Domingo Noviembre 18, 2018

 

La divina ilusión

 

Autor: Michel Marc Bouchard
Traducción y Director: Boris Shoemann (Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte 2016)
Actuación: Pilar Boliver, Dalí González, Miguel Conde, Olivia Lagunas, Miguel Corral, Gabriela Guraieb. Constantino Morán, Servando Anacarsis Ramos, Eugenio Rubio, Mahalat Sánchez y Carmen Ramos (Becaria del Sistema Nacional de Creadores Fonca 2018-2020)
 
 
 
 
 
…porque no es mi vida.
 
El teatro principal del Centro Cultural Helénico tiene el telón rojo cerrado, los espectadores entran a las butacas indicadas en los boletos y, en general, siguen conectados al celular. El teatro recuerda medidas de seguridad y pide que los teléfonos se apaguen. Por favor, estimado lector, haga caso en apagar porque si lo deja en modo ‘vibrar’ interrumpirá la función. Esta puesta en escena es una muestra de pasión, talento y oficio que lo cautivará en cada hora de la representación, afirmación que se comprueba cada lunes y que usted podrá verificar cuando la vea.

Al tiempo del oscuro en la sala se oye un canto suave, una voz de armonía espiritual nos guía por entre la luz azul tenue que muestra el escenario ya con el telón arriba. El canto y la ubicación de cuatro camastros sencillos con una almohada blanca nos llevan a un lugar en paz. Un joven escribe y lee una escena que cierra con la frase: amo el teatro porque no es mi vida. Se trata de un seminarista, con recursos económicos para destinar su vida a la piedad, sin embargo el prefiere el teatro. Admira a una actriz que preciso llega a este lugar y anhela verla. La disciplina religiosa lo lleva ante la diva en circunstancias nada favorables que él asume y cumple: pide a la sin par Sarah Bernhardt que se retire de la ciudad.

Por otra parte, este joven dramaturgo-seminarista conoce a su nuevo compañero de celda que viene escoltado por su madre y hermano menor. Él, atento, toma nota de todo, cada detalle percibido favorece la atención con el espectador. El recién llegado no goza de la misma posición económica por lo que el hermano menor trabaja, clandestinamente, en una fábrica. La pobreza es nueva, nueva para el dramaturgo incipiente, se hace atractiva. La presencia de una autoridad religiosa establece la antítesis de la obra: el teatro es malo. A partir de estos elementos (un seminarista pobre, uno adinerado, un clero renuente al teatro y la presencia de una diva de la escena) se genera la trama de forma dinámica tanto en el discurso como sobre el escenario. El movimiento que la dirección ágil y precisa genera favorece a que el espectador atienda, se conmueva y juzgue ante frases y acciones como la pederastia en el clero.

Los actores mueven los camastros, único elemento sobre el escenario, y crean calles, biombos de un camerino, las paredes de una casa y las mesas de trabajo de la fábrica. Entre risas, coqueteos, el mismo diálogo, se da el cambio y la iluminación se modifica en apoyo a la ficción que el equipo reunido por Boris Schoemann (Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte 2016) presenta para usted en breve temporada ya que se presenta únicamente los días lunes por la noche. Los cambios realizados con gracia por los actores, regresando al tema, llevan suavemente a la siguiente escena, en otro lugar y con nueva información que va tejiendo la trama. La escenografía de Fernando Flores Trejo (también la iluminación) provee dinamismo sobre el escenario con espacios íntimos. Los actores, profesionales y con oficio, mantienen a sus personajes, esperan a que el público calme la risa que en momentos es explosiva; llevan mesuradamente cada gesto que hacen única a La divina ilusión.

Entre los trabajos actorales es notable –cautivador- el de la actriz Pilar Boliver (egresada del Colegio de Literatura Dramática y Teatro, UNAM) interpretando (recreando) a Sarah Bernhardt. Sea usted testigo de los cambios que hace la actriz para matizar a su personaje y, al momento de emitir la segunda declaración, note el cambio que hace al hablar “sobre la importancia del arte en la sociedad”. Un personaje entrañable –como los acostumbra a presentar la actriz- que da vitalidad a las escenas en franco contraste dramático para establecer el conflicto.

Hoy en día es común que el teatro manifieste una postura ante un hecho real, sin embargo en el principio del siglo XX no fue así, de ahí la trascendencia en las declaraciones de Sarah Bernhardt y el paso al teatro llamado social. Hoy en día es fácil ver en la cartelera el anuncio de obras que “disminuyen el abuso”, “concientizan sobre el abuso”, “educan en contra de la violencia”… sin que sean más que placebos para cierto sector social y que sirven para la obtención de una beca o patrocinio. En sentido honesto y directo, el teatro no modifica la realidad como lo hace una acción política; no obstante el teatro presenta posibilidades y cada espectador decide el impacto que permite en su vida cotidiana. Por eso, si usted ve La Divina Ilusión podrá disfrutar sin par la actuación, encantarse con la propuesta de espacios, sorprenderse con la naturalidad de los abusos hacia los trabajadores, dejarse seducir por el amor y la pasión de cada uno de los personajes, en fin, usted realmente verá una puesta en escena que querrá volver a ver (y esperamos que así sea y que regrese con alguien más compartiendo su experiencia) porque el teatro, aunque no es su vida, ciertamente habla de usted.

Por ver esta puesta en escena no se mejoran las condiciones de trabajo infantil, aunque está prohibido, existen, pero usted podrá acercarse a estilos de vida que son reales tanto como el enamoramiento entre seminaristas, menos criticable que entre sacerdotes e infantes. La participación del elenco lo satisface en cada escena. Miguel Conde, a quien usted reconocerá por sus diversas presentaciones en televisión, interpreta al representante de la actriz, muestra diversas emociones y reacciones que hacen de su personaje una presencia indispensable para el contraste en escena. La sin par Olivia Lagunas (Madeleine), recrea a la actriz acompañante de la diva, en la escena con el seminarista seguramente lo hará reír y recordarla así como el trabajo de Mahalat Sánchez en el personaje de la madre del seminarista y el hijo menor –que fuma- trabajador de la mima fábrica donde ella trabaja y se mueren niños entre las máquinas. Sin más, se puede afirmar que el elenco es integrado de tal suerte que no se perciben niveles de interpretación sobre el escenario; es decir que están nivelados por la dirección. Todos precisos, todos importantes y todos mágníficos.

Acuda a esta puesta en escena y déjese cautivas por un teatro que le crea una ficción favorable a que usted disfrute y, si lo permite, reflexione sobre la puesta en escena, el trabajo infantil, el abuso hacia menores, la importancia del arte. En fin, debe verla antes de que se acabe. La profesión se nota cuando la voz es audible aún entre la risa del público; el oficio se demuestra con las acciones y reacciones que llenan el escenario en las diferentes interacciones sobre el escenario.

Estamos ante una puesta en escena que nos lleva a la risa honesta pasando por la indignación y la sorpresa. Referencias a diferentes autores como Dumas o Dostoiesvki, analogías entre María y Medea –por el sacrificio de los hijos- o las “ocurrencias” de este joven inexperto hacen que la empatía se dé y mantenga el público aún con el intermedio; es decir que la obra está tan bien hecha que la gente, teniendo la oportunidad de irse, decide mantenerse en la sala hasta acabar la representación (salvo algunos colaboradores de prensa que no ven las obras completas y se van cuando pueden, solo ellos en esta ocasión, dejaron la sala).

Sin duda alguna una puesta en escena que debe ver porque tiene vestuarios que nos remiten a la época, porque la iluminación, sin abusar de los recursos, sugiere ambientes y espacios que se delimitan con los elementos escenográficos, porque es una puesta en escena hecha para verse en diferentes espacios y porque, a fin de cuentas, si el teatro no es ese espacio donde se liberen la pasiones humanas –de los que pueden ir al teatro- ¿dónde más?

Acuda y escriba su parecer de esta puesta en escena. La dirección es de lo más amable que hay para los cambios de los espacios que realizan los mismos actores como parte de su escena, es decir que si van por la calle, así, en esa actitud, hacen el cambio de decorado que consiste en modificar la posición o lugar de los supuestos camastros: hacen de mesa de trabajo, de pared, de media pared, de biombo.

Las voces y las reacciones de los actores le harán pasar una velada inolvidable y memorable. Sin más, acuda al teatro y déjese llevar por la magia de La Divina Ilusión.

Para terminar, decir que la “divina” es la actriz Bernhardt, la ilusión es la no percepción de la realidad circundante y La Divina Ilusión es la creación que Boris Schoemann le ofrece en la segunda temporada que usted debe ver acompañado.

Agradecemos el apoyo de Gaddi Miranda para la realización de la presente nota y a todo el equipo que labora en el Centro Cultural Helénico por las facilidades otorgadas.
 
Alma Torices
teatrista
 

Funciones: lunes 20:30hrs., hasta el 16 de abril de 2018

 

Teatro: Helénico, Centro Cultural Helénico, Avenida Revolución 1500, Colonia Guadalupe Inn, metro Barranca del Muerto, Metrobús Altavista.

 

Localidad: $200°° y $350°° disponibles en la taquilla del teatro así como vía Ticktmaster.

 

Duración: 120 minutos

 

Accesibilidad: el teatro cuenta con rampas de acceso hasta el foro por lo que precisa un poco de ayuda para ingresar en caso de silla de ruedas o muletas; los sanitarios son estrechos; cuenta con señores que estacionan los carros y trasporte público. Si acude en bicicleta, al llegar le indican dónde la puede sujetar dentro de las instalaciones del centro cultural.

 

 

 

 

 

5 de marzo de 2018

 
Imprimir       Correo electrónico

Comentarios   

0 #1 Alvin 08-03-2018 05:59
I have checked your website and i've found some duplicate content, that's why you don't rank high in google's search results, but there is a tool that can help you to create 100% unique articles, search for; Best article rewritwer Ercannou's essential tools

My web blog ... SharynChief: https://MarlysSee.wix.com
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar