Meditación con
cuencos tibetanos
 
Los cuencos tibetanos son recipientes de metal cuya función es la emulación de los sonidos de la naturaleza. Los cuencos son encontrados regularmente en los Himalayas y en varios países vecinos como China, Tailandia y Japón. Los cuencos cantores llegan a pesar desde unos 150 gramos hasta varios kilos, de igual manera su tamaño varia desde los 5 cm hasta los 35 cm, sin embargo no es de extrañar encontrar ejemplares muy raros que tengan un mayor peso y tamaño.
 
Generalmente son fabricados con 7 metales, pero la cantidad de metales utilizados puede variar dependiendo de el are y religión de origen, se sabe que en las zonas donde el budismo prevalece llegan a contener hasta doce metales que son los  más importante en el budismo.
 
Son  muy utilizados en  la meditación, porque provocan sonidos únicos y ricos en armonía que son capaces de llevar al cuerpo a un estado de absoluto bienestar y paz. También es  conocido por la rama de la Musicoterapia su efecto curativos muy potentes y que a pesar de no estar probado científicamente se utiliza de manera muy frecuente en países como Alemania.
 
La terapia consiste en que el paciente se echa en una camilla con los ojos cerrados, el  terapeuta golpea y frota con una baqueta de  madera a los Cuencos Tibetanos, que cuando se manejan con suma maestría llegan a producir una gama de sonidos que guardan una relación armónica entre sí. Los sonidos varían en función del manejo de la baqueta y las características del recipiente.
 
También son utilizados muy frecuentemente en ritos ceremoniales, viajes astrales, el despertar de la conciencia y la terapia de enfermedades tanto a nivel físico, mental, emocional y equilibrio de chakras.
 
 
 
Imprimir