Domingo Diciembre 09, 2018

 Javier Dzul, ser maya y contemporáneo en Nueva York.
 
Allá sintió el llamado de sus raíces y creó una mezcla de bailes rituales, acrobacia y contorsión con bolero, danzón y rap.

Javier Dzul, es uno de los muy contados coreógrafos de danza contemporánea que es maya. Durante enero y febrero, su compañía, Danza Dzul, representó México Maya en Nueva York.

Redacción VisionMX

La obra teje la belleza de la danza con el atletismo de la acrobacia creando sorprendentes imágenes llenas de magia y poesía. Para entender el trabajo de Dzul y en particular México Maya, su obra más autobiográfica, vale la pena recalcar algunos datos de su historia. Javier, cuyo nombre verdadero es Wayol Kikin Bi Kukul Balan Dzul Chiquini que significa, Hijo de la luna-jaguar-serpiente emplumada, es originario de Edzná, un pueblo selvático en Campeche. Al platicar con el coreógrafo, reveló que creció en la jungla aprendiendo la lengua y los rituales mayas. Relató que sus padres, que son chamanes, lo entrenaron como nahual: enseñándole a imitar el movimiento de diferentes animales para transformarse en ellos y así comunicarse con los dioses y con la naturaleza. Aunque Dzul debía haberse vuelto chamán, terminó como coreógrafo en La Gran Manzana. Javier explicó que sus padres, decepcionados por la discriminación a los indígenas en México y por la despoblación de Edzná, que se rehabilitaba como zona arqueológica, le buscaron otro destino. Cuando era chiquillo, el Director del Museo de Antropología de Veracruz, cuyo nombre no recuerda, iba frecuentemente a su pueblo, y en una de sus visitas lo vio participar en un ritual maya; asombrado por sus dotes motrices, les recomendó a sus padres que lo mandaran a estudiar danza escénica. A los 16 años, Javier se fue de La ciudad de los Itzáes a Xalapa para estudiar la carrera de bailarín en la Universidad de Veracruz. Gracias a su talento y a su formación se integró a los Ballet Folklórico de México y al Ballet Nacional. Obtuvo becas para estudiar en el Ballet Nacional de Cuba y después en la Escuela de Martha Graham en Nueva York. Más tarde, bailó en varias compañías de la Capital Cultural del Mundo. Entre ellas: la de Martha Graham y la de Alvin Ailey. Y a partir de 1999 empezó a crear su propia coreografía. En pocas palabras, Dzul se había vuelto un artista contemporáneo dentro de la tradición occidental. Pero dejó de satisfacerle. En una entrevista de hace tres años en Banff, Canadá, el coreógrafo relató que al madurar y adentrarse en su propio trabajo, quiso bailar algo más íntimo, algo que tuviera que ver con quién era él. Sintió que sus raíces lo llamaban. Si bien había concluido que no debía interpretar danzas rituales frente a un público que no conocía su significado, deseaba que las leyendas y los mitos mayas que había heredado se dieran a conocer. Por eso, creó su propia compañía. Dzul recordó que en la mitología maya, además de este mundo en el que nos encontramos, hay mundos arriba y hay mundos abajo, y quiso representarlos. El cuerpo en el suelo podía simbolizar al ser del inframundo. El cuerpo erguido podía representar al ser del mundo terrestre. Pero se preguntó a sí mismo: ¿cómo evocar un plano celestial? Sentía que el piso lo paraba, que al saltar podía obtener altura pero necesitaba ir más arriba. Para lograrlo, integró a su coreografía la acrobacia aérea utilizando trapecios, argollas y tela acrobática. El día de hoy, sus obras combinan la danza contemporánea, el ballet, la acrobacia aérea y el contorsionismo. El coreógrafo me narró cómo su transición de la selva a Nueva York fue abrumadora. Indicó que no es fácil ser indígena, no hablar español ni inglés; no entender la cultura mexicana, ni tampoco la estadunidense. Pero se propuso abrirse a otros mundos, tratar de comprenderlos y hacerlos parte de sí mismo. Esta reflexión le dio forma a México Maya. Antes, las obras de Dzul habían lidiado con temas mayas, mexicanos e hispanos refiriéndose a cada uno de estos universos individualmente. Pero en México Maya, su obra más ambiciosa, juntó estos universos representando momentos catárticos de su vida en cada uno de ellos. Javier puntualizó que esta coreografía ilustra su viaje a través de tres culturas, la indígena, la mexicana y la estadunidense y cómo este viaje ha moldeado la visión de su compañía. México Maya es una danza-drama dividida en tres partes. La primera parte, recrea una de las versiones de la Creación del Popol Vuh. Incluye un solo de ballet que representa un ave sagrada; un solo acrobático que representa una princesa; un dueto con contorsionismo que representa la conexión entre dioses y humanos; y danzas grupales que se caracterizan por movimientos rudos, intensos y angulares además de poses inspiradas en jeroglíficos mayas. Los sonidos de la selva mezclados con música épica acentúan la cualidad dramática de la narración maya. En ella, unos gemelos son convocados al inframundo y retados a un juego de pelota por los dioses de Xibalbá. Los gemelos son derrotados en el partido y los dioses los sacrifican. De la sangre de los perdedores nace un árbol prohibido. Al comer de su fruto, una princesa se embaraza reencarnando a los gemelos. De estos, eventualmente surgirá la humanidad. Corte. "México, otro mundo". El grupo interpreta una cumbia. Silencio. Varios cuerpos inmóviles forman una calaca, un emblema típico del folclor mexicano. De la boca de la calaca, sale el personaje protagónico interpretado por Dzul. Queda solo bajo un cenital. Al ritmo de una batucada, se mueve lentamente en cuatro patas como un animal acechando a su presa para finalmente, erguirse. Los movimientos pulsantes y aislados de su pelvis, de sus hombros y de sus muñecas y las ondulaciones de su columna vertebral manifiestan metamorfosis. La imagen y la escena aluden a la idea maya de constante renovación: la muerte antecede a la vida. El hombre, como los astros y la tierra, se renueva continuamente.

La segunda y la tercera parte de la obra consisten de viñetas. Algunas hacen alusión a tener una pareja y una familia. Otras se refieren a ser emigrante: al choque cultural, al desarraigo, a la nostalgia del hogar perdido y a la adaptación a nuevos ambientes. Y otras más, lidian con las vivencias de ser artista: enfrentarse al riesgo, inspirarse y crear. Lo que parece unir a estas escenas es la cosmovisión integral de los mayas en la que todo tiene una razón de existir y el propósito del individuo es vivir en armonía con todo lo que lo rodea. Duetos y tríos sensuales interpretados por el personaje y distintas bailarinas al ritmo de boleros evocan el éxtasis del amor y el dolor del desamor. Tras estos bailes íntimos y líricos, el grupo interpreta una danza moderna llena de fuerza, tensión y movimientos desarticulados y angulares. Entonces, Dzul aparece nuevamente solo, jorobado, sentado en una silla como si la contraposición entre la vida íntima y la vida profesional lo agobiaran. Se levanta moviéndose como un anciano exhausto, vencido por la vida. La atención vira a tres chicas en vestidos de lentejuelas cortísimos que interpretan un mambo provocativo con sus característicos pasitos cortos y giros sensuales de cabeza, caderas y hombros. El hombre, atraído por la sensualidad femenina, se revitaliza e interpreta un dueto ardiente con una de las bailarinas. A esta escena cómica y cachonda le sigue un dueto poético titulado "Inspiración" en el que Dzul y una bailarina de ballet representan al artista y a su musa. Él se mueve reflejando los movimientos de ella hasta que al fin, la toca y bailan juntos volviéndose un solo ser. Esta serie de escenas discordes parece indicar que para el coreógrafo la creatividad artística emerge del dominio del oficio dancístico y de la reflexión sobre lo vivido. A continuación, se presenta una escena nostálgica que evoca el dolor del hogar perdido, de la separación de los queridos, del desarraigo. Al son de "Cada día pienso en ti" y de "Volver, volver" y un texto grabado que habla de una hija que no ha visto a su padre en años, el personaje y otra bailarina interpretan un dueto añorante. Al mismo tiempo, como una memoria de un amor perdido, otra bailarina suspendida de un marco de madera colgado de cadenas del techo interpreta movimientos fluidos. Entonces, Dzul aparece nuevamente solo. Suspendido de una tela que cuelga del techo, da giros repentinos de 360 grados cayendo a unos centímetros del suelo al ritmo de un rap que se refiere a vivir en el presente y no atorarse en fallas pasadas. Se enrolla nuevamente en la tela y vuelve a caer, una y otra vez. Finalmente, baja de la tela y en silencio, avanza hacia el público con los brazos abiertos claramente satisfecho. Las hazañas que desafían la gravedad, la gimnasia peligrosa saturada de poses dramáticas y la caminata triunfal muestran una transformación que parece ser una reconciliación con lo vivido, una catarsis. Para cerrar, al ritmo de "Black Magic Woman" de Santana, el grupo interpreta una danza que incorpora movimientos de las escenas anteriores evocando lo maya, lo mexicano y lo global. El carácter ecléctico de la compañía hace relucir la identidad de Javier Dzul moldeada por la doble inmigración y la ideología maya. Aunque por momentos la secuencia de escenas confunde, el manejo de varios planos, los tableaux vivants simbólicos, los emparejamientos inspirados y los solos hipnóticos que claramente representan transformación hacen a México Maya un gran espectáculo. Además, la obra hace relucir la vigencia actual de los conceptos holísticos mayas que enfatizan el respeto a lo que nos rodea y la renovación continua en busca de la armonía. REALIDAD INDÍGENA —La población maya se encuentra sobre todo en México, en Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador. —En total, hay más de nueve millones de mayas. —Según otra estimación, 500 mil emigrantes mayas residen en Estados Unidos. —Durante 500 años, los mayas han sido marginados, explotados, discriminados y desterrados. Ojalá sea ya el tiempo en que gracias a sus artistas contemporáneos aprendamos a verlos como los mensajeros de una ideología sabia. Javier Dzul, es uno de los muy contados coreógrafos de danza contemporánea que es maya. Durante enero y febrero, su compañía, Danza Dzul, representó México Maya en Nueva York. La obra teje la belleza de la danza con el atletismo de la acrobacia creando sorprendentes imágenes llenas de magia y poesía. Para entender el trabajo de Dzul y en particular México Maya, su obra más autobiográfica, vale la pena recalcar algunos datos de su historia. Javier, cuyo nombre verdadero es Wayol Kikin Bi Kukul Balan Dzul Chiquini que significa, Hijo de la luna-jaguar-serpiente emplumada, es originario de Edzná, un pueblo selvático en Campeche. Al platicar con el coreógrafo, reveló que creció en la jungla aprendiendo la lengua y los rituales mayas. Relató que sus padres, que son chamanes, lo entrenaron como nahual: enseñándole a imitar el movimiento de diferentes animales para transformarse en ellos y así comunicarse con los dioses y con la naturaleza. Aunque Dzul debía haberse vuelto chamán, terminó como coreógrafo en La Gran Manzana. Javier explicó que sus padres, decepcionados por la discriminación a los indígenas en México y por la despoblación de Edzná, que se rehabilitaba como zona arqueológica, le buscaron otro destino. Cuando era chiquillo, el Director del Museo de Antropología de Veracruz, cuyo nombre no recuerda, iba frecuentemente a su pueblo, y en una de sus visitas lo vio participar en un ritual maya; asombrado por sus dotes motrices, les recomendó a sus padres que lo mandaran a estudiar danza escénica. A los 16 años, Javier se fue de La ciudad de los Itzáes a Xalapa para estudiar la carrera de bailarín en la Universidad de Veracruz. Gracias a su talento y a su formación se integró a los Ballet Folklórico de México y al Ballet Nacional. Obtuvo becas para estudiar en el Ballet Nacional de Cuba y después en la Escuela de Martha Graham en Nueva York. Más tarde, bailó en varias compañías de la Capital Cultural del Mundo. Entre ellas: la de Martha Graham y la de Alvin Ailey. Y a partir de 1999 empezó a crear su propia coreografía. En pocas palabras, Dzul se había vuelto un artista contemporáneo dentro de la tradición occidental. Pero dejó de satisfacerle. En una entrevista de hace tres años en Banff, Canadá, el coreógrafo relató que al madurar y adentrarse en su propio trabajo, quiso bailar algo más íntimo, algo que tuviera que ver con quién era él. Sintió que sus raíces lo llamaban. Si bien había concluido que no debía interpretar danzas rituales frente a un público que no conocía su significado, deseaba que las leyendas y los mitos mayas que había heredado se dieran a conocer. Por eso, creó su propia compañía. Dzul recordó que en la mitología maya, además de este mundo en el que nos encontramos, hay mundos arriba y hay mundos abajo, y quiso representarlos. El cuerpo en el suelo podía simbolizar al ser del inframundo. El cuerpo erguido podía representar al ser del mundo terrestre. Pero se preguntó a sí mismo: ¿cómo evocar un plano celestial? Sentía que el piso lo paraba, que al saltar podía obtener altura pero necesitaba ir más arriba. Para lograrlo, integró a su coreografía la acrobacia aérea utilizando trapecios, argollas y tela acrobática. El día de hoy, sus obras combinan la danza contemporánea, el ballet, la acrobacia aérea y el contorsionismo. El coreógrafo me narró cómo su transición de la selva a Nueva York fue abrumadora. Indicó que no es fácil ser indígena, no hablar español ni inglés; no entender la cultura mexicana, ni tampoco la estadunidense. Pero se propuso abrirse a otros mundos, tratar de comprenderlos y hacerlos parte de sí mismo. Esta reflexión le dio forma a México Maya. Antes, las obras de Dzul habían lidiado con temas mayas, mexicanos e hispanos refiriéndose a cada uno de estos universos individualmente. Pero en México Maya, su obra más ambiciosa, juntó estos universos representando momentos catárticos de su vida en cada uno de ellos. Javier puntualizó que esta coreografía ilustra su viaje a través de tres culturas, la indígena, la mexicana y la estadunidense y cómo este viaje ha moldeado la visión de su compañía. México Maya es una danza-drama dividida en tres partes. La primera parte, recrea una de las versiones de la Creación del Popol Vuh. Incluye un solo de ballet que representa un ave sagrada; un solo acrobático que representa una princesa; un dueto con contorsionismo que representa la conexión entre dioses y humanos; y danzas grupales que se caracterizan por movimientos rudos, intensos y angulares además de poses inspiradas en jeroglíficos mayas. Los sonidos de la selva mezclados con música épica acentúan la cualidad dramática de la narración maya. En ella, unos gemelos son convocados al inframundo y retados a un juego de pelota por los dioses de Xibalbá. Los gemelos son derrotados en el partido y los dioses los sacrifican. De la sangre de los perdedores nace un árbol prohibido. Al comer de su fruto, una princesa se embaraza reencarnando a los gemelos. De estos, eventualmente surgirá la humanidad. Corte. "México, otro mundo". El grupo interpreta una cumbia. Silencio. Varios cuerpos inmóviles forman una calaca, un emblema típico del folclor mexicano.

 

 

 

 

20 de noviembre de 2018

 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Visión Holística

¿Qué es la Meditación Trascendental?

15 beneficios del yoga demostrados por la ciencia

7 beneficios del jengibre que seguramente no conocías

Javier Dzul, ser maya y contemporáneo en Nueva York

El cansancio y las nuevas frecuencias

Despierta tu alma

Té Chai, ¿Qué es y cuáles son sus propiedades?

¿Que es la equinoterapia? Usos y beneficios

Medicina alternativa Holística Cuántica

Medicina Maya

Esencias florales: ¿Para qué se usan?.

Los beneficios de la homeopatía

Sanación prehispánica

Agua de Aloe Vera

Conoce los 12 beneficios de que tus hijos practiquen yoga para niños

Beneficios de la meditación para los niños

El Petate

Un potente antiséptico natural desde Australia

Ceremonia de amor

Tótems, animales de poder

María Sabina

Aromaterapia durante el embarazo

El Nopal y sus beneficios

Beneficios del Agua de Mar

Danzaterapia

Una fascinante terapia: El Par Biomegnético

Parto en el agua

7 beneficios del mezcal para la salud

Los 4 miedos de la vida y cómo vencerlos

El uso Milenario de los Aceites Escenciales y la Aromaterapia

Baño de postparto

Quiropraxia Inca

Beneficios de la danza árabe

Las parteras de México, otros modos de parir y nacer

La obesidad como problema laboral

Hatha Yoga

Reír es saludable

Masajes para embarazadas para mimarte

¿Qué son las Constelaciones Familiares?

La magia de una sinergia de terapias

21 consejos para despertar tu alma y sacudir tu vida

Círculo de Sanación, Sangha Mantra y Biodanza

¿Que es Diksha?

¿Que es el Theta Healing?

El Huevo de Obsidiana para la energía sexual femenina

¿Cuál es tu ángel guardián según el día que naciste?

Hieloterapia tonifica tu piel y moldea tu cuerpo.

Beneficios de la Cúrcuma

Ratha Yatra Festival de la India.

Razones para tener tu parto en agua.

Beneficios del temazcal.

¿Qué es y qué no es la medicina cuántica?

Nahualismo la sanación y el camino espiritual del guerrero

Vitaminas y minerales Salud Proactiva

Alquimia Sexual "El conocimiento de sí mismo"

Medicina del Tabaco

El Peyote y la medicina - Tratamiento en adicciones

La medicina tradicional indígena en el México actual

Beneficios de la Masoterapia

Recuperación de la salud mediante la gemoterapia

Masaje tántrico para parejas

Después de un terremoto ¿Cómo ajustar tu campo magnético?

Hojas que curan Guanábana

Continuando el camino de nuestros abuelos y ancestros

Aptrende a cerrar ciclos y sanar tu vida

El PaKua, equilibrio para todas las disciplinas

Nahualismo, ritos y poder

La angeología, estudio de los enviados

El aprendizaje holístico

Homeopatía, reestablecer el equilibrio

La dieta alcalina para recuperar la salud

Meditación tántrica, sexualidad y sentimientos

Yoga al desnudo

Los hongos alucinógenos y María Sabina

Bayas de goji, llenas de beneficios

El tantra de la mano izquierda

La magia de la lavanda

Dakinis, las que atraviesan el cielo

Nutrición holística

Fitoterapia, la primera medicina

Raja Yoga, yoga real

Reiki Karuna, acción compasiva

Cromopuntura, prevención de enfermedades

Amarres eróticos, liberación de inhibiciones

La senda del nahual, conocer nuestro interior

Hueseros y sobadores, medicina aprendida empíricamente

Pilates, equilibro y fortaleza

Meditación con cuencos tibetanos

Sotai Ho, sincronización muscular y articular

Terapia de chakras

Tranquilidad vía técnica; la Visualización Relajante

La respiración holotrópica, activación del inconsciente

Los Registros Akáshicos, memoria universal

Temazcal Deportivo

Alimentación vegana, una alternativa saludable

Alivio y relajación; masajes para embarazadas

Copal, purificación aromática

Regresión a vidas pasadas, un largo aprendizaje

Trigger Points, puntos de alarma en el cuerpo

Liberación del espíritu; la meditación tántrica

Hatha Yoga, equilibrio e integridad

El yoga cura desórdenes alimenticios

Cuerpo a cuerpo; el masaje nuru

El masaje del Lingam

El masaje Yoni y su técnica

En busca de la armonía interna

Aceites esenciales afrodisiacos

Incienso, comunicación olfativa

Tantra, la sexualidad sagrada

El mantra más poderoso

Significado y función de los mandalas

Hieloterapia, el mejor tratamiento

La Radiestesia, detección de energía

La cromoterapia, vibraciones que modifican la mente

Los mantras y la purificación de la mente

El Tao del Amor

La danza; una gran expresión del alma

Maneras sencillas de limpiar el aura

La aromaterapia afrodisiaca

Energía sexual y huevos de jade

El Mayasutra, sexo y espiritualidad

Las pasiones en el Tarot de las Brujas

Meditación Trascendental, liberación y descanso

Mover el vientre, historia de la danza árabe

Salud a través de la aromaterapia clínica

El temazcal, el ritual ancestral terapéutico

La Danza Tántrica, generadora de emociones

Microdosis, alternativa directa al organismo

Sanación Pránica, energía del entorno

Carta astral, el mapa del cielo que nos define

La terapia bioneuroemocional, encontrar el origen

Grafología, escritura y conocimiento de la persona

Chamanes, guerreros que modifican consciencias

Ozonoterapia, oxígeno y ozono por la salud

El ruido, contaminación acústica que enferma

El Tantra Femenino y la Mujer Multiorgásmica

Autismo, un trastorno que puede tratarse

La evolución espiritual a través de la energía Kundalini

Los 5 Planos del Ser Humano

Flores de Bach, el equilibrio de emociones trae un cuerpo sano

Lima Lama y las 13 artes marciales polinesias

Apiterapia, el toque de la abeja

Meditación tántrica, liberación de la sexualidad y de los sentimientos

Desbloqueo del flujo energético; el masaje tailandés

Runas, el secreto para el futuro

Las bondades de la aromaterapia

El Tarot y de cómo adivinar el futuro

Numerología, las cifras rigen vidas

Remedio ancestral para el cierre de caderas post-parto

Terapia de Iones, depurar por los pies

Tantra y bienestar físico

Los beneficios de la Terapia Azteca

El placer del masaje tántrico

La fuerza del pensamiento positivo

Herbolaria mexicana, una tradición ancestral

Parto en agua, una alternativa natural

El masaje maya, activación de la fertilidad femenina

El psoas, músculo del alma

Los beneficios de la terapia física

El control de los eventos mentales basado en la meditación tibetana

Los puntos de energía, lugares donde recargar el espíritu

Los cuatro rumbos de la cultura azteca

El control de la mente a través del Raja Yoga

Incienso, el aroma benéfico

El Yin y el yang, equilibrio natural

Yoga para embarazadas, relajación y salud

Los regentes planetarios en nuestra vida

Veganismo, el respeto a los individuos

El benéfico drenaje linfático

Beneficios del masaje para embarazadas

Herbolaria mexicana, una alternativa para la salud

Cafeomancia para conocer una vida

La Terapia de René Mey

Prana, control de la respiración

El Rolfing para la alineación corporal

El poder de las velas y su programación

¿Qué es el acroyoga?

El equilibrio corporal a través del Chi-Kung

La reflexología en las manos

Descodificando al ser con la biodescodficación

Los sonidos y la musicoterapia

La Metafísica y el estudio del ser

El placer y la relajación del masaje tántrico

La Moxibustión, salud por medio de combustión

Salud a través de los ojos, la iridología

Los beneficios del agua con sal

Beneficios del masaje para la salud

La energía Diksha, transferencia de energía divina e inteligente

Telequinesis, el desplazamiento de objetos por medio de la mente

La energía del pensamiento dirigida al cambio positivo

Los múltiples beneficios de la reflexología en las orejas

¿Qué es la Aromaterapia?

Las Fases de la Luna

Meditación Activa: Un lugar interno

Tantra y bienestar físico

Kundalini Yoga: Creatividad y Libertad

La función del Chamanismo

El arte de saber leer la mano

¿Qué es el Tarot?

Equinoterapia: Curación que Cabalga

Homeopatía: una alternativa desde 1796

La Terapia de Regulación Energética de la Dra. Brennan

La psicomagia en la holística

Con vigilia y meditación: Se solidarizan desaparecidos.

Sal y Salud

El significado de las piedras

El bondadoso aceite de Oliva

Las bondades del té verde

Las flores de Bach

Beneficios Sorprendentes Del Sexo

11º Encuentro Nacional de Yoga

PRD presenta iniciativa para regular los productos naturales

El Chi Kung como deporte y disciplina

Yoga en pareja (video)

El Yoga en pareja es más completo

El amor que cura Ho’oponopono

El prana, la energía universal

Cómo funciona la reflexoterapia

Masaje Yoni & Lingam

Factor de transferencia

La Aromaterapia

Beneficios de la chia

La espirulina, propiedades y beneficios

Terapias del Par Biomagnético

El shiatsu una cura de adentro hacia afuera

Equilibra tu cuerpo con la cristaloterapia

Conoce las diferentes posturas para una correcta meditación

La importancia de la meditación en los niños

Beneficios de la Terápia Cuántica

Temazcal, el mejor baño para la salud, el bienestar y la sanación

Reiki en el embarazo

Las 8 características de un adulto indigo

12 señales que eres niño indigo

In Cuicatl InXochitl (canto y flor)

Ritual para el dinero en luna llena

Aywah! Tribu, primera tribu de improvisación en el Estado de Querétaro

Elíxires Aztecas