Domingo Diciembre 09, 2018

 Lo que siempre has querido saber de un hombre tragafuego.
 
"Algunas morras se sorprenden, si no les gusta lo siento, ellas se pierden el fuego de mis besos.

Guadalupe dice que tragar fuego y beber diesel provoca que durante las mañanas tosa como "un troque viejo". También que escupa flemas negras que desprenden humo blanco cuando se estrellan contra el piso.

Redacción Visionmx

Nació en el Valle del Yaqui y vive en la ciudad de Hermosillo, Sonora ―a 300 kilómetros de la frontera con Arizona―. A los 14 años, Guadalupe vio truncado su sueño de trabajar como jardinero en suelo estadounidense al ser detenido y deportado por la patrulla fronteriza. Posteriormente el tren laboral mexicano lo paseo por los clásicos oficios lumpen-ocasionales: pepenador de basura, barre banquetas, obrero de maquiladora, malabarista, recolector agrícola, limpiaparabrisas y lustrador de calzado. Cada uno le mostró el infortunio y el desamparo. Hasta que una tarde, en medio de un caluroso desierto que en verano alcanza los 50 grados centígrados, vio la flama de la oportunidad bajo un semáforo en rojo.

Para conocer los senderos de quien domestica el fuego dentro de sus fauces abordamos a Guadalupe, mientras recargaba combustible en una gasolinera para iniciar su espectáculo, y le hicimos algunas preguntas.

VICE: Trabajar en un semáforo es peligroso y tú, aparte, lo haces tragando fuego, ¿por qué te iniciaste en esto?

Guadalupe: Mi hermano había trabajado en un circo y sabía cómo hacerlo. A veces lo acompañaba a los semáforos y miraba como él y otros batos del barrio lo hacían. Como no terminé la secundaria y me daban trabajos muy mal pagados y cansados, una tarde le dije a mi hermano que me ayudara. Me prendió la antorcha, le di un trago a un bote con diesel y lo escupí; se hizo el fuego frente a los autos. Desde ese día no he parado de hacerlo.

He sentido dolor al quemarme un dedo mientras cocino, así que me siento ridículo al tratar de imaginar cómo sería quemarme el rostro. ¿Cuáles son los dolores propios de tu trabajo?

Mi trabajo se divide en dos. Cuando "escupo fuego", que es cuando trago diesel y lo briseo a una antorcha encendida para que se haga la lumbre. Ahí siento que me encajan agujas en mi espalda al rojo vivo, y durante el día tengo agruras y dolor de estómago. "Tragar fuego" es distinto, también se hace con una antorcha encendida con gasolina, pero aquí de lo que se trata es de tragarme la antorcha para que se apague mientras la voy metiendo en mi boca. Es una ilusión, física pura: si no hay oxígeno no hay lumbre. En ese acto lo que me duele es la boca. El alambre de la antorcha se calienta y me quema los labios, por eso siempre los tengo marcados.

¿Es más peligroso escupir fuego que tragarlo?

Sí, cuando escupo fuego le tomo al diesel, pero el problema es que por más que trate de mantenerlo en mi boca siempre se me va un poquito al estómago. Es apenas un hilito, pero diariamente durante 13 años, así que imagínate cómo tengo la panza por dentro. Otro peligro es que escupo combustible pero se me puede desparramar en los cachetes y se me incendian con los trocitos de algodón que se van arrancando de la antorcha. Ya he tenido quemaduras de primero y segundo grado en la cara.

Tragar fuego ―por su parte― es un acto más de ilusión. Meto la antorcha en mi boca y conforme va entrando se va extinguiendo el fuego porque se va acabando el oxígeno; haciendo esto nomás se me queman los vellos de las fosas nasales, el paladar y la lengua al inhalar el fuego. También me puede dar cáncer en la boca, pero eso casi no pasa.

El diesel y la gasolina son para hacer funcionar locomotoras y automóviles. ¿De qué se enferman los tragafuego al beber estos combustibles?

Las enfermedades son algo de cada rato. Se te pudre la boca, la lengua. Te enfermas de los bronquios, te salen infecciones y llagas en la garganta. Te da cáncer de hígado, de pulmones y de estómago. Por eso diariamente tomo dos litros de leche de vaca. La leche encapsula la gasolina y el diesel, es como mi sal de uvas.

¿Crees que vas a morir de cáncer?

No creo. En este trabajo se mueren los que fuman ice ―metanfetamina―, los que inhalan solventes y Resistol 5000. ¿Por qué? Pues porque como se drogan mucho necesitan dinero y para eso hay que escupir y tragar fuego muchas veces durante el día, la tarde, la noche. Durante cinco años estuve enganchado de la heroína, pero ya la dejé hace unos meses. Todos los días en cuanto me levantaba me fletaba ―inyectaba― y las 24 horas del día las pasaba tragando y escupiendo fuego. Dos morros a los que les enseñé se murieron de cáncer de estómago; también eran adictos a la heroína.

¿Qué precauciones tomas para no ser atropellado por el tráfico vehicular mientras tragas y escupes fuego?

Antes de pararme en un semáforo le pido a Dios que me cuide, y que pase lo que tenga que pasar. Después de encomendarme, si no conozco los tiempos de duración de los semáforos donde me coloco, agarro mi celular y voy contando los segundos con el cronómetro para no apendejarme y que me atropellen. Lo importante es no tener miedo porque si lo tienes te quemas o te pasa un camión por encima. Mi hermano el que me enseñó murió atropellado por una camioneta que repartía ladrillos. Ese día yo no lo acompañé.

¿Has estado presente cuando a un compañero se le quema el rostro?

Me tocó ver que se le prendiera la cara a un pandillero que le dicen el Lacra, del barrio PVI; ahora tiene la mitad del rostro quemado. Se enredó con la novia de un bato y las cosas salieron mal. Estábamos en un semáforo y el bato ofendido le cambió el diesel de su bote por gasolina. Cuando el Lacra escupió la antorcha se le prendió el rostro y quedó tirado en la banqueta; tuvo que llegar la ambulancia. Después me contó que cuando se le prendió la cara sentía como si lo hubieran metido en una tina llena de aceite hirviendo para freír papas. Es que la gasolina se volatiza ―evapora― muy rápido y es más probable que si te quedan algunas gotas en la cara cuando la escupes cualquier chispa de la antorcha te incendie; por eso para ese acto de preferencia usamos diesel, es menos volátil y peligroso, pero más impactante y abrumador su fuego. Lo que todavía no entiendo es cómo no se dio cuenta de que había tomado gasolina en lugar de diesel, el sabor es diferente. Ni modo, se apendejó.

¿Se te complican las relaciones sentimentales al estar constantemente despidiendo un aroma a diesel y gasolina?

Algunas morras se sorprenden, otras se asustan y a otras les da vergüenza lo que hago para vivir. Siempre les digo que nunca dejaré de hacer este trabajo. Si no les gusta lo siento, ellas se pierden el fuego de mis besos. Una vez una mujer me pidió que me lavara la boca o masticara chicle para poder besarme porque decía que olía mucho a gasolina. Por eso trato de lavarme los dientes todos los días. La verdad es que mi ropa, mi cuarto y yo siempre estamos penetrados por un olor a combustible. En el pecho se me hace una costra de diesel que parece mugre; por eso a veces debo bañarme a diario.

¿Cuál es la parte positiva que hace que te mantengas en este oficio?

No tengo un horario y eso me gusta porque tengo la libertad de hacer lo que quiera, de andar aquí o por donde sea. Un día en un semáforo mientras tragaba fuego me encontré a un amigo de la primaria. Andaba manejando su ranfla ―auto― y le dio tanto gusto verme que me invito a comer y luego me llevó a su casa a conocer a su familia. Lo positivo también es que me da la oportunidad de conocer a muchas personas. Por ejemplo, me hice amigo de la muchacha despachadora de la gasolinera que está en la esquina y gracias a eso me vende gasolina y diesel en envases de plástico. Las gasolineras tienen prohibido vender si no es en galones especiales, pero como me hice su amigo me ayuda, con el riesgo de que la despidan.

Lo negativo es que con los años, como si fuera prostituta, me hago más viejo y los automovilistas me dan menos dinero. Cuando eres adolescente les das lástima, pero a los 27 años, que son los que tengo, ya no conmueves a nadie, ya te ignoran. Antes ganaba hasta mil pesos diarios durante nueve horas al día; ahora a veces no llego ni a los 500 pesos por el mismo tiempo.

Se dice que nuestras experiencias cotidianas son el origen de nuestros sueños, ¿cuáles son los tuyos relacionados a tu trabajo?

Sueño que se me incendia la cabeza y los automovilistas me ven pero no hacen nada. También sueño que yo soy uno de los automovilistas y que puedo verme quemándome, como si fuera otro yo. Los psicólogos que me han atendido cuando estoy en desintoxicación de heroína se ríen de mí cuando les platico mi sueño; dicen que es normal.

 

 

 

 

28 de noviembre de 2018

 

"Algunas morras se sorprenden. Si no les gusta lo siento, ellas se pierden el fuego de mis besos".

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Subterránea

Demandan con 100 mdd a hotel Hilton por grabar a huésped en ducha

Lo que siempre has querido saber de un hombre tragafuego

El estilo y la estética de los Mods Originales

Merolico

Encontrar Influencers en Redes Sociales

Table dance: oficio nocturno de alto riesgo

Trabajo de artesano es una forma de vida

¿Cuales son los usos sexuales de los robots que preocupan a los científicos?

Cumbiamberos

Nace una nueva tribu urbana: Los "swaggers".

Un recorrido por el reggae en México

La verdad sobre Malverde, el santo de los narcos

Los menonitas de México se debaten entre profundizar su aislamiento o abrazar la modernidad

La santa muerte en México

Jóvenes vampiros: ¿Nueva tribu urbana?

La ciencia se fija en los "hípsters"

En este "burdel" te recitarán poemas al oído

Heavies o metaleros

Esposa de Woody Allen sale en su defensa por polémica de acoso sexual

¿Qué es el cine noir?

Nomofibia, la enfermedad del siglo XXI causada por los celulares

Góticos / Cultura gótica

Famosa conductora de Televisa es vinculada con lavado de dinero

Inician proceso en Argentina para probar si indigente es madre de Luis Miguel

Pokemones

"Emos", la tribu de adolescentes tristes

Cholos, cultura chola o mestiza

Parafilias: qué son y que tipos hay

Canis

El fenómeno del rockabilly

Hipsters, cultura o estilo

Parejas Swinger

Consecuencias por el uso de esteroides

¿Qué es el Hentai?

Poliamor ¿qué es y qué tipos de relaciones hay?

¿Qué es Cosplay? Y su Historia

Motoclubes de México

La historia del twerking.

C-pop

Jpop, la música pop del Japón

¿Qué es K-Pop?

Sugar babies, ¿revolución sexual o prostitución?

Se busca escritor de relatos eróticos

Sociosexualidad: la nueva moda de tener intimidad sin estar enamorado

El culto a la santa muerte

Los voluntarios que ayudan a sentir placer sexual a personas con discapacidad.

Cines XXX en la Ciudad de México.

Cabinas sexuales en CDMX: ¿mito, realidad o leyenda urbana?

Las perforaciones corporales "El Percing"

¿Qué es Pansexual? ¿Se come?

El arte callejero, graffiti legal

El rock medieval: una nueva y exitosa corriente musical en Alemania

El sadomasoquismo ayuda a alcanzar la paz mental

La adicción de los videojuegos es un problema mental

El skateboarding en la CMDX potencializándose cada año

¿Quienes son los "Otakus"?

Los comerciantes de Tepito viajan a China

Estílo de vida

Lo que no sabías del fetichismo

Drag queen: ¿Cuál es su origen?

Adicción al sexo: Ninfomanía y Satiriasis

Feria porno cultural 2018

¿Qué es Alcohólicos Anónimos?

Sodoma 4to. aniversario del Instituto Mexicano del Shibari

Masaes eroticos

Películas snuff, entre el asombro y la duda

Narcocorridos evidencian la falta de derecho

El perreo, condenado por muchos, adorado por jóvenes

Las ferias con juegos mecánicos, tradición que genera alegría

Los globos de Cantoya en Mëxico

Las ofrendas del Día de Muertos, acto cultural

Las ferias religiosas en la Ciudad de México

El doggie boom, consuelo para unos, plaga para otros

Los jipitecas, hippies mexicanos

La Ciudad de México y sus sonidos

Legislación sobre drones, tecnología popular en México

Cuando el empeño es la única opción

Las mafias de los reclusorios

Los Pachucos, cultura que no muere

El marroneo, sin inhibición alguna

La música indie en México

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

Otakus, amor al anime y a lo digital

Mafias que transforman autos robados

Cine porno en México; una empresa difícil

Encuentro Latinoamericano de Nudismo 2016

Drag Kings, pasión por masculinizarse

Hipsters, centrados en sí, alejados de lo convencional

Citas a ciegas, emoción por lo desconocido

Motociclismo urbano, herramienta de asaltantes

Músicos callejeros, arte a pesar de la autoridad

Merengueros y volados, dulce tradición

Ligas de futbol llanero, pasión pura

El tianguis dominical de la Lagunilla, una tradición de antigüedad

Recuerdos a flor de piel; los tatuajes

Iniciará en septiembre la Primer Feria Porno Cultural

El Cutting, un grito de ayuda

Talleres mecánicos que obstruyen banquetas

Sugar Babies, jovencitas que buscan a su Sugar Daddy

Las drogas en los 60

Las expos de sexo

Los fresas, despreciados por todos

Drogas actuales, las sintéticas

Chicharrón prensado, papa y frijol; los tacos de canasta

Los frikis, encerrados en su interés

Obra de teatro con público y actores desnudos

Transporte en Edomex; problemática sin fin

Escuelas de striptease, sensualidad y condición

Los grupos satánicos

Las peores prácticas del ciclismo urbano

Los rastafaris

La cultura cumbiera

La prostitución protegida en Sullivan

Gruperos y el narco tráfico, en el mismo territorio

La Plaza Garibaldi, entre drogas y alcohol

Lluvia dorada, una parafilia segura

Vagoneros, una mafia que estorba

Placer adicional; los juguetes sexuales

Amarres eróticos, fantasía de muchos

Matar a la mexicana; asesinos en serie del país

La danza libre, romper esquemas antiguos

Charles Manson, demencia y brutalidad

Esteroides anabólicos y los efectos de su exceso

Las mafias de la Plaza de la Computación

Taxis piratas, problema que demanda regulación

Las luchas callejeras; ilegalidad y riesgo

Los antros swinger, entre el sexo y la ley

Rock en el barrio, identidad forjada con la música

Autopartes de segunda mano, una industria lucrativa

Algunas sectas que adquirieron notoriedad

La zoofilia, riesgosa e inequitativa

Las camgirls, oficio lucrativo y erótico

Modelos alternativos, lo diferente impone

La devoción a San Judas Tadeo, abogado de causas difíciles

Los músicos callejeros, talento desaprovechado

Para mimos, los de Coyoacán

Futbol llanero, pasión, entrega y ganas de jugar

Ciclistas en el DF, transportación y salud

Mochileros, una forma de vida intensa

Obsesión por las mascotas, signo de soledad

Anabolizantes en la alterofilia

La ludopatía en los casinos; asunto de mujeres maduras

La hipoxifilia, placer por asfixia

Punketos: el descontento contra la sociedad

Máscara contra cabellera; la lucha libre en México

Los emos, el drama a todo lo que da

El gran valor de las artesanías mexicanas

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Comunidades en Facebook, una nueva forma de organizarse

Performance urbano, rechazo a lo establecido

Las parafilias, complementos que satisfacen

Hoteles de paso actuales, rapidines con ambiente

La subcultura de los mirreyes, futuros gobernantes del país

Lo esencial de los eventos masivos

La vida de los limpiaparabrisas en México

La brujería, un práctica histórica

El Santerismo, una práctica religiosa estigmatizada

Los ciclistas de la Ciudad de México disfrutan de facilidades para rodar

La influencia de los comics en México y sus mayores representantes

Los cómics norteamericanos, pioneros en aventuras

Manhwa, el cómic surcoreano

Manga, el cómic japonés

Limpiaparabrisas, el oficio que los conductores repudian

La melancolía de los góticos

El fisicoculturismo, un estilo de vida polémico

Una red de delincuencia urbana, los franeleros

Sexo en el metro, sin riesgo para los sexoservidores

Acoso sexual en el transporte público

Exhibicionismo masculino, placer al mostrar

Exhibicionismo femenino, atraer por sorpresa

Antros para jóvenes en la Ciudad de México

Trajineras-antros en Xochimilco

¿Bailamos? Los sonideros de la Ciudad de México

Diversión sin horario límite, los “after hour”

Las pulquerías, una institución en Mëxico

Necrofilia, amor por los muertos

Las casas de citas actuales en la Ciudad de México

La prostitución masculina en la Ciudad de México

Fichas y cabareteras, tradición que se pierde

El rap mexicano, género en constante desarrollo

Los Neo-Hippies, la plenitud sin pelear contra el sistema

Una gran tradición, los salones de baile en México

Uso de anabolizantes en la alterofilia

K-pop en México

Esteroides, anabólicos y los efectos de su exceso

Historias de las sectas más peligrosas del mundo

Los Mods, la tribu urbana de la década de los 1960

La inmortalidad y la ciencia de acuerdo al Movimiento Raeliano

Hipoxifilia: placer riesgoso

La Santa Muerte: un culto milenario

Punketos: rebeldía contra lo convencional

La Mecanofilia: Sexo con Máquinas

Rap mexicano: en la escena subterránea

El origen de los Mara Salvatrucha

Parafilias: placeres al máximo

Lo agradable de los antros gay

Antros Lésbicos: ¿Aburridos?

La Cultura del Slam

El culto a San Judas Tadeo

Piercings

Tatuajes... ¿Arte Cultural o Moda Pasajera?

Sex Shop

El Fetichismo

Motociclistas deporte o vandalismo

Limpias y desalojos espirituales

¿Los Cholos están aquí?

¿Cómo son los floggers?

Los danzante del Zócalo, tradición y diversión

Las fiestas sonideras ''una tradición mexicana''

Los frikis ¿Moda o estilo de vida?

El sadomasoquismo, dolor en busca de placer

Arrimones Encoxadas y Groping por la ciudad

La leyenda De la cajita feliz

Los ''skatos''

La tribu urbana ''Los Darketos''

Al Natural

Activistas feministas se cagan y menstrúan sobre la bandera del Estado Islámico

Los Bikers la subculura del motociclismo no deportivo

La tribuo Emo y su origen

El Chopo, un espacio ceremonial en resistencia

¿Que son los darketos?

Una práctica sexual poco inusual: el dogging

La nueva subcultura de los Cholombianos

Cholombianos:subcultura de Monterrey

Renace en la zona urbana el Rockabilly

La música balcánica con ritmos gitanos

Recorrido en Cines Porno

Grafiti de acción contestataria a expresión artística

Poliamor, amar libremente

Nudismo por placer

PERREO

Cómics al cine, en radio UNAM

Cacería de jaguares