nota le comparto una opinión, la única que escuché y que me parece por demás acertada: Es la primera vez que me pasa, en todo el tiempo que tengo yendo al teatro, que al acabar la obra los baños de mujeres están vacíos siendo que el teatro estaba casi lleno, bueno, es que ni fila había”. Aclaro que el teatro de las Artes con una capacidad mayor a los 500 espectadores cuenta con un cuarto de baño para mujeres, contiguo a la puerta de acceso a la cabina de audio e iluminación- de apenas dos servicios, y ciertamente si pude escuchar este comentario fue porque saliendo del patio de butacas, el baño estaba vacío. Insólito, ciertamente. Aquí le he comentado que al final de la puesta en escena, las personas hacen comentarios de la obra, de sus expectativas y gustos o desencuentros vividos en la experiencia escénica; éste no fue el caso, los baños vacíos, la gente salía sin comentarios ¿por qué?

Esperemos que el presupuesto que se recorta cada año a la cultura y las artes, a los programas culturales, educativos y becas con los que se mantienen propuestas como las que presenta la Compañía Nacional de Teatro, mire en sus recortes precisamente este tipo de puestas majestuosas que derrochan recursos y que poco o nada dejan en los espectadores. Un trabajo como el de los jóvenes enamorados bien lo podemos apreciar en los jóvenes egresados de las universidades con carreras de teatro y/o actuación, pero verlo en un espacio selecto, con un sueldo fijo y con la conciencia de que reciben formación para ello, es cuestionable el uso del presupuesto que, sobra decir, le sigue costando al pueblo (pagamos $30°° pesos) cuando tal vez, no tendríamos que pagar nada dado que es la compañía nacional de teatro, es decir, es la compañía que pagamos todos con el ingreso federal y la recaudación de impuestos. Y si el público no se fue, si permaneció en la sala es porque fueron enviados de diversas escuelas –aspecto que celebro pues de otro modo la gente no acude voluntariamente a ver teatro y menos si dura tres horas como en este caso-, pero ¿si hubieran podido, se van y no regresan? La respuesta la miro al final de la obra cuando la gente no hace ninguna referencia y, comentario acertado de una espectadora frecuente- ni fila hay en el baño.

 

Obra: Intriga y amor

Autor: Friedrich Schiller

Traducción y Dirección: David Hevia Miembro del Sistema Nacional de Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA)

Actuación: Rodrigo Alonso, Juan Carlos Remolina, Roberto Soto, Miguel Cooper, Laura Padilla, Mariana Giménez, Astrid Romo, Ana Isabel Esqueira, Néstor Galván, Carlos Orozco, Olaff Herrera y Aldo Axel García

Músicos: Alfonso Figueroa (bajo), Patricio Iglesias (batería) y Totém (guitarra)

Funciones: hasta el 2 de octubre en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (CENART), Churubusco casi esquina con Tlalpan, cerca metro General Anaya.

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Almas Gemelas

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom