Jueves Marzo 30, 2017

AUNQUE PESE

Acto de contrición o gala de cinismo.-

Difícil aceptar que el Presidente Enrique Peña Nieto pidió perdón sinceramente por el escandaloso caso de la Casa Blanca, de su esposa, cuando puso a un secretario de la Función Pública a modo para exculparla.

La renuncia de Virgilio Andrade como secretario de la Función Pública, sólo remueve la herida, su trabajo solo brilló por la capa protectora que le tejió a la misma Casa Blanca y a la presumible responsabilidad de la pareja presidencial, nada hizo para luchar por la corrupción en el sector público.

El discurso presidencial en la promulgación de las leyes que integran el llamado Sistema Nacional Anticorrupción pretendidamente para mejor su decaída imagen pública, arrancó más críticas, burlas, escepticismo y hasta coraje que aceptación o reconocimiento.

De nuevo a la Presidencia salió el tiro por la culata en esta acción mediática que lejos de reconocer un acto de contrición en las palabras del Jefe de Gobierno se recibió como una burla, máxime cuando para resarcir el “error” se deshace una trato con Higa, la cual regresa con intereses los pagos recibidos por la Casa Blanca, dinero ahora limpio y transparente para Angélica Rivera, conocida como “La Gaviota”.

La intención de pedir perdón para que el pueblo reconozca la humildad del Presidente de la República cuando se insiste en que se actuó dentro de la ley frente a la evidencia contraria no puede tener buen fin, menos aun cuando hay otros muchos casos de evidente corrupción o gran oscuridad, por decir lo menos, que siguen sin ser investigados, en la impunidad.

No se olvidan la casa de Malinalco del secretario de Hacienda, Luis Videgaray; los escándalos de licitaciones a modo o abiertas adjudicaciones de millonarios contratos a favor de Higa o OHL; la falta de esclarecimiento de multihomicidios o ejecuciones extralegales como los de Iguala, Tlatlaya, Tanhuato, Apatzingan, Ostula, Nochixtlan; la permanencia de la violencia, el crimen organizado y la inseguridad pública; la creciente pobreza y la crisis económica.

Si con discursos se pretende salvar la imagen del Gobierno, el camino está errado, más aún cuando nace un Sistema Nacional Anticorrupción invalido, sin la posibilidad de conocer públicamente, sin más, la declaraciones patrimoniales de los funcionarios públicos a quienes se les seguirá cobijando con el manto de la impunidad, o ¿alguien creé lo contrario?

SUSURROS                                                                                                                                

Sin ton ni son, sin método aceptable, pero sí con clara intención de ocultar la realidad nacional, la pobreza en México, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) cambió en su última encuesta del 2015 las variables de medición del ingreso en el país y además de desaparecer por decreto a millones de pobres, anuló la posibilidad de dar seguimiento evolutivo a la economía doméstica de los que menos tienen. No reparar que el desprestigio del INEGI es el desprestigio de México. Y así quieren que se les crea…

Como estaba previsto Alejandra Barrales es ya la presidenta nacional del PRD, abona así su camino a la candidatura a la Jefatura de Gobierno de la CDMX, aunque difícilmente podría derrotar a Morena, al candidato que Andrés Manuel quiera, menos aún hacer alianzas con él. Llega para obedecer las órdenes de Miguel Ángel Mancera, quien insiste en ser candidato presidencial no para ganar sino para mermar la votación de AMLO, el seguro candidato morenista.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  Twitter:  @salvador_mtz

19/07/2016

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese