Lunes Junio 18, 2018

ECONOMIAS

Guerra Comercial

 

Como aquí se anticipó, la renegociación del TLCAN se quedó en “ya merito”, pero lo que no esperó fue la represalia económica de Donald Trump al imponer aranceles al acero y aluminio mexicanos, canadienses y europeos.

La “puntada” de Trump, costará a la economía mundial, de acuerdo a los analistas, el 1.5 por ciento del PIB del Globo y a México le significará pérdidas en el sector de alrededor dos mil millones de dólares.

En México también habrá efectos secundarios como el incremento en los precios de muchos productos estadounidenses ahora gravados como respuesta a los aranceles impuestos por Washington.

A partir del primeo de junio México aplicará impuestos especiales a la importación de aceros plano, lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos y quesos, lo que provocará pérdidas importantes a los productores de allende la frontera norte de estos productos.

Pero aquí también se sufrirán negativas consecuencias pues las tasas impositivas encarecerán los productos y esto impactará la inflación que apenas volvía a los senderos de control. Difícilmente podremos ver descender más la carestía.

Por ello las metas inflacionarias del Banco de México no serán alcanzadas y se tendrá que recurrir de nuevo al aumento en las tasas de interés base, como método de control inflacionario en un mundo convulso.

AHORROS

Difícilmente los grandes empresarios del país reunidos en el Consejo Mexicano de Negocios pueden limar asperezas con el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, a la Presidencia de la República.

El encuentro del martes entre el tabasqueño con los super ricos y poderosos del país transcurrió bajo cauces de normalidad, pero no de aceptación; ni uno ni otro cedería en un simple encuentro, quizá ni en un sexenio, pero al menos se encontró una vía de comunicación que de perdurar podría ser la ruta a seguir, sin dañar al país.

Los principios no estarán en negociación, pero el juego de intereses sí puede dar lugar a la tolerancia y a la búsqueda de caminos que permitan evitar las fugas de capital, el freno de la inversión o contraer la generación de empleo, los reales peligros en un pleito entre gobierno e iniciativa privada.

Por lo pronto, el alto empresariado parece rumiar la idea de que será AMLO y no otro quien gane el próximo primero de junio.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @salvador_mtz

-0-

 

 

 

 

 

6 de junio de 2018

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar