Sábado Abril 29, 2017

AUNQUE PESE

¿Llama Miranda a las autodefensas?.-De manera torpe e irresponsable, como si la seguridad pública fuera responsabilidad de los ciudadanos y no del estado que él representa, Luis Enrique Miranda, en su carácter de secretario de Desarrollo Social pidió a los ciudadanos de Querétaro “partirle la madre” a quienes intenten  llegar a la entidad a deteriorar la seguridad que se vive en el estado.

Por menos que eso han surgido grupos de autodefensas en distintas partes del país, especialmente Michoacán, Guerrero, Jalisco y Oaxaca, que una vez creadas nadie sabe a quién sirven, si a la delincuencia o a la ciudadanía, sí coadyuvan con el gobierno en busca de la paz pública o con el crimen organizado garantizando rutas libres para el tráfico de drogas, armas, cualquier otro producto o personas, si trabajan para uno u otro bando del narcotráfico.

La irresponsabilidad de Miranda, hasta hace menos de un mes subsecretario de Gobernación, es inaudita, por ser en sí misma un llamado a la violencia. Sin más, en un acto desarrollado el martes anterior en el municipio de Pedro Escobedo, Querétaro, acompañado del gobernador Francisco Domínguez, el funcionario federal, dijo a todos los presentes:

“Así como se parten la  madre los migrantes, pártanle la  madre a esos malos que quieren venir a su pueblo a quitarles el orden, la paz y los beneficios, no dejen que los malos lleguen. No dejen que este estado se convierta en algo que no quieren".

¿Acaso son los ciudadanos, el pueblo, los responsables de la seguridad pública o de sancionar a los malos? ¿Acaso no es la autoridad municipal, estatal y federal la responsable de cumplir y hacer cumplir la ley para dar a la ciudadanía condiciones de vida ordenada, pacífica y en apego a derecho?

Lo hecho y dicho por Miranda, muy cercano a Peña Nieto desde que era gobernador del Estado de México, habla por sí solo de la pobre concepción de la responsabilidad que como representante del Estado tienen los funcionarios federales y muchos estatales y municipales.

En la misma posición cayó Francisco Domínguez, el gobernador de Querétaro, que no tuvo los tamaños para frenar al titular de la Sedesol en sus desproporcionadas palabras  y aclarar que la responsabilidad de la paz pública es exclusiva del Estado.

Por lo que se ve el Estado fallido ha llegado ya al grado de llamar a que cada quien se haga justicia con su propia mano. Así vamos.

SUSURROS

El presidente Peña Nieto podría preguntarse a sí mismo porque los mexicanos se han desilusionado de la democracia, como bien lo hizo ver en su intervención en la Asamblea General de la ONU. No basta con apreciar que "muchas sociedades se encuentran francamente insatisfechas con su condición democrática actual”, ni que esto aleja a los ciudadanos de sus autoridades con riesgo de dar campo fértil a la demagogia. Si no que el verdadero riesgo no es el que el Presidente advirtió en Nueva York, sino el de que los gobiernos no se preocupen por elevar la calidad de vida de sus gobernados y solo den protección y garantías al gran capital, porque así realmente lesionan el sistema democrático. La mentira, llámese demagogia populista o neoliberal, es lo que hoy día tiene a la democracia en jaque.

Bien por el rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, Jorge Olvera García, al remitir la postulación al Premio Nobel de la Paz al padre José Alejandro Solalinde Guerra, egresado de la Facultad de Humanidades de esta casa de estudios.

 

 

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  Twitter:  @salvador_mtz

-o-o-o-o-o-

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese