Lunes Junio 18, 2018

ECONOMIAS

Más inversión, más empleos, menos salarios

 

El tema de los bajos salarios fue ampliamente abordado por los aspirantes presidenciales que coincidieron en la necesidad de aumentarlos, debido al grave deterioro en su poder adquisitivo sufrido a lo largo de más de 30 años.

El salario en México es el más bajo entre los países de la OCDE y de los menores en América Latina, lo que hace nugatorio el aumento de los empleos como destaca el Presidente Peña, al hablar de su sexenio como el del empleo, con la creación de 3.6 millones hasta hoy.

Tampoco ayuda mucho para entender los beneficios para los trabajadores de la inversión extranjera directa, que de acuerdo a los últimos datos ha sido la más alta de la historia, con record en el primer trimestre del año con un monto de 9,502 millones de dólares, casi 20 por ciento más que en el mismo periodo anterior.

Debe aceptarse que la generación de empleo formal siempre es positivo al representar la protección social del IMSS e Infonavit, sin embargo el descendente poder adquisitivo del salario  impide que un trabajador obtenga con su jornada laboral lo indispensable para cubrir sus necesidades básicas.

Con el ingreso laboral no se alcanza a cubrir ni siquiera el costo de la canasta básica. Por ejemplo en el año 2012, el minisalario era de 62.33 pesos por día y el precio de la canasta de 160.26 pesos, esto es apenas se cubría el 38 por ciento.

Para el 2017 el salario mínimo fue de 80.04 y la canasta básica llegó a 245 pesos, alcanzaba sólo para el 33 por ciento, cinco por ciento menos que en 2012, y para este año el salario subió a 88.36 al día pero la canasta básica rebasa los 260 pesos.

Esta política salarial del régimen es lo que pauperiza al trabajador y pese a que hasta organismos empresariales, como la Coparmex, plantean un  aumento extraordinario, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, que maneja el gobierno, se opuso a ello.

AHORROS

Hasta el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, (corresponsable de lo sucedido) rechaza que los bancos minimicen el ciberataque sufrido, que de acuerdo a cálculos extraoficiales  supera los mil millones de pesos, desde que se inició con acciones aisladas en octubre del pasado año.

Para el Banxico, es vital evitar estos riesgos con la aplicación de la ley, el castigo de los responsables y el cumplimiento de los estándares de ciberseguridad publicados en la circular de mediados del año pasado, para todos los participantes en el SPEI.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @salvador_mtz

22 de mayo de 2018

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar