Viernes Agosto 18, 2017

Mi nombre es Salvador

Obra: Mi nmbre es Salvador

Autor: Guillermo León
Director e idea original: Chiquinquirá Borbóm
Actuación: José Ángel Borbón, Rafael Gallegos Parra, Juan Pablo Rocha, Jimena Fernanda, Ana Cecili Azuela y Armando Said.
Compañia de teatro: 
 
 
 
Por qué cambiar así, no más..?

 

 

En el foro principal de Casa Actum, se lleva a cabo una propuesta única por la diversidad que presenta. Empiezo por decir aspectos ajenos a la propuesta, aunque no ajenos a su estancia en el lugar. Los domingos, además de las playeras con frases del cotidiano de los teatreros (propiamente teatristas), usted podrá apreciar producciones de Arte Huichol como los clásicos aretes y pulseras tanto como licor de tamarindo producido artesanal. Aquí empezamos a situarnos y ambientarnos para la puesta en escena.

Mi nombre es Salvador presenta la vida cotidiana de una familia nayarita al momento de celebrar los quince años de la primogénita. Así, nos reciben para la fiesta, han preparado pozole y nos dan pozole (rico sin par, sobra decir, diferente a lo que conocemos, se ve aguado, pero sabe extraordinario, hay lechuga y rábanos para ponerle en caso de que así lo desee). Vemos al padre de la quinceañera platicar con el compadre acerca de su inconformidad por tener que cambiar la siembra, sin razón, así no más; vemos a la madre platicar también que se están robando a los niños, hablan sobre la migración y los llamados daños colaterales, en la más relajada cotidianeidad suenan los balazos y todos al piso, normal, como siempre. Acaba los sonidos, se incorporan, se asoman, no es “nada” y seguimos como si nada, de verdad no ha pasado nada.

Entre la representación vemos a un niño que no hace caso a sus padres y unos padres que tampoco fuerzan la voluntad del menor (desde la mirada de los educadores esto es lo mejor para el crecimiento de los niños, pero ¿para el desarrollo de la voluntad humana, la falta de límites es lo mejor? ¿Obedecer a quién, en qué, para qué y hasta dónde?). Nos dicen que se vivía bien en Nayarit, pero ya no es lo mismo. El niño, jugando, nos dispara (¿qué hará ese niño con un arma real en las manos?).

En la puesta en escena vemos a Nervo (quien nace en 1870 cuando Tepic es parte de Jalisco y no de Nayarit), mencionan aspectos de la mítica región de Wirikuta y aclaran que ahí lo único pacífico es la cerveza. La figura de la joven quinceañera se dibuja perfecta con el atuendo de serpiente; el tema de la trata, la desaparición de jóvenes y la preocupación de las familias se hace latente, pero en realidad no hay nada que se pueda hacer, todo es cotidiano, asumido y aceptado.

Cuando comemos el pozole que hemos visto preparar, lo condimentamos y al esperar la ‘carne’ traen un cuerpo humano, ensangrentado, para comenzar a partirla; entonces lo rico del pozole se hace un nudo en la garganta. Sucede que entre la cotidianeidad de la vida común en Nayarit, ya hubo al menos una fiesta, sabida y conocida, de quince años con un pozole a la mexica (con carne humana, a diferencia de los mexicas que lo hacían en momento ritual con la carne de un guerrero capturado en batalla y sacrificado para honra de los vencedores, aquí lo han hecho por falta de recursos y sobra de cuerpos, sobra de carne comestible). En Nayarit el pozole se hace con camarón (originalmente), pero por lo ocurrido en la vida real, la creadora de la puesta en escena, Chiquinquirá Borbón, decidió contextualizar este pozole con carne, de forma teatral, para que el público se lleve la idea cercana a la realidad actual de la vida en Nayarit preciso en el marco del centenario de existencia nacional.

Entre las bondades de esta puesta en escena, además del pozole real, está la degustación de un dulce tradicional, que nos indican se está perdiendo, de nombre Ixtete, ya que sólo lo hace una familia en el estado. También nos dieron una degustación de ceviche de camarón seco

Inicié la presente nota señalando la “diversidad” presente en tan singular puesta en escena. Por un lado están los referentes a la vida cotidiana de los habitantes de Nayarit, en la que nos sorprende la naturalización de la delincuencia con la reacción ante la balacera, por ejemplo. La celebración de la fiesta de quince años y las reacciones del menor Salvador, quien dicho sea de paso pasa casi toda la obra en silencio, observando y reaccionando.

Por otra parte es una muestra gastronómica que deja al espectador con el placer del sabor del dulce ixtete, el ceviche de camarón seco y el pozole en este caso listo para ponerle un poco de carne. En este mismo apartado cultural está la presencia de Amado Nervo otorgando poesía y cierta belleza metafórica ante el impacto de esa vida cotidiana, del mismo modo hay presencia del mítico Wirikuta (hoy convertido en centro minero, basurero tóxico, cuyos mantos acuíferos de los ancestrales mixes, huicholes y tarahumaras son explotados). Con todo, la fiesta sigue su curso.

Temas como la trata, el narcotráfico, la violación a los derechos de los campesinos y el gusto por la vida en la tierra natal se presentan en un escenario para dignamente exponer aspectos culturales de Nayarit en su centenario.

Acuda, deguste y adquiera los productos que ahí se venden en línea directa. Un comercio justo en un espacio alternativo que le ofrece un trabajo profesional, con un impacto natural de no ser por ciertas exageraciones vocales que, esperemos, la actriz aprenda a modular en un espacio con las características sonoras de Casa Actum. El trabajo de Ana Cecilia Azuela es interesante y con futuro en la escena. Acuda y comente su percepción del pozole, del manejo que hay entre los cambios de tema y de escenas. Interesante también la propuesta escenográfica que se diluye quizá por el espacio.

 

Funciones: domingos 6pm, febrero y marzo 2017

Teatro: Casa Actum. Calle Héroes del 47-9, Coyoacán, a tres cuadras del metro General Anaya y a una de Tlalpan.

Localidad: $200°° general

Accesibilidad: Avenida Tlalpan y División del Norte. No hay estacionamiento aunque generalmente está el servicio de acomodares de autos.

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Niños Chocolate

La historia de Zahhak y Fereydún

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Almas Gemelas

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom