Sábado Abril 29, 2017



 

Singladura

"Médicos de la tierra" 

 

Gabriel García Márquez describió a los geólogos como “los Médicos de la Tierra”, una definición casi mágica, pero precisa y sin desperdicio alguno como toda la obra literaria de este gigante universal de las letras.

Viene al punto esta cita a propósito de la tarea que por  más de diez décadas ha acometido de manera exitosa el Servicio Geológico Mexicano (SGM), un organismo público descentralizado con personalidad jurídica y patrimonios propios, que encabeza desde 2013 el ingeniero geólogo Raúl Cruz Ríos, un experto en la materia, con una trayectoria profesional de más de 40 años.

De manera simultánea, este “Médico de la Tierra” también preside la Sociedad Geológica Mexicana, creada hace más de un siglo y la Asociación de Servicios Geológicos y Mineros de Iberoamérica (Latinoamérica, España y Portugal).

Casi en silencio, sólo roto por el estruendo del trabajo que los ingenieros en ciencias de la tierra, acometen en campo, en busca de desentrañar los misterios y contenidos en la geología del país;  el SGM aglutina a geólogos, geofísicos, geohidrólogos, ambientales, geodestas, químicos, entre otros,  haciendo una labor extraordinaria y poco difundida en el país.

Es una lástima,  si, que los mexicanos en general conozcamos tan poco sobre el Servicio Geológico Mexicano (SGM), una institución clave para generar riqueza a México, lo mismo que para el desarrollo de las ciencias de la tierra y el aporte económico al país, aspectos éstos nada despreciables en un contexto nacional crítico y complejo.

Resulta destacable, por ejemplo, la contribución del SGM a su operación al autogenerar recursos propios por un monto que ronda el 70-75 por ciento de su presupuesto anual y que se sustenta en la venta de productos y servicios científicos a empresarios mineros y dependencias de los tres niveles de gobierno, entre ellos Pemex, Conagua y Cfe.

Igualmente destacable resulta el perfil altamente profesional y geocientífico de los miembros del SGM, cuyo quehacer institucional soportan siete disciplinas geocientíficas: Cartografía Geológica; Recursos Minerales; Minerales Energéticos; Geociencia Digital, Geología Ambiental y médica, e Hidrogeología, así como dos Centros Experimentales de clase mundial estratégicamente ubicados en las ciudades de Chihuahua y Oaxaca.

Buena parte del trabajo del SGM explica que en los últimos años, México se haya colocado entre los primeros cinco países con las mejores condiciones para la inversión extranjera directa, al ubicarse como el quinto país más atractivo para la inversión en el sector minero, sólo detrás de Australia, Canadá, Chile y Brasil, pero por arriba de países como Estados Unidos, Colombia, Perú, China, Argentina y otros.

De igual forma, el SGM aparece clasificado entre los primeros servicios geológicos del mundo y está en condiciones  de constituirse en uno de los tres primeros de todo el mundo.

En un contexto nacional poco acostumbrado a la ciencia y donde las instituciones públicas son en general vistas como burocráticas y escasamente profesionales, conviene resaltar al SGM como una entidad alejada de esos estigmas que tan negativamente nos impactan como mexicanos.

Es útil saber que en México hay excelentes “médicos de la tierra”, que en su labor, que cumplen todos los días casi en silencio, se hacen ayudar de los famosos martillos de geólogo, o “bisturí de la tierra”, como suele llamarlos el Ingeniero Geólogo Cruz Ríos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar