Viernes Julio 20, 2018

AUNQUE PESE

La compra de votos

 

En México es lugar común hablar de la compra de votos en los procesos electorales, desde las clásicas tamaladas, el ratón loco y demás prácticas de acarreo y compensación pecuniaria por el sufragio hasta el burdo pago directo que hoy se opera o se dice opera.

Las recientes informaciones sobre el pago de efectivo en las oficinas del PRI, con largas colas de ciudadanos, no extrañaron a nadie aunque nadie las investiga para probarlas y sancionarlas.

Ni el INE ni la Fepade parecen hacer algo que evite esas prácticas mediante sanción ejemplar al partido que las practique, que según se dice son todos o pueden serlo, por la tolerancia de las autoridades electorales que parecen ciegas y mancas ante tales abusos.

La situación ha llegado al extremo como en Nuevo Laredo donde algunos ciudadanos agarraron, desnudaron y pintarrajearon a compradores de votos, caso en el que tampoco ha habido intervención de la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales, cuyo titular brilla por su ausencia, inoperancia y/o  complicidad.

Se asegura que la oferta por los sufragios van de los 500 hasta los cinco0 mil pesos en caso de presidentes de casillas o representant4es de los partidos en las casillas electorales, incluso hasta algunos priistas se han atrevido a sostener que se cuenta con 400 millones de pesos para la adquisición de sufragios el día de los comicios.

Verdad o fantasía, los hechos deben investigarse pero nada sucede.

SUSURROS

La ola conservadora en los resultados electorales en América Latina se mantiene en Colombia con la victoria del derechista Iván Duque sobre el izquierdista Gustavo Petro, con 54 por ciento de los sufragios en la segunda vuelta.

Quien es considerado el verdadero triunfador es Álvaro Uribe, pues no son pocos los que consideran a Duque un títere del ex presidente, quien además podría tomar venganza del actual presidente Juan Manuel Santos, con quien siempre estuvo en discordia por sus convenios pacificadores con las FARC.

Por ello no extrañaron las primeras palabras de Duque sobre la necesidad de aplicar “correcciones” a los acuerdos de paz para poner a las víctimas en el centro del proceso y sancionar a quienes los violentaron.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @salvador_mtz

                  

 

 

ooOoo

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar