Martes Julio 17, 2018

Eduardo

Invierno

 

El frente frío llegado desde Siberia puso en alerta a Europa a lo largo de toda la semana pasada, pues cobró la vida de 10 personas en los últimos tres días. Los 16 grados bajo cero, sin embargo, poco tienen en común con los -42 grados que más gocé que padecí en Moscú, en 1978. Valga, pues, el siguiente testimonio del libro Remembranzas:http://forumenlinea.com/nuevo/index.php/rmsegunda-edicion

 

Julio le insistió con ese tono de voz entre dulce y claridoso:

–Hermano, tráenos a Alexis. Sólo abrígalo muy bien. Tan protegido y cuidado va a estar en nuestra casa como en la tuya. Tú y Albita podrán dedicarse a trabajar.

–Julio, por favor, no insistas –contestó convencido el padre del niño mexicano, pero ruso entre los soviéticos a la hora de convivir de lunes a viernes, desde las nueve hasta las 17 horas, e integrarse al grupo escolar moscovita. “Tiene mejor pronunciación que nuestros niños”, decía orgullosa la educadora.

–Muy bien, Julio. Sólo esperemos a que sea mediodía para que el sol caliente un poco más y salimos para tu casa.

Vestir al niño de cuatro años no fue mayor problema. Los padres lo convirtieron en una alargada y redonda bola de la que sólo se veían sus coloridos ojos.

Padre e hijo caminaron una cuadra para tomar el trolebús que los condujo a la estación del metro.

En ese trayecto una, dos, tres babushkas –abuelas, una institución hasta nuestros días–lo increparon:

--¡Ciudadano! ¡Es usted un irresponsable! ¿Cómo se le ocurre salir a la calle con su hijo? ¡Habrase visto tanta irresponsabilidad!

–Sí, abuelita.

Contradecirla no tenía sentido. Amén de que el padre de Alexis tenía un manejo del idioma ruso más que elemental, primitivo.

No me conteste que sí. ¡Déme una explicación! ¡Dígame una razón que explique su conducta! ¿Acaso no está enterado que las escuela suspendieron labores? ¿Que nuestro gobierno y nuestras autoridades sanitarias prohibieron la salida a la calle de nuestros niños y ancianos?

–Entonces, ¿qué hace usted, abuelita, en la calle? –preguntó para sus adentros el papá medio molesto, pero incapaz de verbalizarlo porque era arriesgarse a una reprimenda mayor, ya no individual sino colectiva.

El padre apresuró el paso. No tanto como deseaba porque resbalarse implicaba caer sobre la gruesa capa de nieve junto con aquel adorado bulto, que sólo podía cargar con los dos brazos extendidos. Ni así alcanzaba a abarcarlo completamente. Y una mala caída podía significar daños tan severos como los sufridos por aquella periodista mexicana que se lastimó la columna vertebral.

Enseguida tomaron el trolebús bajo la severa mirada acusatoria de los pocos pasajeros que ahí viajaban. Se bajaron a las puertas de la estación del metro Sokol. Lo abordaron, y las miradas se reprodujeron hasta abandonar el tren subterráneo para tomar el tranvía. Tres medios de transporte para una distancia no mayor a los cinco kilómetros.

Tocó el timbre de la casa de Julio y Klava (Claudita). Abrieron enseguida. Los rostros felices de la moscovita y el ucraniano de Odesa transmitieron el gozo a un padre regañado, acusado.

Klava tomó al niño. Julio ordenó, mientras el padre empezaba a quitarse la chabka, para seguir con el abrigo, la bufanda y los zapatos como indican las buenas costumbres rusas para entrar a una casa:

–¡Primero tómate esto! ¡Tómatelo, hermano!

Era un abundante trago de vodka. El más reconfortante de los muchos que había ingerido aquí y allá.

La felicidad de los abuelos y del nieto adoptivo la interpretó el papá como un momento en el que no debe interferirse.

El padre de Alexis preguntó a Julio dónde podría adquirir carnes frías y productos lácteos que escaseaban en su barrio desde hacía un par de semanas.

La respuesta fue sorprendente. Esos productos y muchos más podría comprarlos a unas cuantas cuadras.

Sin dificultad ubicó la tienda. Y en efecto, había de todo, hasta sidra y estaba cerca el fin de año. Optó por comprar un arcón de 30 rublos y salió feliz a tomar el trolebús. Como no pasaba, decidió tomar un taxi. Sin embargo, todos iban ocupados o no querían detenerse. Empezaba a oscurecer. El frío arreciaba. La noche amenazaba con imponerse. El frío le caló hondo, muy hondo. Comenzó a dar pequeños brincos hasta que se descubrió dando saltos. En esas estaba cuando se percató que no sentía la punta de la nariz ni los lóbulos de las orejas.

Tomó nieve del suelo y se la restregó enérgicamente en nariz y orejas. Recuperó la sensibilidad. Descubrió que no había una sola alma en la calle. Eran las seis de la tarde. Finalmente, un taxista se apiadó del padre mexicano. Nuevo regaño. Ahora por parte de un conductor:

–¿Qué hacía usted allí?

–Esperando un taxi –contestó sin pensar mientras sentía un calor placentero como pocas veces en sus 28 años de vida.

–¡Respóndame bien! Es un ciudadano irresponsable. Me paré porque lo vi desesperado, brincando y frotándose con nieve.

–Ciudadano taxista: No tengo varios productos alimenticios indispensables en casa. Los encontré en esta zona y los compré. Y algunos de sus compañeros me negaron el servicio.

–¿Sabe usted, ciudadano, desde cuándo no hacía el frío de anoche y el que están anunciando para hoy?

–¡No tengo idea!

–Desde 1944, cuando el Ejército Rojo empezó a frenar a las tropas nazis a la entrada de Moscú. Lo mismo que le ocurrió a Napoleón.

–Gracias.

–¡44 grados bajo cero! Ciudadano aventurero e irresponsable.

–¿Alimentar a mi familia es irresponsable?

El silencio del taxista fue la respuesta. Llegaron a la esquina que forman las calles  Walter Ulbricht y Otto Kuusinen. El costo del servicio fue el que marcó el taxímetro.

No alcanzó a tocar el timbre del departamento. Alba lo esperaba. Seguramente Julio Rosovski la previno. (Él vivió en México de 1925 a 1930, cuando lo expulsó el gobierno de Emilio Portes Gil, como a Tina Modotti y muchos comunistas e internacionalistas más).

El padre intentó iniciar el ritual de la casa de Julio y Klava, de cualquier casa rusa, cuando la mamá de Alexis le dijo con voz imperativa:

–¡Tómatelo!

–¿Cómo? ¡Si me críticas porque bebo licor!

–¡Tómatelo y deja de enchinchar! Muchas gracias por lo que hiciste.

 

5 de marzo de 2018

 

http://forumenlinea.com/nuevo/

https://www.facebook.com/forumenlinea

@IbarraAguirreEd

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utopía

Morena, constancia y fraude

La poderosa maquinaria priista

AMLO, el hasta hoy inamovible

Había Meade antes de Peña y habrá después

Deshojando la margarita

¡No me defiendas, compadre!

Cambiar de caballo a mitad del río

De "allá pa'ca" y de "acá pa'allá"

Encuestas y rectificaciones

Mezquindad e intolerancia de Slim

Nunca podrán detener la primavera

¡Hagamos bien las cuentas!

Morena en "la guerra sucia"

Retos, debates y preparación

Disputa en la elite del PRIAN

Invierno

Crecimiento mediocre de la economía

La desaparición forzada y la ONU

Urgencias inexplicables

Piso parejo en financiamiento a universidades

Ni improvisación ni protagonismo

Habemus candidatos presidenciales

Mensaje ominoso de Meade

solicitud-de-la-cidh-sobre-ayotzinapa

Educación, gobierno y profesores

Distintas varas de medir del secretario Nuño

Los mexicanos no creen en los jóvenes

Debate sobre la mariguana con piso disparejo

Un premio de Los Pinos para magnates

Trascendente paso de la Suprema Corte

"Y si yo estoy en Matamoros es por Dios"

Beneficiarios de la corrupción ahora la critican

La unidad de "todos los mexicanos"

La unidad de "todos los mexicanos"

La reacción ante Patricia, experiencia a repetir

De apagón e ineficacia pública y privada

Pobreza extrema y reformas que exige Gurría

Masacre silenciosa e invisible en México

Dos visiones sobre los derechos humanos

Cruzada de EPN contra el populismo

Cruzada de EPN contra el populismo

Desencuentro en el Museo Tecnológico

El anuncio de Juan M. Santos y Rodrigo Londoño

México, España y Estados Unidos

Alerta de Violencia de Género mexiquense

Muy lejos

Entre fantasmas y realidades

Compromiso de MAO: ¿Lo respetará el Ejército?

Por qué hasta ahora contra la CNTE y a fondo

De fiesta en USA y de luto en México

Nuevos rostros en el GDF

Simulaciones sobre Ayotzinapa

Sin hacer un solo disparo…

Desasosiego magisterial más allá de la CNTE

Evaluación en el GDF

Abatir delincuentes en horas de oscuridad

El protagonismo del general secretario

El pijama

La debacle que no reconocen sus autores

Doble discurso gubernamental

Evaluación educativa y linchamiento mediático

Determinación de la Suprema sin precedente

Una práctica ausente en los políticos

Voluntad política y estrategia para el hambre

De Milán a la ignorada precariedad mexicana

La cuarta fuerza electoral

Algunos mensajes de la jornada dominical

Víctor Manuel Camacho Solís

De la abstención activa al boicot electoral

La derrota capitalina que vaticinó Navarrete

En torno al “golpe de Estado electoral” PRI-PRD

Sistema Nacional Anticorrupción

Reporte de la OCDE que evidencia fracaso

Optimismo gubernamental con poco sustento

México no está en llamas

El diálogo entre MVS y Carmen Aristegui

Patrones que se rebelan y exigen más

Hacinamiento y baja calidad educativa

Diligencia con soldados de Iguala

Los orgullos de los mexicanos

Campañas en la recta final

“Nuestra dignidad y cuerpo no están en venta”

Más preguntas que respuestas de Rubido

Renovación de la justicia cotidiana

Diagnóstico certero y conducta inaceptable

La tortura creció como nunca en 2014

Robusta recuperación que no ve la IP

Obreros agrícolas sin derecho de audiencia

Negativa a reconocer los avances

Remembranzas: Una orden

Generalizada o no, la tortura es práctica ordinaria

Telmex, el monopolio que aún agravia

Campañas, medallitas y el juicio de la gente

Crisis generalizada en derechos humanos

México vuelve como potencia turística

Con Aristegui todos perdimos

Protestas civiles en cuarteles

El vendaval autoritario de María del Carmen

No entienden o les vale

“Les puedo decir que entendemos”

Propaganda para el círculo verde

Incomodidad gubernamental con el Papa

Los destructivos y los que desprestigian

Inconsistencias al por mayor en 2013

Recomendaciones del CED que molestan

¿Y la Estrategia de Seguridad Tamaulipas?

Buscan distanciar al Ejército del pueblo

Recorte presupuestal y programas sociales

El secretario Andrade investigará a su jefe

El señor de los relojes y el 7 de junio

Un debate obstruido desde Los Pinos

Contrastes que ilustran mucho

Sólo 28 renuncias al millonario PRD

La peor tortura

Defensa errática del Ejército

Ni iglesia ni burdel, partido político

Protestas civiles en instalaciones militares

Los cambios que no hubo en el gabinete

Don Julio

De la Casa Blanca local a la de Washington

Discurso presidencial sobre seguridad pública

EUA y Cuba: Una batalla incierta

La investigación pendiente en Iguala

Preguntas del “defensor del pueblo”

¡No me defiendas compadre!

Televisa se desmarca y EPN la aplaude

Que la justicia abarque a todos los Abarca

Reconstruir la imagen internacional de México

Comienza el tercer año con el pie izquierdo

Partido Comunista Mexicano: Hace 95 años

Decálogo por "¡Todos Somos Ayotzinapa!"

Nueva estrategia anticrimen o más de lo mismo

Tiempos y demandas por Los 43

Negociaciones pacificadoras en riesgo

“Urgimos a todas las partes a mantener la calma”

Juicios injustos sobre Sedena y Semar

“Esto apenas empieza”

Convocatoria muy oportuna

Correcciones a la estrategia

Un diálogo que apenas comienza

Ajustes sin ajustarManiobras políticas para "lavarse la cara"

Quiebra de una estrategia anticrimen

Del Parlamento Europeo al Financial Times

Propaganda, realidad y petróleo

Irritación a flor de piel en el cuerpo social

Don Francisco y su aggiornamento

Rectificación presidencial sobre Iguala, Guerrero

Gobernación e INEGI: ¿A quién creerle?

Reclamaciones a la banca oligopólica

Tortura y malos tratos fuera de control

La tensión entre lo real y lo ideal

Lo que oculta la danza de las cifras

Rigurosa selección para la Gendarmería

Optimismo desmesurado en el primer círculo

Una consulta ciudadana sobre energía

Nuevo ciclo escolar y viejos problemas

Triunfalismo mexicano, realismo estadunidense

Cifras alentadoras, deserciones preocupantes

Percepciones opuestas sobre la realidad

Salario mínimo de la miseria

"¡Traición a la patria!"

Interrogantes y denuncias michoacanas

De homicidios dolosos y hambre cero

Ilegalidades en la Durango-Mazatlán

Mucho trabajo para unos y nada para otros

Viejas y nuevas promesas presidenciales

Morena

Altísima desconfianza entre los mexicanos

Violencia, escuela pública

Acoso escolar

Economía, empleo y precepciones

El país no va por el rumbo correcto

Una orden presidencial

Videgaray Caso

EU - Cuba

Rezago educativo

Democracia política

Descubrimientos que los exhiben

Estrategia de Seguridad Tamaulipas

Tortura, una práctica generalizada

AMLO, el hasta hoy inamovible