Domingo Octubre 21, 2018

rfvDiario Ejecutivo

  • Guatemala: historia de dominación/ parte 1

  • Colonia de EU: de la United Fruit a la CICIG
  • Un viaje por una cárcel que no existe, pero está

 

*Esta es la primera entrega de un seriado sobre las anomalías de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que han privilegiado los intereses de Estados Unidos por sobre los derechos humanos de ciudadanos guatemaltecos

Guatemala, C.A.- Su nombre oficial es “Centro de Detención de la Zona 17, Mariscal Zavala”, pero en realidad es una cárcel que exhibe cómo en este país el combate a la corrupción ha servido para eliminar la impunidad local y dar paso a otra mayor, inmersa en la pérdida de soberanía y en el privilegio de intereses internacionales, principalmente de Estados Unidos.

Para unos es una cárcel que no existe, pero en realidad es un reclusorio de tierra, lodo, lona, fierro, mantas y algo de cemento.

Para otros es el símbolo de la impunidad de la comisión internacional que busca precisamente acabar con la impunidad.

Para muchos es una cárcel para presos políticos.

Para el ciudadano común es la prisión particular de la CICIG (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala).

Para algunos académicos la cárcel Mariscal Zavala es un símbolo de cómo Guatemala ha tenido que someterse a un poder supranacional, que busca imponer sus intereses al estar encima de los poderes constitucionales de Guatemala.

Para la prensa guatemalteca es una cárcel VIP, en la que sólo están arraigados los implicados en casos de corrupción, quienes supuestamente mantienen sus privilegios.

Para Mary Anastasia O’Grady del diario Wall Street Journal, esta cárcel alberga a ciudadanos “respetuosos de la ley” a quienes no se les ha encontrado una “posesión inexplicable de riqueza”, porque la CICIG, que recibe la mitad de su presupuesto del Congreso estadounidense, “está apostando a que el encarcelamiento indefinido convencerá al inocente de confesar algo que no hicieron y firmar acuerdos de declaración de culpabilidad para salir”.

Unos la catalogan, más que como una cárcel, como un campo de concentración, “de esos que se pueden ver en las películas de la Alemania nazi”.

“Escriba de mí, pero no escriba mi nombre”, dice un preso que considera esa cárcel como un símbolo de la impunidad del organismo internacional que supuestamente lucha contra impunidad.

-¿Por qué me pide que no escriba su nombre?

-Porque estoy arralado (atemorizado). Tengo miedo de que si la CICIG sabe que le dije algo van joderme. Ponele (suponga) que hasta me inventan algo más… y yo quiero salir de aquí con la frente en alto y con mi nombre limpio.

En esta cárcel no hay asesinos ni violadores. Por eso, los internos duermen tranquilos, aunque sea en condiciones que violan cualquier catálogo de derechos humanos.

Capacidad: 20 reos; realidad: 257

La Brigada Militar Mariscal Zavala es una base militar y división del Ejército de Guatemala, ubicada en la periferia de la capital. Fue creada el 25 de mayo de 1846. En 2010 se habilitó como cárcel para albergar a 20 presos. Posteriormente fue creciendo. Un decreto de 2015 señalaba capacidad para 118 reclusos. Para febrero de 2018, el diario Prensa Libre daba cuenta de que estaban encarcelados 257 reclusos: 231 hombres y 26 mujeres.

El recinto está custodiado por el Ejército y la policía dependiente del Sistema Penitenciario. Para cruzar la primera puerta se requiere permiso de los militares. Para llegar a la segunda hay que caminar más de un kilómetro en subida, por una especie de vereda en la zona boscosa.

Antes de cruzar la segunda puerta, un uniformado revisa los datos. Hay dos filas, una para abogados y otra para visitantes. Apuntan los datos oficiales en una especie de laptop que podría considerarse computadora de la prehistoria. Para tener acceso se necesita un sello en el brazo.

Adentro, a la derecha se ve lo que llaman prisión VIP, en donde pueden observarse diminutas construcciones de cemento (como casitas de interés social) y sus habitantes no se codean con los demás. A la izquierda, sobre paredes de lona o plástico, hay prendas femeninas que se secan al sol. Es un espacio de alrededor de 90 metros cuadrados. Es la parte para las mujeres reclusas. El 16 de noviembre de 2015, el decreto 557-2015 del Ministerio de Gobernación autorizó el área femenina y cambió el nombre de la cárcel de “Centro de Detención Preventiva para hombres de la zona 17, Mariscal Zavala” a “Centro de Detención de la zona 17”.

Más adelante existe una especie de mini ciudad perdida, con construcciones improvisadas de techos de lámina o lona, estructuras de tubos como las que utilizan los vendedores ambulantes de México, paredes de cartón o plástico y piso de tierra. A veces una plancha de cemento.

El techo de Absolut Vodka

Precisamente sobre una plancha (o torta, como le dicen en Guatemala) de cemento de 15 metros de largo por ocho metros de ancho, se encuentra el comedor o área común. Es una galera descubierta por los cuatro lados. El techo está integrado por mantas plásticas. Si se mira hacia arriba se ve un letrero que dice “Absolut Vodka”, el cual indica que la lona plastificada que sirve de protección ante la lluvia, hace tiempo fue una manta publicitaria.

Ahí están apiñadas unas 15 mesas de plástico con sus respectivas sillas. Todas son diferentes. Fueron llevadas por los propios reos, pagando una “comisión” a los guardias. En estas mesas reciben a sus abogados o a sus familiares, sin que exista privacidad. Parece un rompecabezas que nunca podrá armarse.

Los dormitorios están definidos en tres sectores. No tienen ventanas con vidrios, sólo son agujeros. En algunos hay techo de conglomerado prefabricado o cielo falso. Hay literas para dos y tres personas. Todo está cubierto de ropa, de frazadas, de algún recuerdo amontonado o de chamarras y suéteres, cuya propiedad se confunde.

El sector 1 y 2 son galeras improvisadas de 19 metros de largo por 9.5 metros de ancho. El sector 3 tiene un cuarto extra de 3 por 2.5 metros cuadrados y no tiene cielo falso. Los 3 sectores tienen como techo lámina de Zinc a dos aguas y paredes de lona. En las noches, cuando llueve retiemblan las gotas hasta ensordecer la realidad.

El sector 1 tiene 24 literas para 57 personas; el sector 2 cuenta con 12 literas para 26 personas; y en el sector 3 hay 13 literas para 32 personas. Es tal el hacinamiento que muchos prefieren dormir en el suelo, en lo que llaman toldos que no son otra cosa que pequeños espacios casi al aire libre y solo cubiertos por un techo de lona. Las literas son propiedad del gobierno de Guatemala. Los colchones son propiedad de cada recluso.

Adentro de los dormitorios se mira una especie de caleidoscopio, con todos los colores encimados. Son las prendas de los presos dispuestas anacrónicamente porque no hay un solo lugar para guardar la ropa. Nadie usa uniforme sino vestimenta de calle. Por eso los pantalones de mezclilla de uno casi se entrelazan con los calzoncillos que utilizó la semana pasada el reo vecino.

En total, en los tres sectores ocupados por hombres no hay mingitorios, hay 12 sanitarios y uno habilitado para visitas conyugales. Se pueden contar18 regaderas. En todo el reclusorio no hay una sola área verde. Todo es tierra y una argamasa de tubos, tablarroca, láminas de zinc y sobre todo lonas. Cuando llueve se escucha la lluvia correr por arroyos naturales hasta volverse lodo. “La lluvia, dice un reo, genera una nostalgia tan grande como la pena que ya hubiera cumplido si me hubieran sentenciado por el delito que me imputan”.

Esta situación de los presos generales de la cárcel Mariscal Zavala, difiere en mucho de una leyenda que circula entre los presos: dicen que un narcotraficante era “dueño” de un espacio de alrededor de 10 metros cuadrados en la zona VIP. Cuando llegó un empresario al reclusorio, le dijo: “véndemelo”, a lo que el narco respondió: “dame 40 mil dólares hoy, porque mañana ya subió”. Así, dicen los presos, se vendió el metro de tierra más caro de todo Guatemala.

Mil dólares mensuales “para sobrevivir”

Antes de cruzar la segunda puerta del penal se observan, acomodados en una esquina, decenas de paquetes envueltos en plástico que despiden un olor putrefacto. “Son los ranchos de los presos, pero nadie los quiere. Nadie viene por ellos”, dice uno de los guardias del Sistema Penitenciario. Comida desperdiciada porque los reos la consideran incomible y los guardias, quizá por desidia, prefieren amontonarla hasta que le broten los gusanos.

Adentro, cuando se recorren los pasillos entre los dormitorios, el área común y los baños, pueden verse varios toldos en los que cuelgan hojas de papel con un menú: “pescado 30 Q, cerdo 40 Q, arroz 15 Q, paches 20 Q, pepián 40 Q.”.

Hay, dependiendo del día, entre cuatro y seis toldos que ofrecen comida. Por eso, a las mesas del área común llega un aroma de guiso en la mañana, mientras los reos preparan los platillos, cocinados en improvisados anafres hechos con barriles de petróleo o con recortes de varilla de construcción. Por las tardes el olor del guiso se convierte en aroma de cochambre que se suma al hedor de agua estancada.

De acuerdo con un análisis elaborado por una especie de colectivo de presos, para sobrevivir al interior del penal se requieren, en promedio, alrededor de mil dólares mensuales por persona. Los reos tienen que pagar su propia agua (para beber o para asearse), su servicio de limpieza (60 dólares mensuales en dormitorios y 12 dólares por día cuando le toca al reo lavarlos), su alimentación (de 4 a 10 dólares por tiempo de comida), la pintura, las bombillas de luz, el servicio eléctrico “especial” (como el pago que tiene que hacer quien tiene televisión) y muchos otros gastos cotidianos.

Como están prohibidos los refrigeradores, cada reo compra hielo para mantener sus alimentos y el agua. La temperatura puede llegar hasta los 37 grados en verano o descender hasta casi a cero grados en invierno por estar en una zona boscosa.

También están prohibidos los teléfonos celulares y las computadoras. Hay un teléfono público de tarjeta que cobra un quetzal por minuto (unos 15 centavos de dólar). Además, deben de dar una “cuota” por cada aparato eléctrico que utilizan. “Si yo traigo mi televisión, hay que pagarles a los guardias el valor del aparato y así es con cada cosa, que las sillas, que el colchón, que el radio. Todo tiene un precio para los guardias”, dice uno de los presos.

El estudio del colectivo de reclusos, indica que “según el Acuerdo Ministerial, (el centro de detención Mariscal Zavala) fue creado para (114) ciento catorce personas, pero el número real de ocupantes es el siguiente:

“Número real de ocupantes

“Sector 1, 67 personas

“Sector 2, 33 personas

“Sector 3, 37 personas

“Conyugales, 8 personas

“Toldos, 23 personas

“Anexo 1, Hombres 20 personas

“Anexo 2, Mujeres 17 persona

“Hospitalizados, 11 personas

“TOTAL 216 personas”.

La diferencia con la cifra mencionada en febrero por Prensa Libre, se debe a que hay muchos reos diferentes: “No todos tienen cama y/o litera, hay quienes solo son ocupantes para pasar el día”, explican los reos en un documento.

Adentro no hay servicio médico, por lo que la salud de los internos es atendida por los doctores que están detenidos, como los galenos Vivar, Lorenzana, Dubón y Castillo. Y antes, por el doctor Jesús Oliva, quien era uno de los personajes más queridos que albergada el penal que no es penal.

Todo, las instalaciones de agua, las eléctricas y muchas de las construcciones, fue improvisado por los presos (con sus propios recursos) y es administrado por ellos mismos. “Ni la comida nos traen y cuando llega es incomible y se encuentra casi en estado de descomposición y todo lo tenemos que pagar a los guardias, hasta las medicinas”, dice el reo que hace filosofía de su estancia. “Sé que voy a salir con la frente en alto. Por eso, escriba de mí, pero no escriba mi nombre”.

Tianguis

Para quienes dudaron de que vender el avión presidencial mexicano era una opción viable, ya salieron compradores mexicanos. La empresa GBS, al parecer de un pariente de los propietarios de la marca Herdez, lanzó ya una oferta para adquirir la aeronave presidencial, lo que refuerza la posición de Andrés Manuel López Obrador como presidente electo… Definitivamente Carlos Hank González, como presidente de Banorte, fue el primer empresario (más allá de las declaraciones de banqueta y de boletín de prensa) que escuchón (con pelos y detalles) a los que serán los principales funcionarios del próximo gobierno y les ofreció financiamiento para los proyectos del nuevo sexenio… Kia Motors México salió bien de los rumores que circulan en las redes y explicó que algunas de las informaciones que circulan son falsas. Por eso llamó a los usuarios a verificar la venta de vehículos seminuevos de su flotilla a través de los canales oficiales… El secretario general de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos, Federico Ovalle Vaquera, advirtió que hay alerta máxima en Pueblo Nuevo Solistahuacán, Chiapas y en los próximos días no se descarta movilizar a los militantes de CIOAC de otras regiones del estado para no permitir atropellos a la voluntad popular y tampoco ninguna imposición de otro candidato a la presidencia municipal de esta localidad. La ciudadanía determinó elegir a José Luis Flores Gómez como Presidente Municipal de Pueblo Nuevo Solistahuacán para el periodo 2018-2021, dijo… En el sibaritismo, hay que reconocer la labor del chef Arnaud Guerpillon, director de arte culinario de Le Cordon Bleu México, que a través de su institución busca que nuestros platillos lleguen a los grandes restaurantes internacionales. Lo interesante es gracias al titular de la Sagarpa, Baltazar Hinojosa, participó en la tercera edición de la Expo "México Alimentaria Food Show y le dio un nuevo enfoque a la cocina mexicana… Por cierto que el México Selection by Concours Mondial de Bruxelles “Siguiendo el Camino de la Vid: el Bajío, Querétaro 2018”, premió a la Casa Origo, marca creada por Raúl Beyruti Espinosa de GINgroup que preside Raúl Beyruti Sánchez, posicionando al vino Origo Rosea 2017 como revelación y gran medalla de oro,

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@filosofodelmetro

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Diario Ejecutivo

El NAICM y los mexicanos de primera y tercera

El pantanoso caso de privatizar el agua

¿A quién le importa la salud de los mexicanos?

2 de octubre: ¡Nunca más! y ¡Adiós al 68! 5

2 de octubre: ¡Nunca más! y ¡Adiós al 68! 4

2 de octubre: ¡Nunca más! y ¡Adiós al 68! 3

2 de octubre: ¡Nunca más! y ¡Adiós al 68! 2

2 de octubre: ¡Nunca más! y ¡Adiós al 68!

Carta abierta a Ricardo Monreal sobre el TLC

Riviera Maya: se dispara precio de tierra

El día que Rulfo se convirtió en Arreola

Españoles: dueños del Caribe mexicano

Huicholes, admirados, asesinados y abusados

Silencio: una marcha que nos unió a todos

Puerta Reforma y los intereses de Mancera

¿Quién le paga a Daniel Medrano Cruz?

Preocupante mano negra en la UNAM

Esta semana algo murió en México

Con AMLO: nueva filosofía de comunicación

Guatemala: historia de Dominación, parte 3

Guatemala: historia de Dominación, parte 2

Guatemala: historia de dominación/ parte 1

El Freelanceo, futuro de los periodistas

La otredad y el nuevo aeropuerto capitalino

La VW, ejemplo de abuso hacia México

Periodistas: ¿Todos somos whistlebloguers?

Jóvenes: la realidad ya los defraudó

Responden abogados de OHL a Paulo Díez

Voy a llevar a EPN al banquillo de la justicia

Móviles: lo que no mide la inflación

El incómodo Bartlett ¿parará las alzas?

¿Recuperará AMLO la ISla Bermeja?

Deuda: dejan a AMLO un país hipotecado

Doble moral de bancos, CNBV, SAT y SHCP

Automotrices, piden pero no dan

Sheinbaum gabinete totalmente UNAM

Telenovela Zeta: el patriarca y la ruindad

Con AMLO ¿cambiará el periodismo?

Concesiones: ¿la última y nos vamos?

Hoy: parascevedecatriafilia: AMLO y UE

¿Por qué AMLO se identifica con industriales?

Pacto por México, origen de la debacle

¡Cuidado! con la "luna de miel" anticipada

Y en medio de nosotros, la economía como un Dios

Presidente habemus, cambio esperamos

Cada 18 horas mataron a un político

Meade ¿candidato de centro-izquierda?

Cierre de campañas: IP la que más perdió

Bilderberg y la privatización del agua

Futbol: ganamos, pero nos devaluamos

¿Ya perdimos la capacidad de asombro?

Debate y referéndum sobre el modelo

El Club Bilderberg, el G7 y... México

Buscan desempolvar la pesca mexicana

AMLO arrasa en redes sociales hasta 4 a 1

La caída de Rajoy y el caso México

Buen día, cinismo del PRI y desnacionalismo

Los sacadólares ¿ya actúan contra AMLO?

El analfabetismo funcional de Facebook

Fin de los presidentes economistas

El mito de la inversión extranjera directa

Debate y futbol: diablos contra santos

PVEM promueve una "ley Monsanto"

Mezcal: Ejército avala fraude de la IP

Primer trimestre: bancos ganones

Telenovela Zeta: la boda, nuevo episodio

Trapitos al sol de dirigentes del CCE

Urge recuperar 15 por ciento del PIB

Nayarit: pesca, construcción y diputados

El Lobo del populismo y de la serie

Fake News y mentir con la verdad

EPN es el peor presidente de AL: periodistas

En el agro, coincidencias Anaya-AMLO

Debate: pentágono o cuatro contra uno

Atenco y NAICM: "¿Y nuestros muertos?

Slim: acierto, error, pregunta y conclusión

Fundamentalismo neoliberal y retroceso social

Mujeres unifican a AMLO, Anaya y Meade

Calzada intentaba acabar con mezcal

Discurso de EPN, poco nos duró el gusto

De empresarios, corrupción y dinero fácil

Chipinque, Atalayos y elecciones de 2018

NACIM: 20 preguntas y una respuesta

Desde Japón, rescate de Cenobio Suza

Medios: dueños ricos, periodistas pobres

Las cinco mordazas del periodismo

Abusos judiciales: ¿No que no iba a haber?

Violación a derechos desde la SCJN

Citi vs. AMLO y Anaya, y pro Meade

15 mensajes cifrados de la Convención Bancaria

México, el país de los inexistentes

81 Convención Bancaria, TLCAN y medios

La 81 Convención Bancaria: histórica

Cómo escribir mal: el secreto y las reglas

Sexenio perdido en PIB per cápita

Barcos Caribe y SCT: mar de limbo y mugre

Ficrea: Corte da la espada a la justicia

Día clave para defraudados de Ficrea

Elecciones: "Es la economía, estúpidos"

La IP campeona en informalidad

Ecatepec entre hartazgo y revolución

Esta semana "Colapso" o "Corrección"

El espinoso caso de Fernando Espino

Blackaller: un líder que traicionó a su gremio

Corrupción acaba con edén campechano

Otra vez corrupción en SCT e Infonavit

Diario de un (Buen)fin de semana largo

Telenovela Zeta: el invierno del patriarca

Santa Fe y la constructora invisible

Belisario: medalla totalmente Palacio

Regresa el bodrio llamado Buen Fin

Foro agropecuario rompe expectativas

Defensa de la mataperros de la Condesa

Huracán Patricia e hipótesis del ASPAN

Linchamiento: 10 datos sobre Ajalpan

Sangrar al IMSS: deporte nacional

Negociación ATP (A Todo Peligro)

Venden Turín ¿Qué queda del chocolate?

El maíz que un día fue nuestro

Los ladrones del Club del Conejo

Eurisaces daña la reforma energética

¿Qué pasaría si la mafia mata al turismo?

De cómo un gringo robó la jaiba nacional

Protección a periodistas: desproporción

Mancera, sospechosismo y extorsionismo

EPN, el deporte y los sacadólares

Matan otro periodista: ¡Paren esa masacre!

Eurisaces, defraudó a ahorradores de Ficrea

Mancera y su capricho de 480 mdp por 16 días

Privatización IMSS-ISSSTE/ parte 3

En México un lema: morir de periodismo

Peña Nieto: ¿Y los mexicanos, apá?

Reservas peor que en efecto tequila

La pobreza y naranjas de cinco pesos

Nafin, Bancomext, Findes: ¡Cuidado!

México: medalla de oro... en esclavitud

Pobreza impide mejorar economía

Privatización IMSS - ISSSTE ¿rumor?

En Francia, Le Chapó, Dantés y ValJean

Mancera: el pez se pudre por la cabeza

Delicados: la destrucción de una marca

Gracias Grecia: ¡no al chantaje!

Jacobo, el periodismo y el antiperiodismo

Hoy, golpe a la economía trabajadora

Hetero Drugs y los principios activos

+Kota se burla de redes y Anonymous

Mancera: estilo salinista de gobernar

1981 y el fracaso de la globalización

El México maravilloso de EPN y Videgaray

Donald Trump el ecocida y memoricida

Club Bilderberg, EPN y Grupo Monterrey

Mexicanos votamos por el bolsillo

Fraude a Unifin, tipo Oceanografía

Guajardo: ¿Otra traición a patria?

Trabajadoras sexuales: acosadas en su día

Blatter: un sinvergüenza y para colmo cínico

Escándalo de la FIFA ¿Y la FMF?

Mancera y Uber: ¡Que se jodan los feos!

Para Edomex 2,802 mdp más que en 2014

PGR y la criminalización de periodistas

SCT: precisiones y reiteraciones

¿Renunciará Ruiz Esparza a la SCT?

Grupo Zeta: hormona mata neurona

Otra vez más: periodistas agredidos

Otra vez más: periodistas agredidos

Limpieza social marca #Mancera

¡Hijos de su hackeadora madre!

Diez observaciones sobre La Jornada

¿Hay en México genocidio económico?

Empresas ganan, los mexicanos pierden

Réquiem por las salas de prensa

Acuérdate de abril: muerte en la radio

Las fuerzas armadas, en la economía

EPN, IED y esclavitud automotriz

La guilda de los neoliberales

La ironía de la "Hermosa Juventud"

Vergara: cuando pierde arrebata

Semana santa de Poncio Mancera

Todos contra Joaquín Vargas

Premio Nobel y la ira de EPN

Insólito: más violencia igual a más crecimiento

Salud: sector público desmantelado

Ecos de la convención bancaria

Convención bancaria: optimismo

Aristegui: la sociedad no era arisca

Convención Bancaria: de Greenspan a Bernanke

Nueva televisión o viejos vicios

Carstens: el avión ya se cayó

Balanza comercial en focos rojos

País de "cuello blanco" y "cuello" a secas

¿Y la IP, apá? ¡Ingrata pérfida!

HSBC, beneficiario de condonaciones

Sombras de Grey: R.R.P.P. y EPN

¡Te extrañamos, Don Fernando!

SIEM: en 40 días 140 empresas menos

Caso HSBC: la otra vergüenza

El caso los trabajadores expiatorios

Borola Tacuche entró en cartera vencida

Periodismo, outsourcing y mileurismo

La ciencia en el país de la ignominia

Asesores de inversiones "piratas"

665 pulquerías y curiosidades cantineras

En México: ¡urgen más cantinas!

Petróleo más barato que el agua

INE, como el perro de las dos tortas

Roberto Servitje: el gran provocador

TLC: ¿otro bloque que se desmorona?

Ya llegó el periodismo del futuro

¡Viva María! 50 años y nada cambia

¿Por qué no llegaron los reyes?: versiones

Día de los inocentes: personajes

Las mentiras de los economistas

Regalos de navidad a EPN y trabajadores

Slim, de banco familiar a banca masiva

Van 60 años con la misma especulación

Mancera: digno sobrino de su tío

Ayotzinapa: víctima de lucro mundial

Televisa puso de rodillas a EPN

En diciembre: la cuesta de enero

Gaviota: devuelve tu casota

Dos años de EPN: despertar de la sociedad

EPN descubrió el México real

FMF y su corazón de Chapultepec 18

Con Plascencia, opacidad en la CNDH

El arte y Su Alteza Imperial de BC

Ayotzinapa y los Rubén Figueroa

Carmen y el cáncer del antitabaquismo

Tequila 100% agave azul: made in Sinaloa

Azúcar: dulce bandera de paz con EU

Apoyo al campo o tensión social

Inicia Foro Global Agroalimentario

Crónica de un día en la Pana

Vivienda en el DF: ahogada sin salvavidas

El olvido de otros asesinatos políticos

Nafinsa aterriza reforma energética

La marcha y ¿el despertar de México?

Luces del Siglo: la infamia

Vegetarianismo involuntario

Respuesta de Stevedoring (SSA)

El colmo: Chinos explotan a chinos en México

Corrupción y 3 décadas perdidas: ANEI

Licitaciones de TV: ¿intereses encontrados?

Roberto, sus 97 hijos y 23 esposas

Mancera y debate sobre la izquierda

Bancos: 11,675 mdp en publicidad

Felices fiestas transgénicas mecsicanas

Grupo México: Sonora y duelo de intereses

Alemán: urge rescatar a la clase media

Videgaray olvidó al mercado interno

Sector pesquero, con la quilla rota

Informe: AICM, Malinche, autos, metro, BM

Campo: la reforma que no va

Los parquímetros y las redes sociales

Con EU, la amarga guerra del dulce

Parquímetros ¿quién gobierna esta ciudad?

Dinero al campo, baja interés a sólo un dígito

Justicia ¿Hasta dónde llegará?

Renault regresa por sus fueros

Vida y comida, a meses sin intereses

Juventud: desesperanzada y exiliada

El escándalo Iave y el socio de Televisa

Holbox: pobreza, ignominia y economía

Informalidad: ¿experimento de la IP?

El extraño caso de la baja del gas?

La economía virtual crece ¿y la real?

Ecocidio: una tragedia en cuatro actos

Europa, nueva guerra del atún

Guitarras: Bye, bye Paracho; Welcome China

Un partido económicamente correcto

Diario Ejecutivo-Deudores morosos ¡no están solos!

Diario Ejecutivo-¿Por qué Estados Unidos ataca a México?

Recaudación fiscal

Futbol: México enajenación

El Mezcal

Olvido de Videgaray

Herbolaria Mexicana

Chuayffet

¿Realmente fue Bullying?

Sordos Televisa y TV Azteca

Tres Méxicos