Martes Marzo 28, 2017

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

 

 
En el teatro Sor Juna Inés de la Cruz, del Centro Cultural Universitario podemos conciliar al teatro como un medio social de comunicación sensible y para el público presente; un texto que, sin ser pretexto, expone una situación y propone su acción. Ante la desaparición de los cuarenta y tres normalistas se establece un diálogo con un icono del teatro griego: Edipo.
Dentro de la puesta en escena escuchamos que Edipo cuando comete el asesinato y el incesto es ignorante de la acción que comete (aunque un asesinato es siempre ese hecho y no otro, me parece que ahí no hay variación alguna), no obstante se que enfatiza que los militares que atacan a su propio pueblo sí son conscientes y sí saben que están desapareciendo, matando, violando… Ellos si saben, no obstante lo hacen.
Esta puesta en escena se presenta en su segunda temporada, aunque bien puede catalogarse como la primera dado que su director o creador guía gusta de re-poner la propuesta y ahora con la adecuación espacial. Nos cuenta que en el mes de mayo del presente año se estrenó en el teatro de las Artes del CENART, es decir en un teatro a la italiana o con el público enfrente de un escenario convencional, mientras que el Foro Sor Juana Inés de la Cruz, foro experimental en cámara negra y con el público cerca exigía que la renovación del trabajo, aunado a la salida de un integrante del elenco original para dar paso a una joven en el papel del Corifeo y joven estudiante de nuestros días.
Propuesta escénica que combina, en un diálogo que pretende sensibilizar hacia la trascendencia de la memoria y la difusión de los hechos atroces, la tragedia de Edipo en Colono y Filoctetes con la noche en que desaparecieron a los estudiantes de Nochixtlán, particularmente con el asesinato de Julio César Mondragón en el 2014; las implicaciones de este hecho siguen saliendo a la luz en un país gobernado no por una esfinge (como en Tebas) sino por grupo reducido al que se le teme, eso sí, como a la efigie, pero sin serlo.
Para Mabel Cadena (actriz egresada de CasAzul Artes Escénicas Argos), el re-pensar la puesta en escena significó un viaje: “El teatro se construye a partir de la condición humana de cada uno, El viaje, ir al mismo destino por otra ruta, eso fue una posibilidad que nos dejó revisar otro paisaje”.
Dice el director Hugo Arrevillaga que de la propuesta escenográfica anterior ahora conservan las vigas que se multiplicaron en este espacio para dejar significado el teatro en ruinas en el que se encuentran a través de estas vigas que soportan las paredes. El círculo de arena ha sido incorporado por una parte para recordar el mismo teatro griego y por otro lado por el simbolismo que implica: un ciclo y un hecho cíclico. A decir del director: “El teatro le da lo que el poder y la clase política le niega a Julio César y es la importancia en la historia de este país”
Esta puesta en escena nos lleva la mirada más allá de lo que hemos visto en el teatro. Cuenta con actores que armonizan en escena bajo una dirección que juega con un espacio propuesto para cuatro frentes, aunque no logra satisfacer la isóptica de todos los asistentes (le recomiendo que aprecie la puesta no desde atrás de las dos vigas, y por otro espectador sé que es altamente recomendable la visión desde la planta superior del foro).
Para Vicky Araico Casas, la joven corifeo de veintiséis años, egresada del CUT cuyos estudios en Pedagogía y dirección de movimiento realizados en Londres –donde ha impartido clases- no la han alejado del escenario y menos de su alma mater donde también ha ejercido la docencia, en esta puesta en escena le es suficiente el hecho de dar voz a la historia igual que lo hizo afuera, en la calle.
La puesta en escena propone que se la historia contada y recontada hasta que todos la conozcan, hasta que nadie quede sin saber, porque esta posibilidad de contar, de narrar crea conciencia y contrarresta la indiferencia del poder ante el dolor de las madres que no encuentran a sus hijos o los hayan muertos y desfigurados con versiones absurdas como decir que el rostro tajado con precisión quirúrgica es producto de las garras de animales salvajes (parte de la versión histórica). “El poder aplasta con toda fuerza” y ante esa fuerza la indiferencia y el silencio lo revisten y, quizá, ahí radica su verdadera fuerza, por ello Las lágrimas de Edipo nos llevan a contar la historia y reflexionarla al final de la puesta en escena.
Para Ulises Martínez Martínez (actor, bailarín, coreógrafo y docente cuya formación inicial fue en el Colegio de Literatura Dramática y Teatro, cuenta con trayectoria nacional e internacional dentro y fuera del país), el hecho de que ahora sea una mujer su compañera en escena (a diferencia del joven varón que estrenó en el elenco original) es trascendente porque conviene que “surja la voz de las voces femeninas, de las compañeras, porque la visión femenina ahí está y hay ternura y dulzura  que a  veces no nos permitimos”.
Por otra parte podemos decir que el autor, según el boletín de prensa, “fue partícipe de las movilizaciones que reclamaban la búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa y se sumó a ellas. Wajdi Mouawad conoció de frente el dolor, la rabia y la indignación de los mexicanos ante la corrupción e impunidad.” Entonces tenemos una mirada externa en la creación del texto con la articulación (adaptación y dirección) de Hugo Arrevillaga quien se pregunta cómo dialogar más cercano con el espectador y no sólo se refiere a la cercanía física que este espacio le ofrece a la puesta en escena, sino a la cercanía que le permita la sensibilidad o el despertar de la sensibilidad para volver la mirada a los ritos y a la verbalización de esta “bestia”, por la “monstruosidad” que tiene sitiada la vida pública del país. Por ello hay que dar la misma respuesta ante toda forma de terror, la respuesta que dio Edipo es la respuesta que podría librarnos es este horror: el ser humano.
¿Cómo humanizar al individuo sumergido en la propiedad privada y en la simulación de la libertad?
Inquietante propuesta escénica que, con oficio y compromiso, otorgan al espectador un momento de belleza sensible y reflexiva porque tocan un acontecimiento vivo en la indignación de cada habitante del país.
 
Obra: Las lágrimas de Edipo
Autor: Wajdi Mouawad
Traducción de Humberto Pérez Mortera
Adaptada y dirigida por Hugo Arrevillaga Serrano (Miembro Artístico del Sistema Nacional de Creadores)
Actuación: Vicky Araico, Ulises Martínez, Mitzi Mabel Cadena
Diseño de escenografía: Auda Caraza (Beneficieria FONCA 2016-2019) y Atenea Chávez
Diseño de iluminación: Roberto Paredes
Diseño de vestuario: Lila Avilés 
Sonorización y Musicalización: Ariel Cavalieri y Hugo  Arrevillaga Serrano
Asistencia de dirección: Andrea Fernanda Martínez
Producción: Frida Chacón 
Relaciones Públicas y difusión: Icunacury Acosta
Diseño gráfico Manuel Monroy
Funciones: Jueves y viernes 20hrs., sábados 19hrs., y domingos 18. Hasta el 11 de diciembre.
Teatro: Foro Sor Juana Inés de la Cruz del Centro Cultural Universitario (Insurgentes Sur 3000).
Localidad: $150°°, descuento del 50% a estudiantes, maestros, UNAM, INAPAM, y jubilados del ISSSTE e IMSS con credencial vigente. Jueves $30°°
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom