Jueves Septiembre 20, 2018

 

De coraza

 

Autor y director: Conchi León
Actuación: Compañía: Saas Tun-Oswaldo Ferrer: Addy Teyer, Ilse Morfin, Susi Estrada, Susan Tax, Conchi León y Oswaldo Ferrer
 
 
…no partas ahora soñando el regreso… 
 
Después de ver la función, una respira diferente, es como si “las cosas simples” cobraran sentido de pronto, gracias al proceso de liberación que el teatro ofrece; he ahí una de las razones de ser del teatro. Eso me llamó la atención porque recordé que el trabajo de esta yucateca, desde la primera vez que la vi, tocó fibras, las removió. Sin chistar, al ver que la puesta era una creación de ella, acudí a La Capilla a ver De Coraza.
 
El escenario con apenas elementos generales que las actrices acomodan y emplean para recrear espacios (jaulas, una banca, un banco, zapatos, una tela blanca que hace de sábana en la cama…) nos lleva a la narrativa creada en reclusión con ganas de que sean liberadas más allá del penal peninsular. Por eso debe ver De coraza, porque los más de 15 años que estarán dentro las creadoras se mermen de a poco en cada función donde la esperanza surge en escena y usted se alimenta de eso que alimenta el corazón, es como ir a viejos sitios y mirarse desde fuera. La escena con la madre de visita podría ser equivalente a las madres en una sala de trabajo social cuando le dan quejas de su menor o una charla que escucha en un lugar público o algo que usted, querida lectora, ha dicho en un momento de conciencia con afán de lastimar.
 
Son siete sobre el escenario, cuatro actrices con las historias de Diana, Marisol, Majo y Melbis. Las acompaña la directora Conchi León y en la música en vivo un guitarrista y el cantante-actor. Son más de noventa espectadores que pueden ayudar a que las historias tengan la libertad que alimente a sus creadoras originales, en cada función, por eso nos sumamos a la difusión de una puesta con calidad y compromiso, disfrutable por fuerte y por dinámica: música, soluciones sobre el escenario interesantes y sobre todo, la certeza de que usted, al asistir, puede contribuir de modo alguno a que la “realidad” pese menos; la suya y la de los otros. Actores, creadoras en reclusión y público en una sala para sentir las simples cosas que nos rodean.
 
Quizá ya se habrá notado la presencia de Las simples cosas, canción de Armando Tejada Gómez (letra) y César Isella (música), que se retoma apenas en un fragmento en escena con una iluminación azul, fría, que nos deja en un efecto impactante que se enlaza con colores y la certeza de la valoración a la vida, amor a la vida. Amemos la vida y veamos teatro con sentido libertario. Usted decide qué y cómo se deja tocar por la puesta en escena y también decide si no quiere hacerlo, usted ejerce su libertad por haber estado en la sala teatral. Así, una espectadora, comparte sus letras después de ver la función: “La obra me hizo reflexionar acerca de la corrupción y abuso del poder que se vive al interior de la cárcel, este lugar se convierte en un inframundo donde tienen que soportar una realidad llena de vejaciones que da la impresión que pierden todo, madre, esposo, su condición humana y ellas mismas se pierden en el olvido y en su soledad” (Carmen Gordillo). Así usted, vaya a ver De Coraza y comparta su sentir. ¿La cárcel solo está en reclusión? ¿Esa mamá, ese marido, esos amigos, esas creencias, solo le pasan a una en la cárcel?
 
Acuda al teatro La Capilla este fin de semana y disfrute de la puesta que regresa a la península y ya no podrá verla. Entre una historia y otra, la música se hace presente, la sensualidad de los cuerpos femeninos y la gracia de los zapatos de tacón también en cuerpo masculino. La representación de diversos personajes y la participación directa del público en escena hacen de esta puesta una experiencia sin par.
 
Momentos que construyen personalidad y palabras que en libertad significan poco: arraigo, conyugal, firma, esperanza, Dios, inocente, salir, culpable… Palabras que cobran otro sentido y le ayudan a notar que “la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas” y que pueden hacer eco en usted, amable lector, para querer ver que “todo lo que se consigue con el culo, se convierte en mierda”. Urge participar de esta sociedad desde otra mirada.
 
En estas líneas, con respeto y agradecimiento por compartir sus historias, reconocemos el trabajo de Diana, Marisol, Majo y Melbis a quienes agradecemos la generosidad de compartir sus vidas por medio de la escena. La creatividad con que resolvieron las escenas ciertamente es labor en equipo con la dirección, pero se da gracias a que la coraza se quita, se abre o se desprende un momento para que ese ‘algo’ se libere y recorra su camino.
 
“En algunas religiones es más fácil perdonar a un asesino que a un homosexual”, dicen en escena, ¿será cierto? Vea la puesta y comente, reflexione y analice su posición al respecto, si así lo desea, recuerde que termina la temporada el 25 de febrero. Al teatro, sin más. Veamos teatro para ser libres liberando. Seguramente identificará algunas frases célebres o formas de relacionarse entre madres e hijas y quizá eso lo haga mirar su vida cotidiana de otro modo.
 
Para terminar la presente nota, agradecer el apoyo de Carmen Gordillo quien nos comparte su reflexión así como de Enrique Saavedra, responsable de las relaciones públicas del teatro La Capilla por las facilidades otorgadas para la presente nota.
 
Alma Torices
teatrista
 
Funciones: sábados 19hrs., domingos 18hrs., hasta el 25 de febrero de 2018
 
Teatro: La Capilla, Madrid 13, casi esquina con Centenario, a una cuadra de Churubusco, metro Coyoacán, Colonia Del Carmen Coyoacán, CP 04100.
 
Capacidad del teatro: 92 butacas  por función
 
Localidad: $300°° general, algún descuento habrá con credencial de maestro, estudiante o INAPAM
 
Duración: 75 minutos
 

Accesibilidad: avenidas Río Churubusco, Coyoacán, Centenario y Cuauhtémoc con transporte público, una planta para el teatro que cuenta con escalones dentro que se pueden bajar con un poco que ayuda en caso de llevar silla de ruedas; el acceso a los sanitarios en este caso (silla de ruedas) se hace complicado.

 

 

 

 

 

16 de febrero de 2018

 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar