Sábado Abril 29, 2017



Singladura

La derrota.

Durante semanas se envalentonó. Es más, actuó como el chico más malo del barrio, el perdona vidas, el que las trae todas consigo.

Ensayó con enorme satisfacción la política del palo y la zanahoria. Palo para todo aquel que osara oponerse. La zanahoria para los dóciles. Así le fue.

No entendió razones ni argumentos. Lo suyo fue cumplir la orden de su jefe y aplicar a rajatabla la famosa reforma educativa. Pese a llamados insistentes, Nuño Mayer se aferró al hierro candente de la madre de las reformas. Y así le fue.

Se le hizo notar que en este país nada pasa hasta que pasa. Pero no hizo caso. Estuvo convencido de que el poder de su amigo, el presidente Peña, bastaría para contener cualquier osadía. Su comportamiento público       -el privado poco importa- fue desafiante, temerario. Se echó al plato a cientos de maestros con el argumento de que nada lo haría recular en el cabal, absoluto e irrestricto cumplimiento de la ley, la reforma por supuesto.  Llamó a los maestros delincuentes, defensores de privilegios. Se acabó la impunidad, dijo repetidas ocasiones.

Mandó a prisión a numerosos dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Los acusó de pretender perpetuar privilegios, de lavado de dinero y aún de robo. Nunca hizo un gesto de distensión. Al contrario. Retó una y otra vez confiado del respaldo del presidente. Pero así le fue. Olvidó que quien cobija descobija cuando le llegue la gana. Pero Nuño se montó en su cuaco y paseaba a placer por la hacienda presidencial.

Vino Oaxaca, donde la resistencia a la reforma cobró entre seis y ocho vidas. Dejó heridos a centenares y se agigantaron los daños materiales.

Con la cólera encendida no se juega. Tuvo que entrar en acción el titular de Gobernación, el duro de Miguel Angel Osorio Chong, para anunciar lo impensable: diálogo.

Osorio Chong debió además evaluar en el anuncio de diálogo la inminente marcha del domingo próximo, convocada por López Obrador. Algo tuvo que influir esta bandera en el ánimo del titular de Gobernación.

Pero el fondo es que el ex gobernador hidalguense le ganó la partida a Nuño, quien virtualmente perdió por partida doble. Primero y casi de manera segura  la titularidad de la SEP, segundo la carrera por la nominación presidencial.

A Nuño sólo le queda decidir la fecha y la manera porque en política esta es fondo según dejó asentado Reyes Heroles..

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar