Sábado Junio 24, 2017

Al mal paso, darle risa 2016

Autor: Al Castillo y Arturo Sandoval

Dirección: Al Castillo y Arturo Sandoval
Actuación: Israel Gallardo, Joanydka Mariel, Cecilia Loaiza, Al Castillo y Arturo Sandoval
Desde el título me pregunto si es una propuesta reutilizable, es decir, adaptable a la fugacidad del año en curso; después de presenciar el estreno me atrevo a confirmar mi creencia. Es posible que esta secuencia desarticulada de gags (escena ridícula y sorpresiva que espontáneamente añade un actor a su papel y produce un efecto cómico en el espectador), sketches (en singular sketch, plurales aceptados: sketchs o sketches, se pronuncia esquéch; escena humorística) y pasos (pieza cómica y breve del teatro español clásico, que se representaba en los intermedios de otras obras, como los de Lope de Rueda) sean parte de una intención reflexiva que está aún por desarrollarse en la mente de sus creadores.
Digo “parte” de una intensión porque en escena apenas vemos lo que cualquier equipo creativo de escuela superior de teatro puede preparar como examen en su primer semestre de estudio. Se ven ganas, hay un par de talentos constantes y varios brotes de chispa con un personaje acertado para la calidad actoral existente, pero una propuesta escénica, no; al menos no veo cómo una secuencia de chistes –algunos bien dichos otros al aventón, chistes de librito- inmediatos pueden dar estructura a una propuesta teatral. Estamos ante un trabajo escénico, eso sí.
Veamos por qué. La propuesta inicia desde la fila que hace el público para entrar, ahí las actrices caracterizadas de personajes populares interactúan con el público. Dentro, iniciada la función, tenemos a dos ‘guaruras’ o de seguridad privada, que dejan clara la presencia de los chistes de librito relacionados con temas de actualidad. Cuando el telón se abre vemos un telón de fondo con una silla –pintada- distorsionada en un nicho flanqueado por dos columnas. En escena hay una silla, que apenas se usa con el actor para la imagen inicial, entonces para qué la del telón de fondo; ahí la escena con la familia presidencial y lo que todos sabemos de ella. Tenemos la presencia de Donald Trump y su hija con apenas lo que cualquiera puede saber de ellos, pero con pelucas que ni le quedan a los actores y vestuarios que refieren a un gringo cualquiera y a una mujer cualquiera también, sin relación a la escena ni en colores, diseño, signo menos. Ahora sí, la silla que estaba en escena desde antes es usada.
Sigue es una propuesta interesante; se trata de la interpretación del lector de noticias llamado Joaquín López Dóriga que hace Israel Gallardo, en su noticiero “Notidigo”. Un personaje construido tanto en la caracterización externa como interna, toma una forma su cuerpo, una expresión su voz, una frase reiterada y dice sus noticias de tal modo que uno no sólo se ríe sino que, sin darse cuenta ni proponérselo, cae en lo nefasto del sistema informativo al servicio del poder. Interesante propuesta que usted podrá gozar y comparar con los trabajos presentados antes. El espacio representacional se apoya de un fondo con el nombre del noticiero y apenas un banco. El actor no requiere más.
Parece que ha empezado lo interesante, uno ya tiene claro que se trata de momentos desarticulados para reír de la inmediatez o de lo burdo de la representación, lo confirmamos cuando después de la parodia (imitación burlesca) tenemos otra basada en los personajes de Lorenzo Rafael y María Candelaria, aquí se confirma la intensión -que no el oficio en el trabajo escénico teatral. Se confirma porque la maravillosa representación de Joanydka Mariel y Arturo Sandoval se ve burda con el plotter de fondo que pretende recrear los canales de Xochimilco y sus tradicionales –comerciales- trajineras. Este detalle realmente no importa, la escena es buena, divertida, nos remite a condiciones sociales que se presentan a través de la historia… Adereza este momento la intervención del actor Israel Gallardo con su interpretación de “Chente Fernández”, el cantante imitado y parodiado múltiples veces; aquí usted verá una interpretación acertada, divertida y que cabe dentro de la propuesta del segundo momento logrado. Estamos ante la relación de pobres y ricos, entre favores adquiridos por sexo y la moral de un pueblo que quiere trabajar honestamente, innegable la risa, el humor y la diversión.
El siguiente momento presenta un ‘carrito’ de ‘fierro viejo que venda’ con una interesante reflexión al transformarlo por “se compran ciudadanos agachones…” sólo que el tiempo que les lleva la representación realista-naturalista es insoportable. Apenas luz de calles (laterales) lo presenta interesante, pero no pasa nada más que ser una cortinilla, un paso de un momento a otro.
El Ministerio Público, presente con su ineptitud. Sigue la crítica al sistema de venta que se vive en los cines de las grandes cadenas, en ellas las múltiples ofertas en paquetes y sus variedades dejan a uno sin saber qué quiere y sin tener lo que desea. Aquí, por fin, tenemos armonía cromática, escenografía precisa, actuaciones tipo y adecuadas. Entonces hablamos de tres momentos dignos de verse a lo largo de una hora y media.
Seguimos con unos niños, políticos actuales, (nuevamente el plotter de fondo, pequeño, burdo, sin sentido) que juegan desde la posible infancia de estos personajes nacionales. Ya para este momento uno ha reído por lo inmediato, por lo chistoso de los personajes, porque sí, porque no se ha salido del teatro, porque… Por lo que sea, pero si acaso no lo había notado, ahora sabe de sobra que no hay una línea política, no hay una crítica ni al sistema, ni a las representaciones de ese sistema, ni a nada, no hay estructura ideológica que soporte la puesta en escena, han sido chistes que cualquiera cuenta y que para ver el trabajo de un actor acompañado de dos escenas amables, uno podría verlos en otro espacio.
Reflexiono y me pregunto hasta dónde es el espacio lo que no lo ayuda a la producción de este esfuerzo escénico, me pregunto si en un foro propio para stand-up Comedy será mejor, ahí no usarían el telón de la silla y los plotters se verían menos peor, pero, aquí un pero valioso, los espacios reconocidos por presentar esta disciplina de forma profesional exigirían una línea política, una cosmovisión (visión del mundo) que se permea a través de la escena, entonces esta propuesta no entraría, por eso la he calificado como “parte de una intención reflexiva que está aún por desarrollarse en la mente de sus creadores” y que, ojalá, llegue a tener forma y no la fórmula que, de presentarse cada año, les da presencia cuestionable.. Entonces también cuestionamos las propuesta que el foro recibe y exhibe dejando en claro la responsabilidad y profesión con que se inserta en la escena nacional. Aunque tampoco es preciso ver la puesta para saber de qué se trata, lo podemos leer al conseguir los boletos en línea: “Un espectáculo que está conformado de distintos sketches con diversos tipos de humor: Desde albures, comedia de enredos, humor absurdo, y en su contenido siempre hay cuadros con un toque de humor social, político y de reflexión, que se van actualizandoconforme van aconteciendo sucesos de relevancia nacional e internacional.” El subrayado es nuestro.
Los términos usados y explicados son tomados de: Diccionario del Español Mexicano http://dem.colmex.mx/
 
Funciones: viernes 21hrs., hasta el viernes 1° de julio
Teatro: Enrique Lizalde, antes Coyoacán, Héroes del 47, en Sogem, a una cuadra de División del Norte, metro General Anaya
 
Localidad: $250°°, general y $150°° con credencial vigente (estudiantes, maestros e INAPAM) 
 
 
Alma Torices móvil: 04455 1396 8884
 
 
 
 
Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Almas Gemelas

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom