Jueves Mayo 25, 2017

ENSAMBLE URBANO

Extorsión y política

 

Las pugnas por controlar el PRD en el Distrito Federal no se reducen al control estatutario del partido político en la capital sino que va mucho más allá.

Desde 1997 el PRD ha mantenido el gobierno de la ciudad y ahora lo hace a través de un Jefe de Gobierno que no deja de presumir que no es perredista, que es apartidista.

Sin embargo, todo mundo sabe que Miguel Ángel Mancera requiere del respaldo político del PRD y que de hecho lo busca y hasta pretende manipularlo a través de su secretario de Gobierno, Héctor Serrano Cortés, lo cual ha generado grandes escisiones hacia el seno del órgano político.

La ruptura con el grupo del ex Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard y el aislamiento al que se ha pretendido someter a Izquierda Democrática Nacional, comandada por Rene Bejarano, ha abierto graves heridas que en este periodo de selección de candidatos a los puestos de elección popular se acrecentarán.

Una expresión de ello es la reciente separación de su cargo  del secretario de Comunicación Social del comité ejecutivo estatal del PRD, David Mendoza Arellano, por haber denunciado públicamente que grupos delincuenciales ligados a la diputada Dione Anguiano y al titular de la Procuraduría Social, Alfredo Hernández Raigoza, extorsionaban, pistola en mano a comerciantes y transportistas de Iztapalapa.

Para todos es sabido que el trofeo electoral más preciado del Distrito Federsal es Iztapala y que Dione Aguiano podría ser la carta Mancera para la Jefatura Delegacional, en una zona que Andrés Manuel López Obrador y su Morena, buscarán afanosamente.

Lo grave de la acusación  de Mendoza Arellano se pretendió cubrirlo con la renuncia obligada de éste, sin que hasta ahora se haya realizado una investigación exhaustiva de la denuncia pública, lo importante era proteger a Anguiana y a Hernández Raigosa, no esclarecer hechos.

El comité directivo del PRD local está en manos de Los Chuchos, que aquí son abanderados por Cesar Moreno y Víctor Hugo Lobo, los cuales parecen preocuparse solo por sus zonas de influencia, sin despeinarse por las áreas más competidas como la de Iztapalapa, donde la lucha será a todo lo que da, poniéndose incluso en riesgo la estabilidad y paz social.

Si las cosas se dejan sin investigar y aclarar que a nadie extrañe que en el corto plazo se presenten situaciones tan lamentables como las que ocurren en otros estados, léase Michoacán y Guerrero.

Barrios y Ambientes

Otros focos rojos en materia de corrupción denunciados y nunca aclarados son los de Azcapotzalco, la Oficialía Mayor del GDF y la secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.

En el primer caso quedó en el aire la acusación contra la Jefa Delegacional, Elizabeth Mateos, y su esposo Carlos Estrada por exigir hasta el 50 por ciento del sueldo a los trabajadores de la demarcación.,

En el caso del Oficial Mayor, Edgar Amador González, este dejó el cargo por orden de Mancera, pero las serias sospechas de sus corruptelas no avanzan para conformar una acusación judicial como todos esperan.

Y de  la Seduvi, Simón Neumann, sale por ineptitud pero también por malos manejos en autorizaciones de construcción en zonas prohibidas.

En todos los casos el gobierno de Mancera y su Procuraduría de Justicia, a cargo de Rodolfo Ríos Garza, son los responsables de darle a la ciudadanía la información detallada de las investigaciones que se lleven a cabo, si es que se lleva alguna, porque ya nadie cree.

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar