Sábado Agosto 19, 2017

AUNQUE PESE

HEGEMONÍA.- Las elecciones del domingo pasado en Coahuila y Nayarit confirman lo que se sospechaba, el PRI arrasó con la oposición. Se vislumbra así un retomado control hegemónico del Revolucionario Institucional por largo tiempo, quizá otros 70 años más.

Sin embargo, el triunfo del tricolor no convenció, en Coahuila la abstención fue de más del  60 por ciento del electorado. A pocos les interesó la renovación del Congreso local, la nueva figura de candidatos independientes, ni la participación de 14 partidos, los siete nacionales y siete estatales.

Es preocupante que 14 partidos apenas logren la movilización a las urnas de menos de 4 de cada 10 coahuilenses. Pero lo cierto es que el PRI mantiene el control hegemónico en un estado en el que se registró el llamado “moreirazo” que con excesos, abusos y corruptelas dejó endeudadas varias generaciones de ciudadanos.

En Nayarit, las cosas no fueron muy distintas, aun cuando si hubo mayor participación ciudadana, el 58 por ciento de los ciudadanos acudieron a las urnas. Allí el PRI perdió Tepic, Ahuacatlán y Xalisco ante la coalición PAN-PRD, y San Blas ante folklórico candidato independiente, que ya había alcanzado la Presidencia Municipal anteriormente por el PAN. Ese que dijo que robó poquito porque no había mucho.

Realmente el PRI también arrasó, ganó de todas, casi todas. Para el Congreso local de los 20 distritos obtuvo 16, dos el PAN y dos el PRD. El control político del gobernador Roberto Sandoval Castañeda, será total.

Lo que estos comicios dejan es la seria reflexión sobre los procesos electorales, su efectividad democrática,  la falta de interés que generan, los viejos pero efectivos métodos del acarreo, el clientelismo electoral, la manipulación mediática y hasta la abierta amenaza para quienes no voten por el partido oficial. Algo habría que hacerse para que el cuadro del domingo no se repita en el 2015.

SUSURROS.- Y justamente la próxima semana el Instituto Nacional Electoral dará el registro oficial como partido político a Morena. Andrés Manuel López Obrador, que ha andado de bajo perfil en los últimos meses, contará con su ansiado partido y con el presupuesto oficial que ello representa.

De entrada tendrá para ente año 10 millones de peso. Se espera que con el registro se inicien movimientos en el resto de los partidos de izquierda, principalmente en el PRD, de donde saldrán algunas figuras para engrosar Morena e iniciarse la lucha por la postulación de candidatos a diputados federales.

Aprobadas las leyes secundarias  de la reforma en telecomunicaciones arrancó la recomposición empresarial en el sector. El primer paso lo dio Carlos Slim, al anunciar la desincorporación de activos para no caer en la preponderancia. La jugada fue buena, al menos por el repunte de sus empresas en la Bolsa Mexicana de Valores. Ahí queda la reacción del magnate que no gusto mucho en Los Pinos y menos en Avenida Chapultepec. 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese