Viernes Agosto 18, 2017

 

 

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Espectaculo de Isaac Pérez y Paola Izquierdo
Director: Paola Izquierdo 
Actuación: Isaac Pérez.
 
 
 

¿Qué con la guitarra?

 

 

 

Así como el título presenta incongruencia, así la puesta que no pretende serlo por seguir una estructura de cabaret. Aquí un gran paréntesis porque ya veo la cara de los artistas de cabaret en tanto que parece que digo que esta forma de teatro no tiene ni congruencia ni coherencia, sin embargo no es así. Me explico. El teatro cabaret presenta o puede presentar cierta inconsistencia en tanto que está en relación directa con la reacción e intervención del público que es activo y está participando en un ambiente de alimento y bebidas, es un público adulto propio para el doble sentido, el albur, los chistes de color y referencias sexuales, además de la presencia de canto, baile y desarrollo histriónico de improvisación profesional que, además, conjuga la crítica política como una reminiscencia del teatro de carpa del siglo pasado.

¿Cómo presentar algo así dentro de un teatro convencional con todo tipo de público? El hecho escénico responde:  se centra en las referencias políticas actuales, algunas cuantas de sexenios pasados y lo sexual, el albur y el doble sentido quedan fuera apenas con matices chuscos pertinentes para un espectro amplio de público; tenemos desde niños hasta adultos mayores, personas que dormitan y otros que se interesan más por el celular que por la escena, sobre todo después del intermedio al que no regresan todos los que salen sin importar que esté lloviendo.

Con risas podemos notar el impacto de las referencias dado que si se reconocen hay reacción en el público, de otro modo imposible. Lo cierto es que los asistentes nos comportamos como público teatral y no intervenimos más allá de lo que la escena nos obliga: la selfie, cierta complicidad con la dama seleccionada o aplaudir cuando termina la pieza musical de inicio en cada acto.

La música ejecutada por el pianista e investigador musical Juan Ramón Sandoval ha sido un rescate del repertorio de compositores mexicanos del Siglo XIX, además de ser un acompañante en toda la puesta participa con las voces de los Niños Héroes, por ejemplo, pasa objetos como la presea por actuación y reacciona en momentos precisos. La música es de gran deleite y no está indicada ni en el programa de mano ni en el boletín de prensa, así que para mayor referencia habrá que acercarse al músico directamente o seguirlo a través de las redes sociales.

La presentación de la obra dura treinta minutos de los noventa que dura el espectáculo con un intermedio de diez cuya función es limpiar el escenario de la “guerra de los pasteles” que ha sido representada en perfecta secuencia clown, divertida y amena hasta cuenta con la participación del músico. El sillón para dos personas sirve además de diván, como ferma o media mampara (muro) que limita la vista del espectador de tal modo que la magia de aparecer o desaparecer se hace posible y es el único recurso con el que cuenta el actor para sus cambios de vestuario y uso de elementos.

Los chistes inmediatos, la referencia constante al presente como “tuve más mujeres que derrotas y si no me creen, pregúntenle a Wikipedia” o “por el poder de Playskool” hacen que el espectador siga el discurso y se divierta fácilmente con pocas groserías o palabras obscenas y referencias visuales sexuales sutiles mínimas, así el espectador se ríe, se deja llevar sin más que pasar un buen rato, así pasó media hora hasta que vimos la encarnación del personaje principal conocido por su nombre común como Antonio López de Santa Anna.

La puesta en escena expone datos como que la firma con la que cede el territorio debía ratificarla el congreso, por lo que él no fue el único responsable de la pérdida del territorio nacional dado que estaba en calidad de prisionero y no como presidente. Interesante el manejo de la información, la manera juguetona de presentar la historia nacional y mejor el modo en que cierra el espectáculo poniendo énfasis en la situación actual que puede exorcizarse con la conciencia de cada uno.

Un canto final dice “soñar que otra historia es posible” y con él deja cerrada la propuesta escénica por lo que el público aplaude afanoso, el actor agradece, presenta al equipo e indica que en breve estarán las fotos tomadas durante el espectáculo en las redes sociales para que apoyemos en la difusión del evento que se presentará hasta el 13 de agosto.

Disfrutable propuesta escénica que ha recorrido la nación a ritmo de jarana y teclado, interpretando diversos sones y piezas de la época, musicalizada totalmente en vivo. Cuenta también con el apoyo ambiental de fragmentos de discursos de presidentes mexicanos.

Lo mejor de la puesta en escena es sin duda las interpretaciones musicales con jarana y teclado. Para otro espectador podrán ser las secuencias clown realizadas o bien la parodia que hace de la historia, otro dirá que la relación y manejo que tiene del público o lo pertinente de la revisión histórica que favorece la desmitificación de nuestros personajes nacionales. En fin, cada quien tendrá su punto de vista, sigo creyendo que lo mejor de la propuesta son las intervenciones musicales.

Un actor entrenado, preciso, cuidadoso de sí en tanto que usa micrófono en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, a fin de no malgastar su voz, quiero creer, se presentará todos los domingos hasta el 13 de agosto, así que tiene tiempo para disfrutar de la dirección que Paola Izquierdo hace del deseo de Isaac Pérez Calzada.

 

Funciones: domingos 18hrs., hasta el 13 de agosto

Teatro: Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico. Avenida Revolución 1500, Colonia Guadalupe Inn, metro Barranca del Muerto, Metrobús Altavista.

Localidad: $200°° / 30% descuento para estudiantes, maestros e INAPAM

Accesibilidad: el teatro cuenta con rampas de acceso hasta el foro por lo que precisa un poco de ayuda para ingresar en caso de silla de ruedas o muletas; los sanitarios son estrechos; cuenta con señores que estacionan los carros y trasporte público.

Duración: 90 minutos

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Niños Chocolate

La historia de Zahhak y Fereydún

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Almas Gemelas

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom